«No dejemos de ser humanos y no nos convirtamos en maquinitas»

29/01/2020

El director de orquesta español Juanjo Mena, Premio Nacional de Música 2016 en la modalidad de interpretación, reivindicó ayer como «enseñanzas fundamentales la educación musical y las asignaturas humanísticas, prácticamente desaparecidas en las escuelas».

«No dejemos de ser humanos y no nos volvamos maquinitas. Yo estoy aquí porque cuando tenía siete años un señor pasó una flauta por mi colegio, yo acerté aquellas notas, y me dijo que si quería cantar en un coro», dijo Mena en la mañana de ayer, antes de ponerse por la noche al frente de la Orquesta Sinfónica Nacional Danesa, en el Auditorio Alfredo Kraus, dentro del 36º Festival de Música de Canarias.

El director del certamen, Jorge Perdigón, celebró que Mena se estrenara con un programa doble en el que interpretarán obras de Gade, Nielsen y Schubert con las intervenciones del músico británico Mark Simpson –anoche– y el chelista francés Jean-Guihen Queyras –esta noche, de nuevo a partir de las 20.00 horas–.

Antes de participar en un encuentro con alumnos del Conservatorio Superior de Música de Canarias, Mena avanzó que tratará de trasladar a estos estudiantes «consejos o invitaciones».

«Creo que la dirección es muy difícil de enseñar, porque necesita de un proceso muy largo en la vida. Yo ahora empiezo a entender de qué va esto, pero es algo que no termina de aprenderse nunca», aseguró.

Explicó que los encuentros con jóvenes directores «permiten intercambiar con ellos lo que ha pasado en el ensayo, que es lo interesante: por qué de repente el ritmo ha cambiado o por qué la orquesta estaba más feliz», es decir, conocer «cuáles han sido los elementos vitales con la orquesta» porque «dirigir es intercambiar energía con el grupo que tienes delante».

Sobre los cuatro conciertos que dirigirá en Gran Canaria y Tenerife hasta el próximo viernes, Mena aseguró que su incursión en este festival se produce de la mano de una orquesta con la que tiene una «relación intensa», porque no concibe hacerlo con una que se dirija «por primera o segunda vez».

Además, resaltó que ambas partes han trabajado con anterioridad parte del programa que presentarán en Canarias, concretamente la Novena de Schubert, que han recuperado y mejorado para esta ocasión y que forma parte de un repertorio en el que la orquesta está especializada, fundamentalmente en lo que concierne a las obras de Nielsen.

Mena aludió al programa de esta noche, que la orquesta danesa cerrará con la Sinfonía Número 4 de Carl Nielsen, uno de los compositores más reconocidos de ese país. La definió como una pieza «imponente y muy especial». «El lenguaje de Nielsen siempre es algo que sorprende, porque no es habitual ni se puede englobar muy bien en ningún sitio concreto del estilo orquestal. Siempre hay ideas que pueden parecer extrañas, porque son muy novedosas, ricas e interesantes a la vez», subrayó.

El director español comentó que el programa de anoche contaba con «el concierto para clarinete y orquesta más difícil» de interpretar, del mismo compositor danés y a cargo del solista Mark Simpson.

El director vitoriano destacó que para los clarinetistas la ejecución de este concierto «supone estar en el límite de las posibilidades y del control de un instrumento», de ahí que esta pieza resulte «muy atractiva».