Un momento de la presentación del montaje de 'Don Pasquale', ayer, sobre el escenario del Teatro Pérez Galdós. / COBER SERVICIOS AUDIOVISUALES

'Don Pasquale' llama a evadirse de lo que sucede fuera durante sus tres funciones

La ópera de Donizetti se representa dentro de la 55ª temporada de la capital grancanaria los días 22, 24 y 26 de marzo, siempre a las 20.00 horas

EFE Las Palmas de Gran Canaria

La Temporada de Ópera de Las Palmas de Gran Canaria-Alfredo Kraus invitará a «olvidarse durante tres horas de lo que pasa fuera» del teatro «en estos tiempos tan complicados» con una versión «de primerísimo nivel» y «tremendamente divertida» además del 'Don Pasquale' de Donizetti, según dijo este jueves al presentarla uno de sus protagonistas, Gabriel Bermúdez.

Barítono madrileño que insistió en animar a «divertirse» al público en las tres funciones de ese libreto programadas para los días 22, 24 y 26 de marzo, siempre a las 20.00 horas y en el Teatro Pérez Galdós, en la 55ª edición de esta cita lírica de la capital isleña, a la que acude por primera vez y con «muchísima ilusión», porque -confesó- «en el año 72 mi padre cantó el 'Simón Bocanegra'» en el mismo festival.

Aunque declarándose decepcionado, en parte, por no poder contar entre los espectadores con su progenitor, Gabriel Bermúdez, que da vida al personaje de Malatesta, aseguró, en todo caso, estar contento, tanto por cantar donde él lo hiciera décadas atrás como por la producción en la que le ha tocado trabajar, que calificó como «de un nivel altísimo».

Un parecer este que secundó el bajo italiano Roberto Scandiuzzi, un Don Pasquale ya experimentado tras haberse puesto varias veces antes en la piel del protagonista pero que se estrena en la temporada de Las Palmas de Gran Canaria, donde nunca había actuado, que afirmó que todos los participantes en el espectáculo, desde los vocalistas a la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria, a cargo de la música, y los encargados de la escenografía, han logrado hacer «un trabajo en común muy bueno».

De forma que «todo sale muy pronto, muy listo, muy bien calculado»,dijo, apostillando: «y eso me satisface».

A la «energía positiva» que se ha generado en el montaje aludió también su compatriota Claudia Pavone, soprano que debuta en él como la intrigante joven Norina que burla a Don Pasquale, un papel que nunca antes había asumido pero en el que, incluso opinando que supone «un desafío importante» en su carrera, declaró sentirse «cada vez más a gusto».

Y eso que, «en principio, no creía que fuera un rol para mí», relató, admitiendo que hasta llegó a dudar de aceptar la propuesta de hacerlo inicialmente.

Porque se trata de algo «completamente diferente a lo que yo soy y a todos los personajes que he hecho antes», argumentó, mas para añadir que, al cabo, se alegra de afrontar ese reto. Sobre todo debido a que «estoy aprendiendo muchísimo», ya que es «un rol que permite ver las diferentes caras de un personaje» y «mucho más rico y diverso» -consideró- que cualquiera de los que ha interpretado a lo largo de su trayectoria artística.

Otro italiano, Renato Bonajuto, director de escena de la producción, alabó su calidad, tanto por «tener el excelente reparto» reunido para la ocasión, que «facilita mucho el trabajo», como por colaborar con «un equipo de canarios que -subrayó- ha sido un descubrimiento para mí».

Destacando, al respecto, la conexión con el director musical, Rafael Sánchez-Araña, originario de la isla, quien, a su vez, agradeció la oportunidad de compartir escena con los artistas congregados para el 'Don Pasquale' por la temporada operística de Las Palmas de Gran Canaria, en la que, «para mí -recalcó-, supone un privilegio absoluto estar por segunda vez», después de ponerse al frente de otra de sus producciones en 2020.