Gran Canaria’18 Copa del Rey

Un canario de Australia

15/02/2018

Un guerrero aussie dejó huella en Gran Canaria. El alero australiano Brad Newley defendió la camiseta amarilla durante cuatro temporadas (2012-2016), en las que el crecimiento deportivo fue meteórico, contribuyendo de forma activa a escribir las páginas más destacadas de la historia del Club Baloncesto Gran Canaria.

En su etapa en la entidad claretiana disputó las dos primeras finales del Herbalife: una en la Eurocopa en 2015 y otra en la Copa del Rey al año siguiente, al tiempo que en su primera campaña consiguió acceder a las semifinales del torneo del KO y de las eliminatorias por el título de la máxima competición nacional por primera ocasión.

«Extraño mucho al club y a la afición; la isla es muy importante para mi familia»

Newley se convirtió en uno de los jugadores más queridos del combinado entrenado por Pedro Martínez por su compromiso, carácter y liderazgo. Idolatrado y protagonista de un hecho para el recuerdo. Su pequeña Beth Rosa nació en el Hospital Universitario Materno Infantil de Las Palmas en la previa del partido ante el UCAM Murcia en el Centro Insular de Deportes. Tenía permiso del club para permanecer con su familia, pero, tras ver que el resultado al descanso no era el deseado y se había lesionado su compañero Ben Hansbrough, el australiano decidió aparecer en el descanso y liderar la remontada en una jornada mágica.

«Necesitas controlar las emociones. Lo mejor es jugar como si fuera uno más de Liga»

Newley recuerda con especial cariño la Copa del Rey de A Coruña en 2016, una cita en la que el Gran Canaria se coló en la final tras eliminar al Valencia y al Bilbao. «Sentí muchas emociones con cada victoria. Superar al Valencia fue un gran acontecimiento que pocos esperaban. En las semifinales la batalla con Bilbao fue muy intensa durante los 40 minutos. Luego la final fue un gran partido. Competimos con los mejores de Europa y perdimos por un pequeño margen. La actuación de Albert Oliver fue muy inspiradora y nunca lo olvidaré», dice.

«Nunca olvidaré la final de 2016. El equipo realizó un torneo sensacional»

De cara a la cita en el Arena, Newley cree que «la ocasión es tan importante que necesitas controlar las emociones. Lo mejor es tratarlo como un encuentro de la fase regular».

«Extraño a los aficionados todos los días y al club. La isla significa mucho para nuestra familia y nunca la olvidaremos. Mucha suerte para la Copa y déjenla en la isla», finaliza.