Youguiha Mohamed Embarek, protagonista del filme de Agustín Domínguez. / c7

«Tu primer error es tu último error»

El grancanario Agustín Domínguez espera estrenar en 2024 su largometraje documental 'La berma', protagonizado por la desminadora saharaui Youguiha Mohamed Embarek

Victoriano Suárez Álamo
VICTORIANO SUÁREZ ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

Cada mañana, antes de empezar con la jornada de trabajo, la saharaui Youguiha Mohamed Embarek repite las mismas reglas a los integrantes de la cuadrilla que lidera. Termina siempre su charla con la misma frase: «Tu primer error es tu último error». Esta desminadora es la protagonista de 'La Berma', el largometraje documental que dirige el grancanario Agustín Domínguez al frente de la Asociación Cultural Canaria Gran Angular y que, si los planes fijados se cumplen, se estrenará durante el 2024.

El cineasta grancanario, que rodó una nueva parte del filme durante su paso el pasado mes de octubre por la 12ª edición del Festival Internacional de Cine del Sáhara (FiSahara), reconoce que le restan al menos tres o cuatro viajes más hasta los campamentos saharauis en Argelia para tener al completo este documental que ha logrado distintos reconocimientos e impulsos para su desarrollo en festivales como el Miradas Doc, el Internacional de la ciudad colombiana de Cali y premios como el de la Aceleradora Canaria de Cine, entre otros.

Su rodaje ha tenido dos inconvenientes fundamentales. Primero la pandemia de la covid-19 y después la reanudación del conflicto bélico entre el Frente Polisario y Marruecos. «Ya no podemos viajar hasta la wilaya de Smara, que es donde reside Youguiha Mohamed Embarek, sino es a través de viajes institucionales. Menos aún con los equipos técnicos que llevamos, debido al conflicto bélico con Marruecos. Y eso que contamos con el apoyo de la oficina del Frente Polisario en Madrid. Durante el 2020 y parte del siguiente año, tampoco podíamos ir porque debido a la situación sanitaria por la pandemia era imposible viajar hasta allí», explica Agustín Domínguez.

La primera

Durante el viaje del pasado mes de octubre apunta que rodaron una parte «clave» de este largometraje documental que incluye algunos pasajes de la vida de la protagonista que se recrearán. No entra en detalles para no desvelar los entresijos del filme, pero sí avanza que filmaron con el equipo de desminadores escenas como las que llevaron en su momento a la protagonista a hacer historia en este enclave. « Ahora ya hay otras mujeres que lideran cuadrillas de desminadores, pero Youguiha fue la primera en hacerlo. Desde hace años sí que había mujeres dentro de las cuadrillas, en algunos casos un 50% de las mismas, pero ella fue la primera en ponerse al frente de una», subraya.

Distintos momentos del rodaje de 'La Berma'. / c7

Domínguez conoció de la existencia de Youguiha Mohamed Embarek leyendo un artículo publicado en el periódico 'El País'. «El periodista viajó a cubrir el maratón por el desierto del Sáhara y cuando tuvo tiempo libre le dijo al taxista que lo acompañaba que le llevara a un sitio interesante para conocer. Y en ese viaje conoció a Youguiha. Le sacó una foto y contó la historia», rememora el cineasta y director de la Muestra de Cine San Rafael en Corto, que concluyó este viernes en Vecindario.

«A los campamentos saharauis he ido muchas veces. Creo que la primera fue en 1998 o 1999. Al FiSahara hemos ido nueve veces de forma consecutiva, incluida la última. Las primeras veces recuerdo que me llamaba mucho la atención ver cómo las mujeres se hacían cargo de todo y tomaban las principales decisiones en todos los ámbitos. E s una sociedad matriarcal, de la que tenemos mucho que aprender a nivel del empoderamiento de la mujer. He conocido a mujeres maestras, alcaldesas, dispensarias, políticas, abogadas... pero no sabía que había desminadoras. Entonces me puse en contacto con el periodista y me dijo que Youguiha Mohamed Embarek estaba en la wilaya de Smara. Contacté entonces con la Smaco, la oficina saharaui de coordinación contra las minas, en esa wilaya. Me dijeron que sí, que allí trabajaba, pero que no se encontraba en ese momento. Le pregunté sobre su paradero y me respondieron: Está en España. Tras explicarles quién era, las veces que había estado allí y lo que quería, me dieron su número de móvil», confiesa el cineasta isleño.

En España y de regreso

Su protagonista se encontraba en Alicante, donde existe, apunta Agustín, una importante comunidad saharaui. ¿Qué hacía allí? «Se encontraba en España porque quería dar a luz aquí. Trabajando de desminadora se enamora de otro desminador. Se casaron y se quedó embarazada. Entonces pidió un visado para entrar en España y se vino para el país. Caducaba su visado a los tres meses y se quedó como irregular. Dio a luz y comenzó con los trámites para obtener la nacionalidad española para su hija, a la que tiene derecho por haber nacido en España. Se encontró con el problema de la pandemia, con todos los organismos cerrados o casi y así pasaban y pasaban los meses. Por teléfono, cada vez que hablábamos le daba ánimos y le decía que no se impacientara. Hasta que un día me envía un 'whaspp' con la foto del pasaporte español de su hija. Y al momento otra con el suyo como apátrida», explica con emoción.

El devenir de Youguiha Mohamed Embarek no acaba ahí. Al día siguiente dio un giro sorprendente. Se embarcó en un largo viaje con distintas escalas que tenía como destino final Mauritania. «Se pega esa paliza de viaje con su hija, que tiene un año y pico. Allí la esperaba su marido. Él atravesó el Sáhara a bordo de su Land Rover. Se reencontraron y volvieron en el mismo vehículo hasta la wilaya de Smara, donde residen. El objetivo de ella era que la niña tuviera la nacionalidad española, pero que se críe con ellos allí. Cuando crezca, que ya decida ella misma si quiere seguir allí o venirse a España», explica Agustín Domínguez.

Los inconvenientes que ha tenido y tiene aún que superar 'La Berma' para estar grabado al cien por cien también tienen su lado positivo. « Rodaremos en distintas estaciones del año, lo que dotará a la película de un añadido importante, que ayudará también a dar a conocer cómo viven en los campamentos con frío y con calor. La historia está armada, pero aún quedan muchas cosas por resolver en torno a Youguiha, sobre todo qué decisiones tomará en un futuro inmediato», apunta Agustín Domínguez que prefiere omitir más detalles.

De biología a desminar

Sí que explica cómo se convirtió esta bióloga en desminadora y cómo acabó liderando una cuadrilla. «Tras acabar sus estudios de Biología regresó a los campamentos. Un día, tomando té con unas amigas le hablan de una ONG británica que reclutaba gente para desminar y que pagaban 400 euros. Decide que tiene que ayudar a su familia y se apunta. Supera una entrevista previa y después pasa un mes haciendo prácticas en zonas reales con minas. Eran 22 personas y sabían que solo la mitad se iban a quedar trabajando», dice el cineasta.

Durante una jornada de trabajo, en la que ya había alcanzado el grado de ayudante del líder de la cuadrilla, mientras ejercía observó que a éste le sucedía algo. «El líder de la cuadrilla va de un lado a otro controlando y ella, como su ayudante, también. Pero de repente vio que va hacia ella y de forma apresurada, cuando una de las reglas que tienen es que no deben correr. Antes de que llegara a su altura, el líder se desmayó. Todos pararon, llamaron al médico y por teléfono les dieron indicaciones y lo trasladaron hasta la ambulancia, que estaba a unos 100 o 150 metros . Ella se puso entonces al frente de la cuadrilla y después ya la ONG le pidió que se quede liderándola», comenta el responsable de 'La berma', título que nace del conocido como «muro de la vergüenza», la zona del Sáhara Occidental de 2.720 kilómetros donde hay enterradas millones de minas antipersonas y anti-tanque.

Durante sus últimas visitas a los campamentos saharauis en territorio argelino, Agustín Domínguez habló con los residentes sobre el cambio de postura del Gobierno de Pedro Sánchez con respecto al conflicto con Marruecos. « Ellos van a muerte con los españoles, pero no se fían de los gobiernos. Una de las metáforas de este documental es que lo que no ha conseguido hacer el Gobierno español por los saharauis en más de 48 años, esta mujer lo ha conseguido para su hija en un año», subraya el director grancanario.