Amistoso

Brown se reivindica y España roza el asalto en Lituania

El equipo de Scariolo se sobrepuso a un mal inicio y las ausencias para de la mano del base nacionalizado acariciar la machada ante una de las favoritas

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Madrid

Pocas veces una derrota deja tan buen sabor de boca. España perdió en Lituania, sí, pero ofreció la sensación de que es un equipo fuerte mentalmente, muy competitivo. El conjunto dirigido por Sergio Scariolo fue capaz de sobreponerse a las ausencias de Willy Hernangómez, Rudy Fernández y Sergio Llull para a pesar de un mal inicio, discutirle la victoria hasta el último segundo a una de las favoritas para el Eurobasket en su propio feudo.

Quedó además la nota positiva de la mejor actuación de Lorenzo Brown desde su estreno como español. El base de origen estadounidense se reivindicó y mostró parte de lo que el cuerpo técnico y la directiva de la Federación vieron en él para hacer todo lo posible por su incorporación a la selección española. Falló el último triple decisivo, el que hubiera supuesto la victoria, pero anotó (18 puntos) y dirigió (5 asistencias), especialmente en un último cuarto de remontada que a punto estuvo de dar la vuelta al horrible comienzo.

Y es que Lituania ya había advertido en Las Palmas de su gran poderío, especialmente en la pintura. Sin Willy, Rudy ni Llull, exentos del viaje a Vilna ya desde antes de iniciar la preparación, la empresa redoblaba su dificultad. Garuba ejerció de pívot titular ante las circunstancias, con el objetivo de que el jugador de los Houston Rockets fuese rodándose, pero lo cierto es que el comienzo lituano, aupado por un enfervorizado público, fue contundente. Intimidante incluso. Diez abajo (12-2) en un visto y no visto, con Giedraitis castigando sin piedad desde más allá de la línea de tres.

78 Lituania

Grigonis (11), Jokubaitis (5), Giedraitis (12), Sabonis (7) y Valanciunas (16) -quinteto inicial-. Lekavicius (-), Masiulis (5), Zemaitis (2), Brazdeikis (16), Butkevicius (3), Echodas (1) y Tarolis (-).

76 España

Brown (18), López-Aróstegui (7), Juancho Hernangómez (8), Pradilla (2) y Garuba (2) -quinteto inicial-. Juan Núñez (2), Jaime Fernández (7), Brizuela (12), Parra (2), Sáiz (7), Sima (5) y Guerra (4).

  • Parciales: 25-17, 14-13, 17-23 y 22-23.

  • Árbitros: Maciulaitis, Urbanovic y Simonavicius.

  • Partido amistoso de preparación para el Eurobasket 2022 disputado en el Avia Solutions Group Arena de Vilna.

Cuando el vendaval desde la distancia amainó, Valanciunas tomó el relevo bajo el tablero, como pretendiendo demostrar que sin Willy el equipo español no tiene respuesta a un jugador tan dominante por dentro. La cosa ya adquiría tintes dramáticos con el 19-4 y el equipo español cargado de faltas hasta el bonus mediado el primer parcial, pero al menos la suerte se alió con España para que de forma circense un pase de Sima acabase convertido en un triple.

Fortaleza mental

Al estilo de lo ocurrido 48 horas antes, España le echó arrestos a su mal comienzo para ir dando mordiscos a su desventaja hasta el 25-17 con el que concluyó el primer cuarto. La vuelta al parqué de los hombres que empezaron el partido no le dio al equipo de Scariolo el impulso para igualar el duelo, con otro arreón local para el 36-23 y mucho más atasco ofensivo. Así las cosas, el conjunto español, con una anotación absolutamente coral, volvió a hacer la goma para alcanzar la pausa nueve puntos abajo, un resultado aceptable después del huracán inicial desplegado por el conjunto báltico.

Puede que esta España no tenga el talento de antaño, pero si algo está dejando claro la preparación más exigente que se recuerda es que le sobra fortaleza mental para aferrarse a los partidos en las circunstancias más complicadas. Fue ganando sensaciones hasta el último cuarto, el decisivo, y ahí metó el miedo en el cuerpo a un equipazo como Lituania y a su entregada afición. Brown afinó la mirilla y entró en esas combustiones propias de los exteriores estadounidenses. Jugón en toda regla. A su actuación, que a buen seguro hizo sonreír a Garbajosa, presente en las gradas, solo le faltó el la clásica conclusión de película yanquí. No entró el triple decisivo, pero España y Brown ganaron sensaciones antes de la competición de verdad.