Rowlet, alias de Yanira Rodríguez, en pleno trabajo. / C7

El universo de 'Rowlet' llena la sala Manolo Mherc

La dibujante de cómic e ilustradora grancanaria protagoniza la puesta de largo del espacio en el Centro Cultural Federico García Lorca de Ingenio

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

Tras el nombre artístico Rowlet está la dibujante de cómic e ilustradora grancanaria Yanira Rodríguez Suárez, quien este viernes, a partir de las 20.30 horas, inaugura en la sala Manolo Mherc del Centro Cultural Federico García Lorca del municipio grancanario de Ingenio su primera exposición, organizada por la Asociación Cultural ARTIS de la que es componente, y en la que muestra buena parte de sus creaciones y personajes con sello propio.

Rowlet presenta en este debut más de un centenar de páginas de cómics, que tienen como protagonista principal a Arai y también a su alter ego Nírade, junto a otros personajes, los cuales se muestran como pájaros y búhos antropomorfos.

Sus ilustraciones son creadas de manera digital mediante Tablet y 'software' especializado.

Su infancia estuvo influenciada por el anime y el manga, pero fue en su adolescencia cuando crear cómics se convierte en la escapatoria de un mundo en el que no quería vivir, y en el que sus personajes reflejaban sus propias experiencias.

Desde sus primeros dibujos, tomó el camino del cómic para expresar sus distintas emociones diarias. Dibujaba a diario y a todas horas. Un día un profesor le dijo que sus dibujos no eran buenos y posiblemente ese fue el empujón final que la llevó a no parar nunca de dibujar.

Con formación musical en violín, Rowlet, que toma su nombre de uno de los personajes de Pokemon que tanto le inspiró, cursó estudios en la Escuela de Arte de Gran Canaria y actualmente estudia Anatomía Patológica, lo que le hace acercarse más a la realidad humana, pero con los que consigue el efecto contrario, ya que por primera vez se siente inspirada a crear un cómic no por el trabajo que le inspiran otros artistas, sino por su vivencia diaria con la vida y la muerte. Hoy le da las gracias a la difícil adolescencia que tuvo porque la ha convertido en la adulta que es y sus personajes cuentan sus historias con la sinceridad con la que ella necesitó también contar la suya.