Pau Gasol. / Karen Pulfer Focht (Efe)

Fichaje

Pau Gasol pide calma ante su posible regreso al Barça

«Aún no estoy listo para volver a la pista. Cuando tenga algo que anunciar, lo haré a través de mis redes sociales», señala el pívot, después de que se adelantase que había llegado a un acuerdo para vestir de azulgrana hasta final de temporada

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOT Madrid

Pau Gasol enfría los rumores que le sitúan de vuelta en el Barcelona. «Al hilo de las noticias aparecidas, quiero comunicar que continúo centrado en mi recuperación y aún no estoy listo para volver a la pista. Cuando tenga algo que anunciar, lo haré a través de mis redes sociales», escribió el pívot en su cuenta de Twitter, después de que se diese por hecho que había alcanzado un acuerdo para jugar en el Barça hasta final de temporada y preparar así su presencia en los Juegos Olímpicos de Tokio. El internacional español ni confirma ni desmiente la información que habían adelantado medios como 'Mundo Deportivo' o la Cadena Cope, pero sí templa los ánimos de lo que, de terminar materializándose, sería un auténtico bombazo.

La pista la había dado Toni Feixa. «El equipo de baloncesto no juega hasta el viernes. Podría ser que estos días tuviéramos alguna gran noticia», indicó el candidato a la presidencia del Barça en su cuenta de Twitter, añadiendo al mensaje una fotografía de Pau Gasol en su etapa en el Palau Blaugrana. Poco después, 'Mundo Deportivo' aseguraba que ya estaba cerrado el pacto para que el jugador de Sant Boi retornase al club en el que se formó y del que salió para hacer historia en la NBA. Un acuerdo que le pondría a las órdenes de Sarunas Jasikevicius y le permitiría ponerse a punto para los Juegos Olímpicos de Tokio, cita que anhela alcanzar para poner con ella el previsible broche a una carrera de leyenda.

El mejor jugador español de todos los tiempos lleva sin disputar un partido de baloncesto desde el 10 de marzo de 2019, cuando cayó lesionado con los Milwaukee Bucks, equipo con el que solo pudo disputar tres encuentros y al que había llegado esa misma campaña procedente de los San Antonio Spurs. Una fractura del escafoide tarsiano de su pie izquierdo convirtió en efímero su paso por la franquicia de Wisconsin y no le permitió debutar siquiera con los Portland Trail Blazers, conjunto que le ató en el verano de 2019. Desde entonces, Pau Gasol ha trabajado arduamente en su recuperación, siempre con el objetivo de poder disputar los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, aplazados a 2021 a causa de la pandemia del coronavirus.

El largo periodo alejado de las pistas, sumado a su edad -cumplirá 41 años el próximo 6 de julio-, hacía difícil que Pau Gasol pudiera encontrar acomodo en algún equipo de la NBA, competición a la que llegó en 2001, tras ser escogido como número 3 del 'draft' de aquel año por los Atlanta Hawks, que le traspasaron de inmediato a los Memphis Grizzlies. Marcaría época con la franquicia de Tennessee, pero fue su marcha en 2008 a Los Angeles Lakers lo que le permitió tocar el cielo, con la conquista de dos anillos junto a Kobe Bryant. En los últimos meses se había rumoreado con su retorno a la franquicia californiana, que reclutó para esta campaña a su hermano Marc, pero el Barça siempre ha figurado como una opción plausible.

Incertidumbre

Aunque el mensaje de Pau Gasol mantiene la incertidumbre, el acuerdo podría terminar confirmándose en los próximos días, si bien el tiempo es clave. El Barça solo tendría de plazo hasta el 24 de febrero para inscribirle en la Euroliga, fecha límite para añadir a la lista a jugadores que no hayan participado en la presente edición del torneo con otro conjunto. Esa competición es el principal objetivo del club que Gasol abandonó hace casi dos décadas y al que podría volver en un momento en el que los azulgranas vienen de conquistar la Copa del Rey.

Pau Gasol lleva meses preparando su regreso a las pistas mediante entrenamientos privados con el objetivo de comprobar que estaba en condiciones de volver a competir y convencer a un equipo de que apostase por él, pese a llevar dos años en el dique seco. Un paso imprescindible para que Sergio Scariolo, seleccionador español, le lleve a los que serían sus quintos Juegos Olímpicos. Si finalmente termina regresando al Barça, tendrá oportunidad de hacerlo bajo la tutela de Jasikevicius, con quien compartió cancha en su última campaña antes de poner rumbo a la NBA.

Pau Gasol ganó dos ligas y una Copa del Rey en su anterior estancia en el Barça, comprendida entre 1998 y 2001. Promedió 8 puntos, 3,9 rebotes y 0,7 asistencias en los 81 partidos de ACB que disputó con la elástica azulgrana. Debutó con 18 años, 6 meses y 13 días en un encuentro ante el Cáceres que pasaría a la posteridad por el estreno de la mayor leyenda que haya dado el baloncesto español. Ahora, tras contabilizar 1.226 partidos en la NBA repartidos entre cinco franquicias con unos promedios de 17 puntos, 9,2 rebotes y 3,2 asistencias por encuentro y enfundarse dos anillos bajo la égida de Phil Jackson en aquellos maravillosos Lakers que comandaba su fiel amigo Kobe Bryant, parece cerca de volver a la que fue su casa para incrementar el arsenal de un vestuario formidable en el que despuntan Nikola Mirotic, Cory Higgins, Álex Abrines o Nick Calathes, entre otros. La meta está en Tokio, donde el veterano pívot sueña con añadir otro metal a las dos medallas de plata que sumó con la selección española en Pekín 2008 y Londres 2012 y el bronce que conquistó en Río 2016.