«Lo que me define es que me gusta cantar y dar el corazón»

20/06/2019

La cantante cubana Ivette Cepeda protagoniza mañana, a partir de las 21.00 horas, junto a Olga Cerpa y Mestisay, el concierto Una noche de trova, en la plaza de Santa Ana de la capital grancanaria. En el mismo, que se enmarca dentro de las Fiestas Fundaciones, repasarán temas clave del repertorio caribeño como homenaje a los 500 años de la ciudad de La Habana.

ETIQUETAS:

— ¿Qué presenciará el público que acuda al concierto suyo con Olga Cerpa y Mestisay?

— El público de nuestro concierto asistirá, como ha dicho Olga, a un encuentro a quemarropa con la trova cubana. Se han escogido temas de la trova cubana: la tradicional, la nueva y la novísima. Hemos atendido a lo mejor de la música cubana en los últimos cien años, teniendo en cuenta que estamos homenajeando a La Habana, a la inspiración que ha despertado esta ciudad en los distintos autores desde un siglo atrás hasta ahora. Esperamos que el público esté contento porque es un encuentro lleno de energía y frases hermosas para recordar y agasajar una ciudad tan bonita como La Habana.

— ¿Cómo surgió este proyecto?

— La señora Olga Cerpa me extendió hace unos tres o cuatro meses una invitación para grabar un tema con ella en los estudios de la EGREM, como cierre de su producción Vereda Tropical. Desde que nos vimos, tuvimos una tremenda química, humanamente hablando. Me inspiró gran confianza. La canción que me invitó a compartir con ella es una especie de tradición en mi familia y eso me hizo sentir muy cómoda. Además, me conmovió la sinceridad que viene de sus ojos, de su sonrisa. Es una persona muy práctica, sincera, cariñosa. Esos detalles que vi en ella me llevaron a dar un sí a su propuesta y antes de grabar ya estábamos cantando la canción. Fue maravilloso. Una vez terminado el proceso, yo le comenté de mis hermanas, que viven en Las Palmas de Gran Canaria, de los amigos que tengo allá. Ella me habló de la posibilidad de organizar un evento y de que yo me sumara a esa iniciativa. Podrás imaginar mi alegría cuando un mes después me confirmaron la noticia de que estaba invitada a estos conciertos y a compartir escenario con ella. Olga mereció el Premio al Mejor Disco Internacional en la reciente edición del Festival Cubadisco 2019. El público cubano ha quedado prendado de su música y yo me siento muy feliz de formar parte de este evento cultural que ha sido Vereda Tropical, en el cual participaron muchos jóvenes estudiantes de las escuelas de arte cubanas y músicos prestigiosos. Verme ahí y, sobre todo, verme de la mano de una isleña cabal, orgullosa de su nación, me hace ir a cantarles con los ojos cerrados.

— ¿Cómo se condensa en un concierto los 500 años de La Habana?

— Es muy difícil contar 500 años de una ciudad como La Habana, con tantos emigrantes, con tanta vida... Creo que Olga y su equipo de producción –y nosotros por esta parte– hemos hecho una selección de temas impactante, temas que cuentan el devenir de esta ciudad a través de lo que han dicho sus trovadores en los balcones, en los parques, en los teatros, hoy día en los discos. Algunos muestran una Habana esplendorosa, otros una Habana dolida y sufrida, un poco envejecida y otros a una Habana que renace, que está llamada a ser un patrimonio vivo de la humanidad por todo lo que representa ella, sus muros, su gente, su historia, su cultura. Todo eso reflejaremos, de una manera muy especial, muy linda.

— ¿Fue difícil conectar su voz y su arte con el de Olga Cerpa?

— Para nada ha sido difícil contactar con Olga. Es una persona, como te decía, muy práctica, muy sencilla, muy cálida, muy sincera. Uno avanza con gran seguridad a su lado, no hay nada oculto, no hay dejadez, todo está previsto por un equipo de producción magnífico. Los felicito porque estos conciertos se han preparado en poco tiempo y ha sido maravilloso. Quiero extender una felicitación a Manuel González, su productor, músico y amigo, que ha hecho un trabajo encomiable con los arreglos y la organización del evento. Olga ha seguido de cerca, durante mucho tiempo, la música cubana. No viene a improvisar, es una cultivadora de muchos géneros de esta cultura. Ha sido fácil para mí integrarme, ojalá el resultado se vea allí. Creo que he aprendido a disfrutar de la música isleña, porque me ha llevado a disfrutar de lo que ahí hacen. Ya me veo montando muchas canciones de Mestisay, porque son pegajosas, lindas y tienen ese sabor a isla que tanto busco yo también.

— ¿Cómo se define Ivette Cepeda como artista?

— Me resulta difícil definirme como artista. Creo que soy una voz de mi pueblo, de mi tiempo. Me gusta la música con un mensaje contundente, que incida en el mejoramiento humano y el de la sociedad. Me siento vinculada a muchos géneros, sobre todo, cubanos. Me gusta cantar y dar el corazón, eso sí que me define.

— En su patria, usted es una estrella, pero en España no es muy conocida. ¿Este concierto podrá revertir esa situación?

— En Cuba, después de 25 años de trabajo fuerte, somos bastante conocidos. Doy gracias a Dios por eso. Sin embargo, siento que soy una persona muy poco conocida en España. Quizás la mayoría de las personas de allá que me conocen es porque vinieron a Cuba o son cubanos que viven allá, pero me pongo en manos de Dios. Así como uno escucha a ciertos artistas que se quedan en el corazón, mi mayor deseo es quedarme en el corazón de la gente. Haré todo lo posible para que cada frase, cada momento, cada canción que pueda compartir con el pueblo canario me haga quedarme en sus corazones, porque sí estoy segura de algo: ustedes se quedarán en el mío.

— ¿Es su primera actuación en el archipiélago canario?

— Esta es mi primera actuación en Canarias y quiera Dios que sea la primera de muchísimas.

—¿Con qué estilo musical se siente más cómoda?

— Me siento muy cómoda cantando lo que llaman canción de autor, la canción con poesía, con llegada, que penetra, confronta, levanta... tengo mucho compromiso con esa canción, la que da esperanzas. Ese es el tipo de canción donde me siento plena.

— ¿Qué nos puede decir de la situación política y social cubana?

— Creo que Cuba tiene un contexto político y social muy interesante, tiempo de análisis profundo, tiempo de toma de decisiones... de decidir ser una nación suficiente como para construir nuestra propia economía. Están buscando las vías que hagan de esos sueños una realidad. Hay mucha gente preparada y hay mucha necesidad de salir adelante. El problema económico lo tenemos a resolver. ¿Cuánto nos costará? ¿La Vida? Pues vale la pena, para que quienes nos sigan reciban una nación verdaderamente solvente. Creo que ese es el reto actual de todas las naciones. En lo personal, me gustaría que el legado espiritual fuera también contundente y pudiéramos ser un país espiritualmente limpio, alejado del odio, de la ira, la soberbia, de las mentiras, la corrupción y todos los males que han convertido al hombre en un esclavo de su propia vida. Ruego a Dios siga extendiendo su misericordia y nos de tiempo de rectificar y nos prospere. Los artistas tenemos mucho que ver con ese saneamiento... me he enfocado en eso y ahí está nuestro mayor esfuerzo hoy día.