CB Gran Canaria

El Granca se borra de la EuroCup con estrépito (77-79)

El conjunto claretiano se despide de la competición tras caer contra el Andorra en el Arena en un desastre absoluto

Kevin Fontecha
KEVIN FONTECHA Las Palmas de Gran Canaria

Se respiraba el aroma de las grandes citas en el Arena, con el público volcado y empujando en volandas a los suyos. Todo invitaba a creer en el triunfo amarillo, pero el Andorra no iba a regalar nada. Absolutamente nada. Y lo dejó claro desde el salto inicial. Mandaron los visitantes hasta que el reloj marcaba que quedaban tres minutos para acabar el primer cuarto. Albicy, excelso en el tiro de tres, con dos triples limpios, igualaba a 15. Ninguno de los dos equipos se distanciaba y Fisac pedía más nervio a los suyos. Lo encontró en nico Brussino, levantando a todos los aficionados con quiebros cargados de magia y descaro, para colocar al Gran Canaria 21-17, a falta de 1:36 para la primera toma de contacto. Olek sacaba los látigos, Nico la zancada y Dylan ampliaba la ventaja hasta los seis puntos. Jelinek recortaba (23-20). Lo mejor estaba por llegar.

Balcerowski y Khalifa Diop se hacían fuertes en defensa y metían otra marcha más también en el ataque. Olek, con todos sus recursos, comenzaba a imponerse de cara al aro y Slautgher ya disparaba (30-20) para poner tierra de por medio. Apretaba el Andorra, que no quería que se le fuera la eliminatoria antes del descanso y las imprecisiones del cuadro claretiano daban vida a los de Quintana. Llovet reducía el marcador a un solo punto (32-31, a falta de 4:49). Ennis y Albicy dirigían bien, pero quedaba por amarrar atrás. Dos pases de Dylan para Stevic enseñaban el camino para hacer sangre. Siete arriba al descanso (42-35).

Buen ritmo del Granca

Tras el intermedio, Brussino quería seguir bailando y encontrando amigos. Khalifa Diop rugía y la grada disfrutaba. Entre mates y tapones de Diop, el Granca quería poner la directa para sentenciar el encuentro. Fisac daba entrada a Shurna, ya recuperado de una rotura fibrilar cuando quedaban todavía cinco minutos para cerrar el tercer cuarto (50-41). Ycuando MoraBanc Andorra quería acercarse, Ennis ajusticiaba con sus internadas. Miller, con un tiro de tres con la bocina sonando cuando se le acababa la posesión, y Hannah con un 2+1 sazonaban un poco la contienda, dejando el choque 58-54 a falta de 1:02. Cuando los de Quintana soñaban con dar caza al Granca, Ennis sacó su repertorio para anotar un triple de los que gustan mucho en el Arena, retando a su par y rompiéndolo en dos para luego sacar la escuadra y el cartabón (63-57).

Todo por decidir en el último cuarto, el que debía confirmar que el CBGran Canaria seguiría con vida en una EuroCup que quiere añadir a sus vitrinas. Era el partido 250 en torneo continental y no querían parar ahí el contador. Pero se palpaban los nervios y el Andorra buscaba aprovechar las incertidumbres isleñas (67-62, a falta de 7:43).

Le costaba a los de Fisac encadenar a Miller, que estaba tocado por una varita y todo lo que intentaba le salía. Así fue como igualó el choque Andorra, con el estadounidense desatado (69-69, a falta de 6:18). El Arena, cuando se tambaleaba el Granca, respondía y empujaba a los suyos.No podía marrar el Gran Canaria y en cada tiro libre andorrano el Arena era un terremoto. Albicy mantenía el resultado y Ennis se ponía el mono de trabajo. Pustovyi aparecía para poner una chapa y salvar a los amarillos. Corría el reloj y todo estaba en el aire (77-74, a falta de 1:37). Todo cambió con un minuto para terminar (77-79). A remar a contracorriente y con el miedo latente. Al final venció el temor y el Gran Canaria sucumbió cuando lo tenía ganado. Se consumó el desastre.