Juan Núñez y Fran Guerra, últimos descartes de España para el Eurobasket

El nuevo base del Ratiopharm Ulm alemán y el pívot del Lenovo Tenerife se caen de la lista con la que Sergio Scariolo afrontará el campeonato a partir del jueves

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

Fran Guerra y Juan Núñez son los dos últimos descartes de Sergio Scariolo para el Eurobasket que comenzará el jueves. El pívot del Lenovo Tenerife y el nuevo base del Ratiopharm Ulm alemán se caen de la lista de doce jugadores convocados por el seleccionador español para disputar un torneo que la vigente campeona del mundo afronta con muchas dudas, al hallarse inmersa en un relevo generacional de futuro incierto.

«Juan Núñez ha ido mucho más allá de lo que pensábamos que podía llegar cuando lo llamamos. Lo ha hecho bien y ha demostrado que es un jugador que va a tener un futuro importante con la selección si mejora y sigue creciendo. Confío en él porque es un chico con una excelente mentalidad y con las ideas muy claras. Obviamente le falta aún muchísima experiencia a nivel internacional y de competiciones profesionales. El año que viene será muy importante para él y le esperaremos a partir de noviembre en las Ventanas de clasificación para el Mundial», ha señalado Scariolo al explicar la ausencia del joven base madrileño, que asomó la cabeza durante el último curso con el Real Madrid, pero que decidió fichar este verano por el Ratiopharm Ulm en busca de los minutos en la Basketball Bundesliga y en la Eurocup que iba a tener muy caros a las órdenes de Chus Mateo.

Respecto al otro descarte, el de Fran Guerra, Scariolo ha esgrimido como principal motivo la necesidad de apostar por jugadores más versátiles. «Fran lo ha hecho muy bien. Ha estado hasta el último momento incluso con opciones, pero hemos tenido que hacer una recolocación de roles y eso un poquito le ha perjudicado. Necesitamos a jugadores que puedan jugar en más roles porque desde luego hay algunos que todavía tienen que adoptar un nivel de forma aceptable para poder competir y dar una solvencia en las posiciones en las que los queremos emplear. Fran lo ha hecho fantástico y será otro jugador referencia en las siguientes convocatorias», ha agregado el también técnico de la Virtus Bolonia.

De esta forma, Darío Brizuela, Lorenzo Brown, Alberto Díaz, Rudy Fernández, Jaime Fernández, Usman Garuba, Willy Hernangómez, Juancho Hernangómez, Xabi López-Arostegui, Joel Parra, Jaime Pradilla y Sebas Saiz conforman la expedición que pondrá rumbo esta tarde a Tiblisi (Georgia), donde la selección española disputará la primera fase del Eurobasket. Encuadrado en el Grupo A, el combinado que dirige Sergio Scariolo debutará el jueves frente a Bulgaria (13:30 horas) y posteriormente se medirá a Georgia (sábado 3), Bélgica (domingo 4), Montenegro (martes 6) y Turquía (miércoles 7). El objetivo es lograr una de las cuatro plazas que dan acceso a la fase final que se celebrará en Berlín.

Cautela

«La clasificación para la siguiente fase va a estar muy cara y la tenemos que sudar», ha advertido este martes Scariolo, que ha recordado que «hay rivales que tienen menos nombre, pero que tienen mimbres para poder competir» como Bulgaria o Bélgica. «No va a haber un partido fácil. Lo tenemos claro», ha incidido el seleccionador español.

Scariolo ha sido muy cauto con las expectativas, lo que no significa, ni mucho menos, que baje los brazos. «Tenemos claro cuál es nuestra realidad, la asumimos, pero tenemos toda la motivación y el entusiasmo», ha recalcado el seleccionador español, que ha reconocido que la elección final «no ha sido complicada». «Cada vez quedan menos jugadores que pueden tener talento físico o técnico para competir al nivel que se nos requiere a nivel internacional», ha argumentado el seleccionador español, una realidad que se pone de manifiesto, sin ir más lejos, en el hecho de haber tenido que recurrir a la nacionalización exprés de Lorenzo Brown para reforzar el puesto de base, muy debilitado por la ausencia de figuras como Ricky Rubio o del mismo Sergio Llull, que se lesionó en vísperas del Europeo y deja a Rudy Fernández como único superviviente de los éxitos cosechados por la generación dorada del baloncesto español.

En ausencia de esos veteranos, buena parte del peso de la selección española recaerá sobre los hombros de los hermanos Hernangómez, del señalado Rudy Fernández o de jugadores con cierto recorrido ya en el combinado nacional como Jaime Fernández o Darío Brizuela. A todo ello se debe sumar el empuje de Usman Garuba, Alberto Díaz o Joel Parra.