Marilyn Monroe murió sin poder hablar con su padre, que rechazo conocerla. / efe

El ADN permite identificar al padre de Marilyn Monroe

Su progenitor estuvo casado tres veces y tuvo un romance con Gladys Pearl Baker, madre de la actriz, a quien conoció en su laboratorio de fotografía

A. P. Madrid

Marilyn Monroe intentó en vida conocer a su padre, pero todos los esfuerzos fueron baldíos. Vivir sin un referente paterno ocasionó a la estrella de Hollywood un dolor profundo y numerosos traumas. De cría peregrinó por varios orfanatos y centros de acogida, donde trabajó como ayudante de cocina. Hoy, sesenta años después de su probable suicidio, por fin se sabe quién fue el progenitor de la actriz. Se trata de Charles Stanley Gifford, de quien la artista solo tenía una foto, según informa la revista 'Paris Match'.

La publicación se remite a la investigación llevada a cabo por François Pomès, autor del documental 'Marilyn, la dernière verité'. 'Paris Match' publicará este jueves un reportaje en el que cuenta que gracias a la secuenciación del ADN de Norma Jeane Mortenson –nombre real de la actriz– se ha podido esclarecer la identidad del padre de Marilyn, que ya albergaba sospechas sobre su linaje.

En el documental , que se exhibirá en junio, se afirma que el equipo dirigido por el investigador desembolsó miles de euros para adquirir ocho pelos de la artista, de los que tres pudieron ser usados para esclarecer el misterio.

El director del trabajo audiovisual se entrevistó con Francine Gifford Deir, que ignoraba ser sobrina de la actriz. Según Gifford, en los años 50, cuando la actriz triunfaba en el cine y se hallaba en la cima de su popularidad, fue a ver a su abuelo Hemet, de quien sospechaba llevaba su sangre. Pero el padre de la rubia platino la despachó con cajas destempladas: : «Cariño, lo siento, me encantaría decirte que soy tu padre, pero te equivocas...», dice la mujer en un del documental.

Charles Stanley Gifford tuvo un romance con Gladys Pearl Baker, la madre de Marilyn Monroe. Gifford asegura que el padre de la interprete estuvo casado tres veces y «era un gran hombre». Le apasionaban la fotografía, los caballos y jugaba al polo. Su idilio con Gladys fue el detonante de su divorcio.

La madre de la protagonista de 'Con faldas y a lo loco' trabajaba en un laboratorio de revelado de fotografías del que Gifford era el dueño. La pequeña Norma, sin embargo, adoptó el apellido de Edward Mortenson, con quien su madre estuvo casada durante poco tiempo.

La adolescencia Marilyn fue un calvario. Con solo 16 años se casó con un joven policía cinco años mayor que se marchó a Australia cuando comenzó la Segunda Guerra Mundial, propiciando que Marilyn tuviera que buscarse la vida y comenzara a trabajar en una fábrica de municiones.