Borrar
La actriz Vicky Luengo protagoniza 'Prima Facie' este viernes y sábado en el Teatro Cuyás. Alejandro Quevedo
Vicky Luengo: «No lo hago por mí, sino por las víctimas de agresiones sexuales»

Vicky Luengo: «No lo hago por mí, sino por las víctimas de agresiones sexuales»

La actriz balear da vida a la abogada Tessa en el monólogo 'Prima Facie', que se representa hoy y mañana, a las 19.30 horas, en el Teatro Cuyás

Victoriano Suárez Álamo

Las Palmas de Gran Canaria

Viernes, 15 de marzo 2024, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Tessa es un antes y un después. Lo fue para Vicky Luengo desde que el guion de 'Prima Facie' cayó en sus manos. Y lo es para el público que, primero en Inglaterra y desde hace meses en España, despide puesto en pie y emocionado cada función de este monólogo que aterriza este viernes y sábado, siempre a partir de las 19.30 horas, en el Teatro Cuyás de la capital grancanaria.

Desde que la versión española de esta pieza escrita por la australiana afincada en Londres Suzie Miller se estrenara en Avilés el pasado año, 'Prima Facie' se ha convertido en un fenómeno teatral que no para de recibir nominaciones y premios de los distintos galardones escénicos nacionales.

Vicky Luengo, que quiere firmar sus próximos trabajos con su nombre de pila, Victoria, explica en la sala de prensa del Cuyás de qué va este montaje que, dice, «genera una gran comunión con el público» cada vez que se representa.

«La función habla de Tessa, una abogada muy exitosa que está en la cúspide de la carrera. En la primera parte de la función cuenta su día a día en el trabajo y que defiende a agresores sexuales. En un momento dado sufre una desgracia que le hace replantearse desde el principio su manera de ver el sistema judicial. Se replantea que la Ley y la justicia no siempre van de la mano», avanza sin entrar en detalles sobre el giro de guion que incluye la obra.

La actriz, que aterriza en el Cuyás por tercera vez tras deslumbrar en la última ocasión con 'El Golem', de Juan Mayorga y con dirección de Alfredo Sanzol, reconoce que 'Prima Facie' supuso un cambio de paradigma dentro de su carrera. «Ha sido un proceso muy interesante y novedoso para mí, porque nunca había hecho un monólogo. En mi vida profesional he hecho más de 20 montajes pero es como si no hubiera hecho ninguno. Ha sido como aprender de nuevo, el código es absolutamente distinto. Las normas del juego, también», reconoce.

Un reto

«Es lo más difícil que he hecho en mi carrera. Estaba muy asustada antes de estrenarla y poco a poco he ido haciéndome con el monólogo. Acercándomelo y estando más cómoda en él», añade la protagonista de series tan exitosas como 'Antidisturbios' o 'Reina Roja', recién estrenada en Prime Video.

Cuando su representante le hizo llegar el texto, Vicky Luengo no sabía de su existencia y, evidentemente, no había visto el montaje británico. Tessa la desconcertó en un principio. «Con toda la primera parte me sentí desubicada, pero a la mitad del monólogo, la obra me dio un tortazo. Cuando un texto se me queda dentro, el cuerpo decide por mí meterme en un proyecto. En esos casos, recuerdo perfectamente mi posición física cuando lo estaba leyendo por primera vez. Me pasa algo en el cuerpo, más allá de lo racional. Y fue por lo que llamé a mi representante y le dije que sí. Me respondió que aún no conocía al director y le dije que me daba igual, que no sabía cómo, pero que lo iba a interpretar», rememora.

El cómo hacerlo vino de la mano del director peruano Juan Carlos Fisher -en mayo, el Cuyás acoge dos funciones de 'La Madre', que también dirige y que protagoniza Aitana Sánchez Gijón-. Su propuesta también cambió las reglas a las que Luengo estaba habituada. «Nunca había trabajado con Fisher. Al llegar al primer ensayo le pregunté cómo tenía pensado que lo hiciera. Me dijo que no lo tenía pensado. ¡Cómo va a ser esto! Solo ensayamos 23 días cuando lo normal es hacerlo más de cuarenta. Tenía mucha razón cuando me dijo que, para él, el actor es un creador y que no podía presentarse delante de mí sin conocerme para imponerme una manera de hacer. Propuso que lo encontráramos entre los dos y esos 23 días estuvimos trabajando junto a Rómulo Assereto, su ayudante de dirección. Tuvimos muchas horas de prueba y conversación. No sé si yo habría podido hacerlo con otra gente», subraya.

Rodado

A medida que ha ido representando 'Prima Facie' -supera las 60 funciones ya-, su protagonista ha comenzado a digerir mejor el esfuerzo físico y mental que implica. «Ahora, salgo de las funciones y ya me puedo ir a cenar con alguien en plan suave, porque termino agotada. Antes de las funciones, lo único que hago es estirar bien para relajar el cuerpo», confiesa la actriz.

Eso no implica que su implicación con la obra y su contenido haya disminuido. «Me comprometí con la obra y con la honestidad. Considero que el texto tiene que pasar por encima de mí como actriz. Poner mi ego por delante no sería justo para las víctimas de agresiones sexuales ni para los espectadores. No fuerzo las cosas y cada día paso por unas sensaciones diferentes que trato de transitarlas desde la honestidad. Sin forzar las cosas, porque la obra perdería un valor que tiene que ver con el presente. Busco contarlo desde un lugar real para que la gente que lo ha sufrido se identifique con algo real y no con una especie de cliché que le pueda generar rechazo. Cada día que salgo al escenario me recuerdo que no lo hago por mí sino por las víctimas. Eso me ha ayudado a saber para qué lo hago. En la vida siempre digo que es mejor preguntarse para qué en vez de por qué. El para qué nos lleva a una acción, a hacer algo que pueda modificar las cosas. El por qué se queda más en un lugar cerebral», señala.

De ida y vuelta

La actriz Vicky Luengo entiende el teatro como un arte «de ida y vuelta». Los actores ofrecen algo desde el escenario pero también reciben desde el patio de butacas. En el caso de 'Prima Facie' ese intercambio se ha disparado, reconoce la actriz.

«El 'feedback' es increíble. En todos los sitios, cuando el oscuro cae, se pone todo el mundo en pie. La gente llora mucho. He recibido muchos 'emails' y cartas de personas explicándome que han sido víctimas de agresiones sexuales. Pero para mí lo más impactante han sido las mujeres de edad avanzada que me esperan a la puerta del teatro y me dicen que a ellas les pasó y que no sabían que eso era una agresión sexual y se me echan a llorar. Es dolorosísimo. Es cierto que salgo destrozada de la función, pero el teatro es de ida y vuelta. No subo y la gente solo mira. Yo salgo y lo recibo de vuelta. Mientras hago el monólogo también. Según los espectadores de cada día modifico la obra. Según los ojos que me miran. Unos me miran con ternura otros con rechazo. Uso a las personas como si fueran los personajes de mi obra. A una señora le coloco a la madre, a un señor a mi amigo, a otro el juez... Según sus caras, la función se modifica y eso es increíble».

Destaca que la obra busca que «el espectador entienda qué ocurre en un cuerpo cuando ha sido agredido sexualmente», una cuestión que no suele atenderse, dice.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios