Borrar
La soprano tinerfeña Carmen Acosta. C7
Carmen Acosta: «Cuando canto devuelvo lo aprendido desde una dimensión madura y serena»

Carmen Acosta: «Cuando canto devuelvo lo aprendido desde una dimensión madura y serena»

La soprano afronta 'Mahler Universal' este jueves, en el Auditorio Alfredo Kraus, junto a un ensemble de la Orquesta Sinfónica del Atlántico

Francesc Zanetti

Las Palmas de Gran Canaria

Martes, 2 de abril 2024, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La soprano tinerfeña Carmen Acosta protagoniza este jueves, día 4 de abril, el concierto 'Mahler Universal', que tendrá lugar, a las 20.00 horas, en la Sala de Cámara del Auditorio Alfredo Kraus de la capital grancanaria, en el marco de la iniciativa 'Sinfónicos en Miniatura'. Bajo la dirección de Isabel Costes, la cantante canaria interpretará dos obras, 'Vier lieder' de Alma Mahler y la 'Cuarta Sinfonía en sol M' de Gustav Mahler, dos piezas que suponen, a su juicio, «un desafío por la intensidad emocional de las mismas y por la complejidad armónica de sus respectivos estilos, llenos de cromatismos y disonancias que, tanto en la música del genial compositor como en la de su mujer, son los fundamentos de sus particulares maneras de concebir sus músicas».

«En este programa me es difícil elegir algo. En cada 'lied' de alma Mahler o en este último movimiento de la 'Cuarta' de Mahler se percibe una música de una gran belleza y cantar la 'Cuarta' de Mahler para cualquier soprano es un gran privilegio y una bendición», asegura.

Acosta, que canta regularmente en los más importantes teatros de ópera españoles y alemanes, entre ellos el Teatro de La Zarzuela de Madrid, el Teatro de la Opera de Halle, Städtische Bühnen Münster, el Konzerthaus de Berlín, el Victoria Hall de Ginebra, el Auditorio de la Chaux de fonds en Suiza o el propio Teatro Perez Galdós, no tiene antecedentes familiares en el campo de la lírica, «aunque recuerdo siempre a mi abuela tarareando zarzuela en casa, fragmentos de 'La Verbena de la Paloma'. Cantaba donde podía, en el colegio, en el coro de la iglesia. no me daba vergüenza cantar», recuerda.

La soprano, que perfeccionó sus estudios de canto en Londres con Peter Harrison en la Guildhall School y de arte dramático con Delia Lindon en la Royal Academy, así como en Milán con Sara Sforni Corti, terminaría por licenciarse en el Conservatorio del Liceo de Barcelona. Confiesa que su carrera le ha exigido muchos sacrificios, y que ahora se encuentra en un momento dulce que le permite elegir los repertorios que le motivan. «Disfruto de cada trabajo y devuelvo en cada interpretación todo lo que he aprendido y toda la experiencia desde una dimensión madura y serena», dice.

La insularidad

Indudablemente opina que la insularidad determina el grado de progresión académica y proyección de los artistas canarios que desean dedicarse profesionalmente a la lírica. «Las islas, por nuestro clima, por la manera que tenemos de hablar, por la sensibilidad que tenemos los canarios, cuenta ahora con un elenco maravilloso de cantantes líricos. Nunca había habido tantos y tan buenos cantantes: Davinia Rodríguez, Celso Albelo, Nancy Fabiola, Yolanda Auyanet, Raquel Lojendio... hay un montón de gente destacando por ahí en todas las óperas del mundo», añade Acosta, quien confiesa admirar a Edita Gruberova y a Joan Sutherland.

«Soy una soprano de coloratura y ellas eran unas maestras en ese estilo. También siempre he admirado a la soprano española Pilar Lorengar», añade.

Carmen Acosta estima que el público no debería perderse este concierto que afronta un ensemble de la Orquesta Sinfónica del Atlántico, porque la música «es de una calidad excepcional y de una belleza indiscutible». «Todo dirigido por la maestra Isabel Costes a la que admiro mucho, en un formato que se adapta para ser programado en diferentes tipos de auditorios. Sinfónicos en Miniatura es un formato practico y cercano que propicia que la música sea también más fácil de entender», añade.

La soprano cree que «la técnica es el recurso principal para un cantante con el que podrá garantizarse una carrera duradera».

Algunas cantantes, como Acosta, señalan que necesitan el miedo para sentirse imperfectas y estar siempre alertas, lo que les proporciona una energía vital que también las alimenta. «Un poco de miedo siempre existe y yo creo que es necesario para estar alerta y para que la adrenalina nos ayude a superar las dificultades de las piezas. Cuando estoy demasiado relajada suelo despistarme más», subraya la tinerfeña, quien avanza que «cuando era más joven mi relación con la voz era más de amor-odio, aunque ahora puedo decir que mantengo con ella una relación cordial».

A otra dimensión

La cantante, que en los últimos años ha hecho mucha música contemporánea y admite que va a seguir involucrándose y comprometiéndose con la ópera contemporánea y en la música que se está escribiendo en la actualidad, compagina esta actividad con los clásicos que ya forman parte de su repertorio.

Para Carmen Acosta, «la música nos eleva, nos traslada a otra dimensión, hace que olvidemos nuestras angustias y nuestros problemas y es necesaria para conectar con nuestra parte más espiritual e interior».

No se cierra a escuchar y disfrutar de otros estilos. «Habitualmente escucha la música más variopinta, desde boleros a salsa, pasando por el jazz», apunta. Estancarse en la comodidad no entra en sus planes. «Siempre necesito retos nuevos e ir evolucionando en repertorios distintos», concluye la soprano, que ha interpretado a las grandes del belcanto de óperas de Rossini, Donizetti, Mozart, Haendel, Meyerbeer, Massenet, Poulenc, Miguel Ortega o Barbieri, entre otros.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios