El director Philippe Herreweghe, en el Auditorio Alfredo Kraus. / Juan Carlos Alonso

Steven Isserlis fulmina la pandemia

El violonchelista británico encandila junto a la Philarmonia Orchesta de Londres en la inauguración del 38º Festival de Música

Victoriano Suárez Álamo
VICTORIANO SUÁREZ ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

Olvidar la pandemia por un rato no tiene precio. Si se logra además con seguridad, el valor de ese tiempo, aunque sea apenas durante 21 minutos, se alcanza la gloria. El británico Steven Isserlis junto a sus compatriotas de la Philarmonia Orchestra de Londres brindó en la noche de este jueves ese regalo a los asistentes a la puesta de largo de la 38ª edición del Festival de Música de Canarias, en el Auditorio Alfredo Kraus de la capital grancanaria.

El solista y la formación de la capital inglesa, dirigida por el belga Philippe Herreweghe, deleitaron con el 'Concierto para violonchelo y orquesta nº1 en do mayor' de J. Haydn. Esta obra, con pasajes muy populares, fue acometida por Isserlis con una facilidad pasmosa. Al violonchelista, para algunos el mejor del mundo en la actualidad, se le vio disfrutar. Tanto o más que un público que lo aplaudió a rabiar y al que el londinense le regaló un breve 'bis' que tocó con los dedos y no con el arco.

Esta 38ª edición, según su director, Jorge Perdigón, está marcada por la presencia de grandes solistas. El de la inauguración no tenía mucho nombre, pero demostró ser 'de campanillas'.

Antes, la Philarmonia ya había abierto la velada con la 'Suite orquestal nº4 en re mayor', de Johann Sebastian Bach, pieza de siete movimientos del barroco tardío y precursora del clasicismo, como bien explica Arturo Reverter en el programa de mano, que cobró vida con una elegante versión dirigida por el veteranísimo Herreweghe.

Este concierto sin descanso, que no alcanzó la hora y media de duración para respetar el protocolo sanitario para frenar la pandemia, bajó el telón con Mozart. En concreto, con la 'Sinfonía nº 39 en mi bemol mayor, K543', que cobró vida con una Philarmonia más nutrida y con un especial brillo por parte de unas cuerdas empastadas y unos metales brillantes. Philippe Herreweghe dirigió sin extravagancias, con sobriedad y en todo momento pareció estar muy a gusto en el festival.

El protocolo sanitario fue férreo. Al comienzo de las escaleras exteriores del Alfredo Kraus hubo que mostrar el pasaporte covid o la PCR negativa realizada con la antelación prescrita por las autoridades. Tras este primer control, los asistentes de platea fueron por un sitio y los del primer y segundo anfiteatro por otro dos distintos. Antes de acceder al recinto, a cada asistente se le tomó la temperatura y durante todo el concierto nadie pudo bajarse la mascarilla. El recital de Steven Isserlis también hizo que estas medidas fueran insignificantes.

Arranca la gira de 'Piel con piel' dentro de En Paralelo

El 38º Festival de Música de Canarias presenta en escenarios de siete islas el espectáculo 'Piel con piel', una novedosa propuesta escénicas que une vanguardia y tradición a través de la música y la danza contemporánea. La compañía Pieles comparece con este montaje dentro de la programación En Paralelo, acompañada de los premiados bailarines Paloma Hurtado y Daniel Morales.El recorrido comienza este sábado, día 15, en el Teatro Guiniguada de Las Palmas de Gran Canaria, y al día siguiente, en el Espacio La Granja, en Santa Cruz de Tenerife. El martes, día 18, estarán en el Convento de Santo Domingo de Teguise, en Lanzarote y, al día siguiente en la Casa de los Coroneles, en La Oliva, Fuerteventura. La siguiente parada será en la plaza de Montserrat de Los Sauces, en La Palma y el viernes, día 21; el Auditorio de San Sebastián de La Gomera, el domingo, día 23. La gira finalizará en los exteriores del Centro Cultural de Frontera, en El Hierro, el martes, día 25 de enero.