Baloncesto: Liga Endesa

El Carpena sigue siendo maldito

22/01/2018

El Herbalife Gran Canaria no pudo vencer a un Unicaja en racha y ansioso por certificar su plaza para la Copa del Rey y cayó derrotado por 94-87 en un partido donde los de Luis Casimiro se mostraron competitivos y no se rindieron hasta el final.

Desde el salto inicial, el Herbalife le plantó cara a un rival que comenzó mejor de cara al aro, aunque tuvieron que esperar hasta el ecuador del primer cuarto para que Ondrej Balvin les pusiera por primera vez por delante en el marcador (13-14 Min 5).

La igualdad imperó en la cancha, pero los fallos de cara al aro de Marcus Eriksson le quitaron opciones a un equipo visitante que terminaron el acto inicial dos puntos por debajo, aunque mostrando una buena imagen (22-20).

La historia siguió repitiéndose en el siguiente tramo y el partido cogió un ritmo frenético, con intercambio de golpes hasta que en el minuto 14 Xavi Rabaseda, desde el perímetro, volvió a poner por delante a los suyos (32-33).

Los problemas llegaron a un minuto para el descanso, cuando el Unicaja mejoró sus prestaciones de la mano de Nedovic y, gracias a un triple del finlandés Sasu Salin, exjugador del Herbalife, logró su máxima ventaja hasta ese momento ante el bloqueo de los hombres de Casimiro (46-40 Min 19).

El ‘Granca’ intentó recortar las distancias impuestas por el conjunto dirigido por Joan Plaza, pero el buen hacer de Giorgio Shermadini y Salin para el Unicaja pesó más que el ataque amarillo y el partido llegó al descanso con un inquietante 47-42 para los malagueños.

Salió lento el Herbalife tras el descanso y los andaluces se aprovecharon de sus errores para seguir escapándose en el marcador, aunque alguna buena acción de Rabaseda y el acierto de los interiores amarillos evitaban males mayores.

Hasta que, lejos de mejorar, el Herbalife fue desinflándose poco a poco y Alberto Díaz, con gran acierto desde la línea de 6’75, mandó el partido a una máxima de +9 para el conjunto cajista (56-47 Min 24).

Los de Casimiro siguieron luchando contra un Unicaja ansioso por conseguir cuanto antes su pasaporte para la Copa del Rey y, a falta de cuatro minutos para llegar al último asalto, consiguieron colocarse a dos puntos de los de Plaza gracias a una canasta de Pablo Aguilar que metió el miedo en el cuerpo a los locales (56-54).

A pesar de la lucha incansable del Herbalife por no quedarse atrás, el partido se le fue complicando y, a falta de 2 minutos para el final del tercer tramo, Casimiro pidió tiempo muerto para ordenar ideas con un 67-58 en el luminoso.

La brecha de los +10 puntos la abrió Dani Díez a escasos 10 segundos del final (74-64) y Anzejs Pasecniks se encargó de ponerle el punto y final y reducir la diferencia a -8 puntos con una canasta sobre la bocina final del penúltimo tramo (74-66).

El Gran Canaria llegó vivo al último cuarto, pero el Unicaja se vio más ganador del encuentro que unos visitantes que erraron varias veces de cara a la canasta y les permitieron a los de Plaza sentirse más cómodos con un público entregado.

En el minuto 33, el entrenador grancanario volvió a parar el juego en la cancha después de que el tándem Salin-Shermadini desatara la locura en el pabellón José María Martín Carpena con un mate del pívot que subió el 78-68 al marcador.

A pesar de la técnica pitada a Luis Casimiro por protestar, sus jugadores mantuvieron la calma y DJ Seeley dio un poco de aire a los amarillos (79-74 Min 35).

La entrada en pista de Nico Brussino le sentó muy bien al equipo visitante, que cogió seguridad y recortó distancias con un triple (86-82 Min 38), aunque el control de la pelota siguió siendo para los locales.

El Unicaja se rearmó en defensa e imposibilitó a su rival anotar, pero el Herbalife tampoco frenó su política defensiva y el partido se puso tenso a falta de 59 segundos para el final (88-84).

El Herbalife encadenó tres errores consecutivos con siete segundos por jugar y solo Aguilar consiguió sacar algo de la jugada: una falta personal de la cual solo anotó el segundo (90-85).

El Unicaja acabó llevándose el botín por 94 a 87 ante un Herbalife Gran Canaria competitivo durante los cuatro asaltos pero acabó cediendo en una actuación intermitente.