Postales grancanarias para el futuro

07/01/2019

Ediciones Remotas acaba de publicar el libro ‘Gran Canaria, cartas desde el Atlántico’, en el que el fotógrafo Tomás Correa invita a recorrer los parajes favoritos de una isla que aún tiene joyas por descubrir. El volumen reúne 130 imágenes que ilustran las misivas con las que el autor explica a su hijo por qué ha regresado a su tierra.

Tomás Correa (Gran Canaria, 1974) estuvo viviendo en Berlín hasta hace tres años. Fue entonces, al saber que iba a ser padre, cuando decidió regresar a Canarias con su pareja. Justo en ese momento, Ediciones Remotas le propuso realizar un proyecto fotográfico sobre su isla natal para inaugurar la Colección Cicerone de viajes de autor. «Todo cuadró», explica Correa acerca de Gran Canaria, cartas desde el Atlántico, un libro en el que, a través de 130 imágenes, invita al lector a recorrer sus parajes favoritos de Gran Canaria, al tiempo que relata a su hijo los motivos que le impulsaron a regresar al archipiélago.

El volumen deja constancia de la mirada personal del artista sobre la isla y, además, ofrece información práctica de los lugares y experiencias que brinda cada uno de los espacios que retrató. «No sale la Gran Canaria más conocida ni lo esperable en una guía turística. Solo se incluye lo que me llama la atención a mí», subraya el autor. «Es una edición muy personal. El proyecto consistía en dar mi visión de Gran Canaria con una total libertad para hacerlo como quisiera», abunda.

Por ello, algunas de las imágenes no se incluyen en el libro por su belleza paisajística, sino por el valor de la experiencia que le proporcionaron sus habitantes. «Seguro que hay muchos sitios que la mayoría de la gente de aquí no conoce», sostiene Correa, quien confiesa que algunos de los lugares retratados los conoció gracias a un trabajo fotográfico previo que le encargó el Departamento de Patrimonio Histórico del Cabildo de Gran Canaria. «Me veía en sitios que me eran totalmente desconocidos y para nada se puede decir que no conozca la isla. Suelo estar del tingo al tango y, sin embargo, quedé sorprendido con algunos lugares. Espero que también el lector encuentre sitios que le sorprendan», recalcó el fotógrafo que, en todo caso, ha intentado captar el espíritu de estos rincones grancanarios a través de los gestos, la personalidad y las costumbres de sus habitantes. Ese es el motivo por el que a lo largo de sus páginas aparecen personajes singulares como Juanito Ramírez, de Santa Lucía, que trabaja el junco, o rincones de la Atalaya de Santa Brígida, un reducto para la cerámica popular canaria. «En realidad más que lugares favoritos, que también hay algunos, lo que más me ha movido para sacar las fotos ha sido la gente. Aunque, si me quedo con una zona concreta, quizá sería con la costa Norte. El litoral de Gáldar es muy representativo del estilo de vida canario: sosegado, amable y desenfadado», dice.

De hecho, los editores recalcan que la nueva colección Cicerone tiene como objetivo retratar la cultura de cada isla entendiéndola como «un conjunto de modos de vida y costumbres, conocimientos o grado de desarrollo artístico, científico, industrial, en una época o grupo social».