«Vivir solo de la música es muy difícil»

20/06/2020

El tenor lanzaroteño Pancho Corujo participa con un repertorio que califica como «esperanzador» en el concierto solidario y online denominado #QueNadieSeQuedeFuera, que se puede seguir mañana, a partir de las 18.30 horas, en el Facebook Live de la ONG Plan Internacional, que lucha para combatir los efectos sociales de la pandemia del coronavirus.

ETIQUETAS:

«Participo porque me llamaron desde la oficina de Carolina Bellver. Estas colaboraciones son fundamentales, porque hacen que me sienta bien conmigo mismo y con los demás, gracias a su carácter solidario», apunta el cantante canario desde Lanzarote, tras pasar el confinamiento en su casa de Alcalá de Henares.

Corujo se ha decantado por un repertorio «ameno, agradable y con cierto nivel», que está marcado por una música «esperanzadora», ya que tiene claro que la tristeza y la introspección conviene dejarlas para más adelante, cuando mejore la situación sanitaria, económica y social generada por la Covid-19.

«Habrá un poco de todo. Desde una Mattinata de Leon Cavallo, hasta el tema que el propio Borja Mariño acaba de componer, que se titula Canción de amor para una dama de Rialto, o una canción de Carlos Guastavino, entre otras», avanza.

Este compromiso artístico y solidario en favor de Plan Internacional, una organización independiente comprometida con los derechos de la infancia y la igualdad de las niñas y que lucha por un mundo sin roles de género tradicionales donde puedan aprender, liderar, decidir y prosperar desde 1937, reconoce que también ha sido un incentivo para poner en marcha ciertas rutinas en pleno parón total de la actividad cultural por la pandemia.

«Llevo dos años sin parar, con mucho trabajo y casi sin tiempo libre. Por eso, al principio me tomé el confinamiento con mucha filosofía. Tuve picos y valles, como todo el mundo. Los cantantes profesionales tenemos una vida poco rutinaria, con muchos viajes constantes. Por eso, el cambio costó bastante. Pero conciertos como éste me ayudan a ponerme una meta, a ensayar en casa y trabajar con el pianista para un objetivo concreto y cercano», subraya el tenor conejero.

Reconoce que tras el concierto de mañana le espera un panorama profesional a corto y medio plazo difícil y marcado por la incertidumbre. «Las actuaciones se han aplazado o cancelado. Quedan algunas pendientes, que son para final de año, que aún no se sabe si se van a celebrar o no. Todo el sector cultural está a la espera», explica quien formaba parte de una producción de La Bohème en Pamplona cuando se decretó el estado de alarma en la segunda semana de marzo.

Pancho Corujo aprovechó también el parón para reflexionar sobre su carrera profesional y ha sacado una conclusión muy clara. «Se ha evidenciado lo vulnerables que somos los que nos dedicamos profesionalmente a la música y con una carrera que se desarrolla a nivel internacional. Todos los que nos dedicamos a la música tenemos cierta conciencia de supervivientes. Desde el que canta en un bar hasta el que lo hace en el Carnegie Hall. Sabemos que vivir solo de la música es muy difícil. Ahora muchos los están pasando mal, como sucede con los que no van a poder actuar en las fiestas del verano en las islas, los que actúan en los hoteles y los técnicos. Pasan inadvertidos pero hay que tenerlos en cuenta e intentar ayudarlos todo lo que sea posible», subraya el comprometido tenor.

Corujo defiende que la música clásica y el folclore deben alejarse de las tecnologías para mantener viva «su esencia y su valor único». Por ello, afronta el concierto online de mañana como si estuviera en un escenario con público. Entre los participantes figuran: Mariana Gurkova y Daniel del Pino (piano), Mariana Todorova (violín), María Parra (piano), Elena Mikhailova (violín), Ángel G. Jermann (violoncello) y Pilar Rius Fortea (guitarra).