Borrar
Imagen del boceto de la puerta principal de la portada de Santa María. ARZOBISPADO DE BURGOS
Las puertas de las discordia

Las puertas de las discordia

A sus casi 800 años, la catedral de Burgos cambiará sus portones de madera por unos de bronce diseñados por Antonio López, con un coste de 1,2 millones

Iker Cortés

Madrid

Jueves, 18 de febrero 2021, 09:08

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Hace casi ochocientos años se colocaba la primera piedra de la catedral de Burgos, Patrimonio de la Humanidad de la Unesco y una de las grandes joyas del gótico que atesora nuestro país. El monumento celebrará este aniversario redondo, que tendrá lugar el próximo 20 de julio, rodeado de polémica. Y es que, con motivo de tan ilustre fecha, el arzobispado de Burgos ha decidido renovar los portones del principal acceso al edificio, en la céntrica plaza de Santa María. Así, las puertas de madera de olmo, con aldabas en forma de león, que datan de 1790, se sustituirán por unas de bronce con un coste de 1,2 millones de euros. El afamado pintor y escultor hiperrealista Antonio López está detrás de los tres pórticos que recrean a la Virgen María, el rostro de Dios y la figura del niño Jesús.

La intervención artística ha generado tanta controversia que el pintor burgalés Juan Vallejo lanzó el pasado 6 de febrero una petición en Change.org para rechazar la sustitución de los actuales portones, a su juicio, «una barbaridad». Su movimiento ya ha recibido más de 31.000 rúbricas a favor. En la descripción, Vallejo califica de «horror vacui y atropello artístico» la futura obra, al tiempo que carga las tintas contra el montante de la operación. «Un esperpento lo mires por donde lo mires», sostiene.

Desde el arzobispado defienden que la iniciativa es privada y hacen hincapié en que el proyecto es «una auténtica inversión cultural, social y evangelizadora que sin duda generará también un retorno económico muy importante para la ciudad, al poder contemplar desde la calle, gratuitamente y a cualquier hora, una imponente obra de Antonio López».

La intervención no cuenta con el visto bueno del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos), una organización no gubernamental que asesora a la Unesco y que ya ha emitido un informe, no vinculante, en el que desaconseja sustituir los portones neoclásicos. La Unesco ha ratificado el documento y subraya que el cambio previsto atentaría contra el «valor excepcional» de la catedral. Pero el arzobispado planea seguir adelante. El proyecto «está en consonancia con la vida de la Catedral», que tiene hasta cinco estilos arquitectónicos distintos, y «siempre ha estado añadiendo cosas nuevas con el estilo de su época», asegura Vicente Rebollo, administrador del Cabildo Metropolitano de Burgos, que ha llegado a afirmar que las puertas actuales «no tienen ningún valor histórico o artístico».

Si el dictamen de la Comisión Regional de Patrimonio de Castilla y León, que es quien tiene la última palabra, es negativo, el arzobispado colocará los nuevos portones, aún en fase de elaboración, en el interior de la catedral.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios