Thomas Heurtel, durante un partido con el Barça. / EP

La surrealista situación de Heurtel deja en entredicho al Barça

El jugador francés ya ha regresado a la ciudad condal desde Estambul, donde se quedó ayer al no permitirle el club azulgrana regresar junto a sus compañeros de la sección de baloncesto por negociar su fichaje por el Real Madrid una vez resuelta su desvinculación

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉS Madrid

La odisea de Thomas Heurtel para regresar a Barcelona desde Estambul, donde el Barça le dejó al margen de la expedición de la sección de baloncesto azulgrana después de conocer las negociaciones entre el base y el Real Madrid para su fichaje por el equipo blanco una vez resuelta su desvinculación, tocó a su fin este miércoles, pero parece sólo el comienzo de un auténtico embrollo que tiene pinta de acabar resolviéndose en los tribunales.

El jugador viajó en un vuelo regular desde la metrópolis turca hasta Lyon, donde hizo escala antes de regresar a la ciudad condal y coincidió con jugadores, técnicos y directivos del CSKA de Moscú, que a su vez regresaban a Rusia después de disputar su partido de Euroliga ante el Asvel. Ahora, con el francés de vuelta a Barcelona, tocará resolver una situación surrealista, que deja muy en entredicho el comportamiento del club con su jugador por mucho que éste abriese una negociación con el eterno rival a espaldas del Barça.

Según la versión ofrecida por el club, Heurtel había viajado con el resto de sus compañeros a Estambul a petición propia y de su representante. Allí el equipo azulgrana se enfrentaba al Efes Pilsen en la Euroliga, aunque el jugador estaba apartado ya desde el encuentro de Liga ACB del fin de semana ante el Joventut de Badalona fruto de una relación irreconciliable con su técnico, Sarunas Jasikevicius. El objetivo era que el base avanzase en las conversaciones para su posible fichaje por otro club estambulí, el Fenerbahce, comprobando de primera mano las intenciones del equipo turco, donde a su vez está Léo Westermann, el objetivo azulgrana como sustituto. Sin embargo, todo se enredó cuando en el Barça se enteraron de que la intención real del galo, una vez solventada su salida, era la de fichar por el Real Madrid, necesitado de un base después de la salida de Facundo Campazzo a los Denver Nuggets de la NBA.

Es entonces cuando se decidió que el jugador no viajase junto a sus compañeros, dejándole en Estambul. Explica el Barça que se le dieron las facilidades en cuanto a documentación, hotel y viaje en vuelo regular al día siguiente, pero resulta impropio el gesto hacia un jugador que como bien aclara el propio club en su comunicado oficial, sigue perteneciendo a su disciplina, aunque evidentemente queda ahora en una situación insostenible.

Mientras, el Madrid se desvincula del asunto y asegura que la intención es la de evitar grandes desembolsos económicos en una temporada marcada por la pérdida de ingresos por la covid-19, aunque el 'caso Heurtel' seguirá coleando en los próximos días con el morbo añadido de un clásico de ACB el próximo domingo en el WiZink Center.