Román Tavío y Manuel Sánchez. / david delfour

Román Tavío traslada al CICCA los colores y las sonrisas de Gambia

El pintor grancanario presenta su exposición en el espacio artístico de la Alameda de Colón hasta el próximo 30 de julio

David Ojeda
DAVID OJEDA Las Palmas de Gran Canaria

El CICCA acoge hasta el próximo 30 de julio la muestr a 'Gambia, un viaje inolvidable', en la que se presentan 23 obras del pintor grancanario Román Tavío concebidas hace unos pocos años pero que desandan un camino emprendido por el autor hace tres lustros.

Tavío no pintaba 15 años atrás. En su bolsa de viaje no había pinceles pero sí una cámara fotográfica que no paraba de desenfundar. Eso le pasó en Gambia, donde se enamora de la actitud ante la vida de sus ciudadanos. Sus sonrisas, sus miradas, su forma de escrutar a los foráneos. Todo eso queda ahora recogido en esta exposición que se estrena en Las Palmas de Gran Canaria.

Así lo explica, ilusionado, el creador de estas 23 obras. «Esta obra se ha hecho con todo el respeto y la empatía habida y por haber. Yo hace 15 años fui a Gambia, en una etapa de mi vida en la que no pintaba nada. Sí que me gustaba mucho la fotografía y me dediqué a sacar fotos. De momentos, de situaciones, de personas, porque todos los que salen en los cuadros son personas reales. La verdad es que regresé cautivado de allí», expresa acompañado en la presentación por Manuel Sánchez, presidente de la Fundación de La Caja de Canarias.

23 obras desandan un camino iniciado por el artista insular en un viaje por África que realizó hace ya tres lustros

La muestra está abierta desde este jueves. Y se puede visitar en dos salones de la planta alta del Centro de Iniciativas Culturales.

Tavío explicó como tantos años después de haber visitado Gambia decidió transportar esos recuerdos e imágenes al lienzo. «12 años después cogí mi primer pincel y empecé a pintar. A hacer mis primeros retratos y me fue gustado mucho esto de la pintura. Entonces decidí tirarme a la piscina haciendo algo que me satisficiera y fue el momento en el que tomé todas aquellas fotografías que había hecho en Gambia y las llevé al lienzo. Y este es el resultado y la prueba de aquello. He tratado de que todas las obras fueran empáticas porque no quería faltarle el respeto a un país que me cautivó. Intenté hacerlo con toda la humildad y el cariño del mundo», subraya.

Sabe que toda experiencia personal es intransferible. Pero espera que los que acudan al CICCA pueden alcanzar a comprender la huella que dejó en él aquel país. «Soy muy de expresiones y de color. Sobre todo, me encanta transmitir esas vivencias que tuve en el país a través de mis cuadros. Que las personas que se acerquen a ver la exposición se sientan transportadas a ese país. Que vean lo que yo vi en ese momento», indicó.

El pintor grancanario tuvo claro cuáles fueron las emociones que revivió en el proceso pictórico. Las claves que activaron en su memoria la necesidad de componer artísticamente aquellas imágenes. «Las emociones de esas personas. Cuadros como el rostro de un señor mayor que te está como juzgando y a través de un retrato en el que también puedes ver las vivencias que esta persona ha tenido a lo largo de su vida. Lo que quiero es eso, que cuando veas una obra te sientas interpelada por ellos», subrayó.

Tavío insistió en que en todo momento quiso plantear la obra como un conjunto respetuoso con un lugar y sus tradiciones. En agradecimiento por lo que sintió allí. «La experiencia fue fantástica. Gambia es un país del que no encuentro palabras para definirlo. Amable, receptivo, con el turista son personas que te atrapan y te cautivan. Es un lugar que merece mucho la pena ser visitado. Lo que pasa que también pesa mucho la forma en la que tu vayas al país, que puede ser de una forma u otra. Yo, en este caso, con el grupo de amigos que fui teníamos la mente muy abierta. Nos recibieron muy bien como hacemos nosotros aquí en Canarias con los turistas que vienen. Allí uno no paraba de encontrarse con niños por todos lados, salían de cualquier lugar. Y, sobre todo, todos con una sonrisa maravillosa».