Baloncesto

El Madrid diluye la épica amarilla (92-83)

06/06/2018

El Herbalife Gran Canaria intentó un ‘imposible’ en el Winzink Center después de la derrota sufrida en el primer encuentro contra el vigente campeón continental, el Real Madrid, que se bastó con el examarillo Tavares para noquear a los isleños. Y pese a dominar los tres primeros cuartos, al final el conjunto claretiano tuvo que claudicar ante la profundidad de armario de su rival

La dupla Doncic-Ayón, uno desde el perímetro y el otro en la pintura (20 de valoración cada uno), permitió a los locales desactivar el efecto Balvin, que sobre el acta firmó 13 puntos, 8 rebotes y 26 de valoración para la nave amarilla.

Con un guion similar al del primer asalto, el Herbalife comenzó dominando a través de los puntos de Eriksson (9 en el periodo inicial), Báez y Radicevic. Los de Pablo Laso parecían salir a medio gas, lidiando repuntes del conjunto isleño que llegó a ponerse cinco arriba, pero al final un arreón de los jugadores exteriores permitió cerrar los diez minutos de arranque con un ajustado 19-21.

Sin embargo, y a diferencia de la hemorragia sufrida el domingo, los de Luis Casimiro subieron un peldaño más en su rendimiento, con un espectacular 54% en triples que forzaba el tiempo muerto y el rapapolvo de rigor de Laso (33-39 a 4 minutos para el descanso).

Con tal panorámica, el Madrid sacó toda su artillería. El mexicano Gustavo Ayón salió a la palestra sacando de la chistera 8 puntos desde la pintura, secundado por un imponente Tavares que, curiosamente, inició su rotación en el segundo cuarto. Pero la guinda de la remontada lo terminó poniendo sendos triples de Doncic y Llull consecutivos (49-48). El conjunto blanco se ponía en vanguardia por unos instantes tras un parcial de 7-0.

En la reanudación, el pulsó continuó con similares parámetros. Radicevic acaparaba las operaciones ofensivas (11 puntos) mientras Aguilar blindaba el interior con 5 puntos y 6 rebotes, desactivando así las acometidas del futuro NBA, Luca Doncic.

Fruto de ello, el tercer cuarto volvió a ser una exhibición claretiana. Báez mutaba en la pintura como un auténtico Carpanta, animando a Balvin que iba de menos a más. Llull asumía los galones entre las filas madridistas, y tras un parcial de 7-0, el choque siguió con las espadas en todo lo alto (70-70) a solo diez minutos para la conclusión.

Pero de nuevo, la segunda unidad rompió los esquemas de un Granca que se quedó sin gasolina. Ayón tomó el rol de Tavares en este segundo partido, mientras Causeur y Thompkins arañaban guarismos para engordar aún más las estadísticas.

Los de Casimiro hicieron suyos la famosa cantinela de «quiero y no puedo», asumiéndola como todo un axioma en un desenlace de encuentro que se convirtió en un auténtico tormento. Al final 92-83 para los blancos, que ponen el 2-0 en la serie.

A partir del jueves, el Gran Canaria asumirá el papel de local en un doble intento por equilibrar la balanza en una eliminatoria que se pone en franca ventaja para el Real Madrid.

  • 1

    ¿Se arreglaría la difícil situación del Herbalife Gran Canaria en la liga ACB con el relevo de su entrenador?

    Sí.
    No.
    Ns / Nc.
    Votar Ver Resultados