Borrar
Toni Báez y Saulo Valerón, sentados, y Lili Quintana y Nacho González, de pie. C7
Toni Báez y Saulo Valerón, dos actores al fondo de la noche de la mano de 'Madre'

Toni Báez y Saulo Valerón, dos actores al fondo de la noche de la mano de 'Madre'

Junto a Lili Quintana afrontan la producción de La República, que, dirigida Nacho Cabrera, llega al Cuyás los días 10 y 11 de diciembre

FRANCESC ZANETTI

Las Palmas de Gran Canaria

Martes, 7 de diciembre 2021, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Los actores Toni Báez y Saulo Valerón interpretan, junto a Lili Quintana, el texto antibelicista 'Madre coraje' del inmortal Bertolt Brecht en el montaje 'Madre' que dirige el fundador de la compañía La República, Nacho Cabrera, en el Teatro Cuyás, los días 10 y 11 de diciembre.

Valerón, que encarna a los dos hijos de esa 'madre coraje' (Brahim y Alain, alias 'Caraqueso') y a un cocinero, entre otros que se van sucediendo a lo largo de toda la obra, asegura que el drama de la guerra se refleja a la perfección en la mujer cuyo papel asume Quintana. «Como dice el texto, ellas siempre son las grandes perdedoras en una guerra, aunque la ganen», advierte Valerón que, al igual que Toni Báez, formó parte del elenco de la anterior producción estrenada en 2020 de la citada compañía, una alegoría sobre el exilio denominada 'San Juan', de Max Aub.

Toni Báez se atreve con siete personajes diferentes en esta nueva entrega que sirve a Cabrera para denunciar la situación del enquistado conflicto bélico que mantiene la potencia colonizadora de Marruecos con el pueblo saharaui por el Sáhara Occidental. «Prácticamente todos pertenecen al bando marroquí, exceptuando al Alfaquí que es, de entre todos, el más importante. Les une lo peor de la guerra. En algunos está la huella de la mezquindad o la soberbia, en otros el propio miedo a morir y la supervivencia por encima de todo», explica el actor, que por cuarta vez trabaja con La República tras su inclusión en los elencos de 'Los impostores', 'Las cicatrices del cielo' y el ya mencionado 'San Juan', todos dirigidos por Nacho Cabrera.

Para Báez, «como ocurre con los grandes clásicos, 'Madre coraje' nos coloca frente a un espejo y no hay alternativa: te tienes que cuestionar hasta qué punto somos capaces de vendernos a ciertas cosas y cuánto de horrible puede llegar a ser una guerra. El montaje es un alegato antibelicista, sí, pero perfectamente extrapolable a los dilemas de nuestra actual sociedad occidental también», señala.

Ambos coinciden en valorar positivamente el trabajo que han llevado a cabo junto a Cabrera en los últimos meses en una nave de ensayos y en el espacio del Federico García Lorca en Ingenio.

«Trabajar con Nacho Cabrera es una experiencia muy enriquecedora desde la génesis misma del proyecto. Se trata de un trabajo muy participativo en el que el director escucha todas las aportaciones que formula el elenco. Hemos ido descubriendo, poco a poco, todas las lecturas que contiene el texto y eso hace que el resultado final sea muy del agrado de todos», avanza Saulo Valerón.

«Nacho Cabrera apuesta por un teatro muy orgánico que no renuncia al atrevimiento. Entiende muy bien el proceso creativo de los actores. Sabe darnos el espacio y el tiempo necesario para que se cree el ambiente propicio», añade Toni Báez.

Saulo Valerón es la primera vez que trabaja con Lili Quintana. «Los personajes que interpreto están siempre muy cerca afectivamente de 'Madre coraje'», dice. «El cocinero es un personaje que va realizando un viaje interior a lo largo de la función. Al principio vemos a un simple empleado de la tropa, pero poco a poco vamos conociendo sus anhelos, sus deseos... y sus fracasos», añade.

Para el actor «la versión que hacemos es, en sí misma, una exigencia. No solo por el hecho de ser solamente tres personas en escena que dan vida a un montón de personajes, sino por el reto físico que conlleva hacer esta función». Por su parte, Báez, cuyo último trabajo figura en el montaje 'Lo que cantan los grillos', de Ángulo producciones, con texto de Abián de la Cruz y dirección de Ruth Sánchez, avanza que el grado de dificultad de los papeles que asume ha radicado en «no repetirme en ninguno de los tantos personajes que adopto. Darle a cada uno su propia idiosincrasia y que el público no reconozca a ningún personaje en otro. Me lo tomo como un juego y no me llevo nada de los personajes a casa. Sí es verdad, que en algún que otro montaje he tenido que interpretar a tipos muy desagradables con los que no me he sentido nada identificado fuera del escenario, pero dentro, los juego e intento entenderles lo mejor que pueda», confiesa.

«Creo en la capacidad concienciadora del teatro»

Báez, que había trabajado anteriormente con Lili Quintana en 'El galán fantasma', estima que los tres han formado en esta nueva producción de La República un gran equipo, cuya energía ha sido vital para afrontar esta dramaturgia áspera y desalentadora que habla de la sinrazón y la codicia. Teatro con mensaje, texto afilado al servicio de un fin.

«Creo en la capacidad concienciadora del teatro, pero no sé si como para transformar la sociedad. No creo en los absolutos, porque para mí todo se mueve en lo relativo. Por supuesto que, si se dan las circunstancias, una obra puede hacer mover conciencias, pero a una sociedad entera, no sé yo, creo que eso por desgracia está ahora mismo más al alcance de 'tik tok' que del teatro», sostiene el actor, que hasta la fecha ha participado en las producciones 'Mahagonny', 'Agamenón, volví del supermercado y le di una paliza a mi hijo', 'El galán fantasma', '7 hombres buenos', 'Tesla/Edison', 'Comiéndote a besos', 'Las cicatrices del cielo' y 'San Juan'.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios