Roberto Scandiuzzi, sobre el escenario del Teatro Pérez Galdós, donde mañana se estrena en el rol de don Pasquale dentro de la temporada de ópera de la capital grancanaria. / COBER

Roberto Scandiuzzi: «El rol de don Pasquale exige elasticidad vocal y un toque de melancolía»

El bajo italiano figura en el elenco del montaje que se representa desde el martes en el Teatro Pérez Galdós de la capital grancanaria

Victoriano Suárez Álamo
VICTORIANO SUÁREZ ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

El bajo italiano Roberto Scandiuzzi se estrena en la temporada de ópera de Las Palmas de Gran Canaria Alfredo Kraus en la piel de don pasquale, rol que a su vez da título a la pieza de Gaetano Donizetti que se representa este martes, el jueves y el sábado, siempre a partir de las 20.00 horas, en el Teatro Pérez Galdós de la capital grancanaria.

«Me voy a interpretar a mí mismo», asegura irónico el cantante transalpino. «Tengo la misma forma física y la experiencia de vida del personaje. Es un rol que tengo interiorizado y además tengo más o menos la misma edad del propio personaje», explica el artista que asume el papel que los Amigos Canarios de la Ópera (ACO) tenían previsto que encarnara inicialmente Simón Orfila.

Roberto Scandiuzzi aterriza en Gran Canaria tras convertirse en una figura de prestigio dentro de la lírica contemporánea, tras debutar en 1982 en la Scala de Milán, en un montaje de 'Las bodas de Fígaro', dirigido por su compatriota Riccardo Muti.

Sobre lo que requiere desde un punto de vista vocal el personaje que asume en este montaje de la 55ª temporada isleña se muestra muy claro. «Este rol pide un cantante que tenga bastante elasticidad vocal por la escritura musical, pero también es necesario que tenga un toque de melancolía. Tiene que dar la impresión de ser un hombre rudo pero a la vez melancólico, nostálgico, porque hay momentos musicales que así lo requieren», explica Roberto Scandiuzzi.

Sobre el escenario del Pérez Galdós compartirá protagonismo con otros dos compatriotas, la soprano Claudia Pavone, en la piel de Norina, y Paolo Fanale, como Ernesto. «Con Claudia la conexión es muy buena. Venimos de la misma tierra y ella es alumna de una amiga mía de siempre. Se trata de una escuela muy prestigiosa que conozco muy bien. Clauda es fantástica, al igual que el resto del 'cast'. Es un 'cast' excelente en el que la mayoría debuta el rol y el trabajo se está perfeccionando a diario», subraya sobre un elenco principal que se completa con Gabriel Bermúdez, como Malatesta, e Iván Figueira, como notario.

Reconoce que una vez en la ciudad, sus expectativas se han cumplido. «Ha sido una sorpresa muy positiva ver que el 'cast' es joven y que ha sido bien elegido. Encajan muy bien y se equilibran muy bien. El funcionamiento de este teatro es impresionante. Tiene una funcionalidad totalmente moderna, mucho más que la que me he encontrado en otros teatros del mundo», señala.

Apunta que contaba con bastantes referencias sobre el funcionamiento de esta temporada operística. «Conozco muy bien la temporada de Las Palmas de Gran Canaria y sé que es una de las más importantes del país. Naturalmente me he comprometido a venir aquí y formar parte de la historia de la ópera de Las Palmas», comenta este embajador de Unicef que en 2007 celebró un primer cuarto de siglo sobre los escenarios.

Roberto Scandiuzzi. / cober servicios audiovisuales

Trabajando en los fogones de su restaurante por las cancelaciones

El bajo italiano Roberto Scandiuzzi sigue sumando roles a su dilatada carrera internacional. «Como estreno, debutaré en el rol de Pimen en la ópera 'Boris Godunov', de Modest Músorgski, en Toulouse y París. El resto de lo que tengo previsto son óperas que hago normalmente, como 'Simon Boccanegra' o 'Don Carlo'», avanza el artista.

Dice que las cancelaciones se han convertido en un incómodo invitado habitual desde que se declaró la actual pandemia de la covid 19.

«He tenido muchísimas cancelaciones. La mayoría de mis compromisos eran en Australia y en Asia. Se cancelaron. Solamente pude trabajar algo en Alemania y en Viena. Realmente me quedé con el 25% de los compromisos que suelo tener. Lo que me llevó a trabajar como cocinero en mi restaurante», reconoce el cantante transalpino.

La temporada de ópera de Las Palmas de Gran Canaria Alfredo Kraus logró culminar su 53ª temporada del 2020 una vez finalizado el confinamiento para frenar a la covid 19.

El férreo protocolo sanitario que se ha seguido, tanto en los ensayos como en las representaciones han sido determinantes para que la actividad lírica se mantuviese. «Es una gran pena ensayar con mascarillas. Aquí se respetan muchísimo los protocolos covid, cosa que no se hace en otros sitios. Es una dificultad para los cantantes. No se hace en Viena y Berlín, por ejemplo. En esos lugares ahora mismo hay más libertad al respecto», asegura.