Russel Crowe en una de las imágenes de su última película, 'Salvaje' / r.c

«Soy un tipo duro, puedo leer las críticas»

El actor neozelandés Russell Crowe da vida en 'Salvaje' a un conductor irracional y envenenado por la ira que aterroriza a una mujer con una persecución frenética

MARÍA ESTÉVEZ Los Ángeles

Russell Crowe es el antagonista de la cinta de suspense 'Salvaje', donde el actor nos regala una interpretación aterradora. El juego del ratón y el gato se vuelve sombrío para una madre soltera a quien echa el ojo el extraño personaje de Crowe. El típico enfrentamiento al volante entre dos conductores, se convierte en una persecución frenética que muestra el lado más oscuro de la naturaleza humana.

-¿Es cierto que estuvo a punto de pasar de esta película porque le parecía demasiado intensa?

-Cuesta creerlo viniendo de mí, lo sé. Pero es cierto. Este guion me asustó. El personaje es oscuro, dantesco y, aunque busco desafíos, no quiero meterme en papeles que me alteran emocionalmente. La naturaleza de este hombre no tenía ningún sentido para mí. Es incapaz de tomar una decisión con sentido común y vive dentro de una espiral conspiranoica, echando la culpa a los demás de sus errores. No quería interpretar a un justiciero irracional.

-¿Por qué al final sí aceptó meterse en su pellejo?

-Me costó. Es un tipo que no me ofrecía la menor oportunidad de mostrar mis encantos. No tiene sentido del humor, no sonríe, no muestra humanidad. Pero aproveché el momento que vivimos para mostrar a un hombre quemado por la ira. Ese aspecto del ser humano me pareció relevante porque siento que hay una ira generalizada en la sociedad. Esta narración tiene una segunda lectura que es muy importante en la actualidad.

-¿Se aleja Crowe de los héroes?

-De alguna manera, sí. Debo evolucionar como persona y como actor, por eso siempre estoy buscando algo diferente. Este personaje no es un héroe, al contrario, es un tipo que ha sufrido un trauma y se ha convertido en un ser irracional que no teme ser violento. El mundo es testigo de esta violencia exagerada que surge sin ningún tipo de provocación.

-¿En quién se inspiró para crear su papel?

-No tenía a nadie en mente. El personaje surgió conversando con el director, Derrick Borte, que tenía una idea muy clara de lo que quería. Si te digo la verdad, he dejado de hacer horas extras para los personajes. De joven solía investigar la vida de cada uno de los hombres que interpretaba, pero era desesperante. Este personaje no necesitaba ese tipo de estudio y lo que me tocaba hacer era dejarme guiar por mi realizador. Estamos viviendo una pandemia global, pero eso no quiere decir que hayan desaparecido otros problemas que tenemos. Digo esto porque mi personaje no sabe dar un paso atrás cuando surge un problema. Dar un paso atrás, es lo racional. Sin embargo, no es la forma en que este personaje responde.

-¿Cómo es capaz de encarnar a este tipo de personas tan extrañas? ¿Se parece en algo a sus personajes?

-Yo también me lo cuestiono, no creas. Incluso Gladiator, no es un gran personaje. En su vida ocurren ciertas circunstancias que lo ponen en una determinada situación y él se deja llevar reaccionando ante lo que le ocurre. Pero desde el principio, se está alejando de la vida que ha estado llevando, y quiere volver y hacer otra cosa, porque en realidad no quiere estar allí. Me resulta divertido recordarlo. Siento que es otra vida, hace tanto tiempo. Leí algo el otro día que se suponía que era una crítica positiva sobre mí, aunque en realidad no lo era. El tipo dijo que realmente disfrutó la película porque es bueno verme haciendo algo más que un cliché en las epopeyas de Ridley Scott. Es ridículo. He hecho dos, de 36 películas, pero para un crítico soy un cliché que hace epopeyas con Ridley todo el tiempo.

-¿Lee lo que se escribe sobre usted?

-Bueno, simplemente surge. No lo voy buscando. No es como si tuviera que coger un pico y una pala y bajar al fondo de la mina (risas). Soy un tipo duro, puedo leer las críticas. Me parece interesante lo que dice la gente sobre mí. Las perspectivas que adoptan, las excusas que se les ocurren.

-Muchas estrellas de rock aseguran que lo bueno de salir de gira es volver a casa y, cuando llegan a casa, están ansiosos por salir a la carretera. ¿Le sucede lo mismo?

-A mí me encanta rodar películas, estar en el set de filmación rodeado del equipo. Cuando estoy en un rodaje y me fijo en la cámara, siento que estoy en el lugar que me corresponde. Ser actor es lo mío, aunque algunos digan que no tengo sentido del humor.

-Le gusta viajar en bicicleta. Ahora que no podemos, ¿echa de menos perderse en sus viajes?

-Mucho y eso siempre fue lo divertido, perderme con mi bicicleta. Te pierdes y vas y te preguntas; '¿Dónde estoy ahora?' Bajas la colina y la disfrutas.

-En estos meses de confinamiento, ¿qué ha sido lo más extraño que ha buscado en internet?

-Me he sorprendido a mí mismo con las cosas que uno puede construir en su casa buscando maquetas en internet.