Baloncesto / España U20

Magia isleña en una generación de oro

30/07/2017

Maite Cazorla, de 20 años, es una de las grandes promesas del baloncesto español. Coleccionista de medallas en los equipos de formación (cinco oros, una plata y un bronce), la base grancanaria de la Universidad de Oregón sueña con alcanzar la Final Four en la NCAA y ser internacional absoluta.

Una de las grandes protagonistas del oro continental obtenido por el conjunto U20 de España ante Eslovenia el pasado 16 de julio. Maite Cazorla, la prolongación del seleccionador José Ignacio Hernández en la cancha, brilló con nueve puntos, tres rebotes, seis asistencias, tres recuperaciones y una defensa para enmarcar en un nuevo éxito de la generación de 1997, que tiene un gran futuro por delante tras subir al podio durante todo su periplo de formación.

La jugadora formada en el Club Baloncesto Islas Canarias y en el Canterbury asegura que «es algo increíble sumar otro oro. He tenido la oportunidad de estar en esta generación de oro, por llamarlo así, y la verdad es que estoy agradecida».

«Me encantaría llegar a la selección absoluta. Voy a seguir trabajando para conseguirlo, aunque obviamente hay jugadoras muy buenas. De todos modos, quiero seguir en la misma línea y ya se verá qué pasa en el futuro», subraya .

«Nunca dejes que nadie te diga que no puedes hacer algo». La frase de la película En busca de la felicidad, dirigida por Gabriele Muccino e interpretada por Will Smith y su hijo Jaden Smith, está grabada a fuego en la vida de una promesa del baloncesto canario y español que abandonó el hogar familia con tan solo 14 años, a la misma edad que también lo hicieron sus hermanos Carlos y Juan Pedro Cazorla para formarse en el Baskonia, para ir becada al prestigioso club Segle XXI Cataluña.

Tras completar su etapa junior y debutar en Liga Femenina 2, Maite Cazorla decidió emprender su etapa universitaria en Oregón, donde puede compaginar sus estudios de Psicología con el baloncesto.

Su progresión está siendo meteórica y, tras dos campañas a las órdenes del técnico experimentado Kelly Graves, cree que ha mejorado «bastante físicamente, además de haber jugado bien».

«La temporada ha sido muy buena, ya que mi universidad ha hecho historia en el torneo de la NCAA, metiéndonos por primera vez en el Sweet 16 y en el Elite 8. Mi reto es ganar la Conferencia PAC-12 y llegar a la Final Four en la NCAA», declara la directora de juego isleña de los Ducks, que tiene muy claro que «de momento, la experiencia es increíble porque he tenido el placer de jugar en grandes pabellones y algunos partidos con muchos espectadores, además de jugar contra jugadoras que han sido o serán drafteadas en la Liga WNBA.

«He tenido la ocasión de conocer gente de otros sitios y visitar lugares que nunca pensé que visitaría. Me ha sorprendido el ambiente familiar que tenemos en el equipo, tanto entre las jugadoras como con los técnico. También las facilidades que nos dan en el uso de las tutorías para mejorar el inglés y las clases. Y, a nivel de baloncesto, aquí es mas físico y con mas ritmo que en España», manifiesta Maite Cazorla.