La actriz Elena Anaya posa durante el pase gráfico de la película 'Jaula'. / Efe

Elena Anaya | Actriz

«Los monstruos más terroríficos son los que están en nuestras mentes»

Elena Anaya protagoniza 'Jaula', un sobrecogedor viaje hacia la luz desde lo más oscuro y en clave de 'thriller' con el que debuta Ignacio Tatay

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCI Madrid

«No me gusta el cine de terror. Soy muy miedosa y he abandonado muchas pelis antes del final», confiesa Elena Anaya (Palencia, 47 años). Pero la actriz no dudó en buscar al cineasta novel Ignacio Tatay cuando leyó el guion de 'Jaula', un intenso y sobrecogedor 'thriller' terrorífico que «viaja de la oscuridad hacia a luz».

Este viernes se estrena esta película sin monstruos que muestra atroces monstruosidades humanas. «Los monstruos más terroríficos no son esos peludos y babeantes, son los que tenemos en nuestras mentes», coinciden el director y la actriz que, pandemia mediante, pasó de rodar con Woody Allen a ponerse a las órdenes de Tatay.

«'Jaula' me sedujo en cuando leí el guion. No me lo pensé mucho. Hablé con Ignacio y hubo un flechazo», explica Anaya, que pasó de trabajar en 'Rifkin's Festival' con un gigante del cine de 90 años como Allen, con casi cien películas en su haber, a hacerlo con un debutante. «Los actores no somos nadie si no nos dirigen», dice la actriz, que debutó con Fernando León en 'Familia' (1996).

Ansia maternal

«Supe que sería un viaje complejo, complicado, pero muy apetecible como actriz», dice la intérprete del exigente personaje de Paula, una mujer que ansía ser madre, que lleva años intentando conseguir el sueño de tener un hijo y que ha devuelto a Anaya a la gran pantalla. «De cada personaje me quedo con algo. De este, con el coraje, la empatía y la necesidad de hacer lo que haga falta para proteger, cuidar y llevar hacia la luz a un ser desprotegido, muy frágil y que padece mucho dolor», explica.

Habla de Clara, un niña que encarna la británica Eva Tennear, obsesionada con los monstruos y convencida de que si sale de un cuadro de tiza pintado en el suelo sufrirá algún mal. La cría es un portento interpretativo del que Anaya y todo el equipo reconoce «haber aprendido mucho». «He conocido a actores con muchísima experiencia que no tenían la profundidad de Eva», dice el director. «Trabajamos juntas para proteger su vulnerabilidad, con ejercicios para llegar a estados emocionales que le permitieran contar el personaje y fue intenso. Ella no hablaba español, así que hubo una jaula más, que era el lenguaje», apunta Anaya.

Tras treinta años de carrera, la ganadora de un premio Goya en 2011 por 'La piel que habito', «otra peli de terror», dice que ha aprendido «al fin» a distanciarse del personaje y a dejarlo en el set o el escenario cuando regresa a casa. Algo especialmente necesario en esta película en la que afronta situaciones horribles y se enfrenta a asesinos, secuestradores y maltratadores de niños. «Esta historia habla del horror absoluto, el que puede haber dentro de un monstruo humano. Y así son los monstruos de verdad, los que sí existen», plantea.

Anaya es madre y asegura que serlo ha resultado «crucial» para componer el personaje. «Ser madre te convierte en otra persona, te da otra perspectiva de la vida y del amor que nada ni nadie te puede trasmitir», asegura. «No podría haber hecho el personaje con diez años menos. Abordarlo en este momento de mi vida ha sido fundamental. Conozco el desgaste, el dolor, la frustración y la necesidad de quienes quieren ser madres», asegura.

Empatía

La película habla de jaulas psicológicas y reales. «La que más me asusta y me incita a quedarme en un cuadro de tiza, como Clara, es la falta de empatía de las personas. Me da pavor que tanta gente solo piense en sí misma sin entender que nos necesitamos los unos a los otros en un planeta que no se puede reinventar, ni escanear, ni desdoblar», dice la actriz.

Anaya, que se confiesa «especialmente orgullosa de 'Jaula'», tiene pendientes dos estrenos, 'Fatum' película de otro cineasta novel, Juan Galiñanes, en la que interpreta a una comisaria de policía, y 'Mentiras pasajeras', una comedia producida por El Deseo para televisión.

Rodar 'Jaula', ambientada en una zona fronteriza con Francia, fue posible gracias a Álex de la Iglesia y Carolina Bang, que asumieron la producción con su sello de terror Pokeepsie. «Les envié el guion un miércoles por la tarde y a la mañana siguiente me llamó Carolina para decirme que lo producirían y que Álex decidió tras leerlo de un tirón», se ufana Tatay.

El rodaje sufrió un parón de muchos meses por el confinamiento, lo que obligó a un sobreesfuerzo a los actores para rodar en pleno verano escenas invernales. El reparto lo completan Carlos Santos, Eva Llorach, Esther Aebo, Eloy Azorín y Pablo Molinero.