Yone Rodríguez lleva el timple hasta Corea

12/05/2019

El timple se hace un hueco dentro del panorama musical de Corea del Sur, gracias al talento del grancanario Yone Rodríguez.

ETIQUETAS:

El timplista (Agaete, 1987) ofrece, desde el próximo día 16 hasta el 19 de mayo, una serie de conciertos en formato trío en este país asiático. La formación musical se completa con el guitarrista Néstor García y con el bajo Leandro Ojeda.

«Estoy muy ilusionado. Tocaremos temas míos y de Néstor, que hemos adaptado a un formato de trío, sin la presencia de la percusión», apunta Yone Rodríguez sobre los cuatro conciertos surcoreanos que le esperan.

Yone Rodríguez Trio se estrena en el Space Banjul, el día 16. Al día siguiente toca en el Art Seoul Music Week, mientras que el día 18 hace lo propio en Jazz Tonic. La minigira surcoreana se cierra el día 19, en el Suseong World Music Festival.

«Esperamos que estos conciertos sean la semilla inicial para llevar a cabo en un futuro nuevos proyectos en Corea», explica el timplista y compositor que aspira a llevar a cabo futuras grabaciones discográficas en este enclave asiático.

Las puertas de este proyecto se abrieron durante la celebración del Womex, el pasado año, en la capital grancanaria. «Dentro del apartado denominado Cima se llevó a cabo una pequeña convocatoria. Me seleccionaron para protagonizar unos conciertos privados para profesionales. Cuando terminamos me fui a comer con ellos y los que mayor interés mostraron fueron unos coreanos. Incluso, hemos hablado de tocar música tradicional coreana con un timple en un futuro. Allí también tocará un músico local con nosotros. Les gustó mucho lo versátil que es el instrumento y su sonoridad, a la que no están acostumbrados», apunta.

Rodríguez tiene claro a qué nivel puede llegar el timple dentro del panorama musical internacional. «Nuestra gran pelea es llevarlo al nivel del ukelele. Ese es un instrumento que se conoce en todo el mundo y se utiliza en muchas grabaciones», explica.

Dice que, cada vez, el timple es más conocido fuera. «Germán López, por ejemplo, toca mucho en el extranjero. Gusta mucho la sonoridad y llama mucho la atención el rasgueo con la mano derecha, los arpegios y la afinación. Existen más complejos aquí con respecto al timple que fuera, porque allí, cuando lo escuchan, lo disfrutan mucho», asegura el joven músico, que confía en que esta gira sea un punto de inflexión en su carrera.