Los hermanos Jaír y Noé Ramírez conforman Pumuky. / ZHANA YORDANOVA

Pumuky levanta un castillo para su afirmación

La banda formada por los hermanos Jaír y Noé Ramírez publica 'Castillo interior', un EP en el que asumen las riendas de todo el proceso de grabación y publicación

David Ojeda
DAVID OJEDA

Pumuky está de vuelta. Con todo lo que eso conlleva sobre sus atmósferas barrocas y su lírica singular. 'Castillo interior' es la afirmación de una de las bandas con una personalidad más definida del sustrato creativo de las islas , un EP con cuatro canciones en una cara y cinco remezclas en las otra, en el que la sociedad formada por los hermanos Jaír y Noé Ramírez han asumido todo el proceso asociado a la publicación de un trabajo discográfico.

'Castillo interior' está licenciado bajo el sello Keroxen, movimiento cultural del que Jaír Ramírez es un vector. Pero todo el proceso ha sido manufacturado por la banda, que durante muchos años ha trabajado con discográficas nacionales como Jabalina. «En este disco las canciones las hemos hecho mi hermano y yo en casa. Sin ningún tipo de interferencia externa, porque no hemos ido a ningún estudio de grabación y lo hemos hecho todo nosotros», señala Jaír Ramírez, fundador del grupo hace casi dos décadas.

Todo ha dependido de ellos. Registrar la música, obviamente, pero también todo lo que corresponde a logística del disco, desde tratar con las fábricas para el prensado del vinilo hasta gestionar la distribución en las tiendas. Era un paso que aseguran que necesitaban y que les ha dado un conocimiento muy estrecho de la industria tras haber trabajado en discos como 'El bosque en llamas', 'Plus Ultra' o 'Justicia poética' con discográficas nacionales.

La banda edita este trabajo cinco años después de 'Justicia poética'. Eso sí, no han estado inactivos. En medio del proceso, han girado por Perú o Chile y han creado piezas inéditas como la cabecera del veterano programa de Radio 3 'Disco grande'.

Se ajustan a sus propios tiempos. Como señala Jaír Ramírez, sus canciones no son esclavas de los algoritmos ni del consumo frenético den estos días. «Es un poco frustrante porque te das cuenta de que el ritmo de novedades es tan bestial que es importante mantenerse de actualidad, a no ser que estés publicando una canción por mes. Pero para mí entrar en esa dinámica es bastante artificial, porque un grupo musical no es una panadería que puede estar produciendo materias primas a diario. Necesitas un tiempo de asimilación, de saber qué quieres contar y qué quieres proyectar. Y al ritmo que van las cosas es imposible. El artista tiene que desconectar de eso e ir a su propio ritmo porque si no acabas engullido. Y confiar que al final lo que ofreces de alguna manera pueda permanecer en el tiempo y no caduque al momento», indica.

En 'Castillo interior', como en todo lo que crea Pumuky se refugia un discurso. Este EP formado por 'Castillo interior', 'Pandroginia' 'Realidades aumentadas' y 'Doppelgänger' tiene también un hilo narrativo visual, formado por cuatro vídeos asociados a sus historias y firmados por José Lozano, de Murciano Total. Y por supuesto son canciones conectadas entre sí. «Uno va trabajando en nuevas canciones y de alguna manera tienes que encontrarle como darle un sentido global, porque todavía me cuesta pensar en la idea de hacer canciones separadas. Me cuesta porque soy de la vieja escuela e intento agrupar canciones para darles una misma ambientación y un mismo tono. Porque las estás escribiendo en un momento de tu vida en el que están pasando una serie de cosas y al final giran en torno a un tema. Y de alguna manera tengo que darles un principio y un final para empaquetarlas y para cerrarlas. Por eso es importante que pase algo de tiempo y ordenarlas en mi cabeza».

Nuevas visiones.

'Castillo interior' se completa con cinco remezclas, oficiadas por nombres como los de David Coredero, El Hijo, Xiu Xiu, Dntel y Somos la Herencia. «Fueron elegidos por la conexión musical que tengo con ellos. Los cinco proyectos que han hecho estas remezclas están en mi altar musical, son como mitos o pequeños dioses que han sido importantes para mí a muchos niveles», subraya.

No fue fácil dar el paso, confiesa Ramírez, autor de canciones que son como una forma de tomarle el pulso. «Ha sido como un experimento. Tras hacer todo el disco nosotros solos nos hemos ido al extremo contrario, hemos entregado la materia prima de las canciones a personas ajenas a mí y, además, diciéndoles que hagan lo que quieran con ellas. Porque cuando tú encargas una remezcla das todas las pistas de la canción por separado, porque va todo como desgranado, y la persona que lo recibe puede hacer cualquier cosa. Incluso convertirlo en otra canción si quiere. Es algo que da bastante vértigo. Nos llevamos unas sorpresas bastante intensas, porque cuando llevas tanto tiempo trabajando en una canción no la entiendes de otra manera. Y cuando te llega un cuerpo totalmente distinto te quedas en una especie de shock y es muy enriquecedor».

2020 dejó sorpresas para la banda. Como ser recomendados en los viernes de Bandcamp a nivel global, día en el que la plataforma libera todos los ingresos recibidos a favor de las bandas reseñadas.