Borrar
La escritora Mercedes Rosende, durante su participación en Aridane Criminal, en Los Llanos de Aridane. JONATAN RODRÍGUEZ
La «burla cariñosa al género negro» de Mercedes Rosende visita Los Llanos de Aridane

La «burla cariñosa al género negro» de Mercedes Rosende visita Los Llanos de Aridane

La escritora uruguaya participa en 'Aridane Criminal' tras el éxito de 'Mujer equivocada' y con 'Lágrimas de cocodrilo' recién publicada

Victoriano Suárez Álamo

Las Palmas de Gran Canaria

Sábado, 20 de enero 2024, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«Hola, Úrsula, bienvenida al mundo de los gordos, donde todos los espejos te dan malas noticias». Así arranca 'Mujer equivocada' (Alrevés), novela que ha consolidado a la escritora uruguaya que reside en Galicia, Mercedes Rosende, dentro del panorama literario internacional. Una autora que participa en la cuarta edición del Encuentro de Novela negra y policiaca Aridane Criminal, en la localidad palmera de Los Llanos de Aridane, donde la escritora ha llegado también con la segunda entrega de la misma saga, 'Lágrimas de cocodrilo', recién aterrizada en las librerías de nuevo con la editorial Alrevés.

Esta saga de novelas se puede enmarcar dentro del género negro. Pero también se puede circunscribir a otras etiquetas. «Es una especie de burla cariñosa a la novela negra. Como una broma cercana al género. No me considero una escritora clásica del género negro. Hago otra cosa que tiene mucho más que ver con el humor, la ironía y a veces con un cierto cinismo de los personajes», confiesa por teléfono desde Los Llanos.

Úrsula es el punto neurálgico de 'Mujer equivocada'. «En este caso es una mujer que no es policía ni investigadora. Es una mujer común y corriente, aunque no lo es tan corriente, que se va involucrando en el crimen sin quererlo, absolutamente de casualidad. No tengo un personaje típico y clásico del género negro. Tampoco la trama se centra en el crimen, lo hace más en otras cosas relacionadas con Úrsula, que tiene una vida que no la satisface», subraya la escritora.

El núcleo

En esta ficción en la que la protagonista se ve involucrada en la resolución de un secuestro fruto de una llamada telefónica errónea, la autora aborda una cuestión que, asegura, emergía constantemente cada vez que se sentaba a escribir. «Me di cuenta, antes de empezar, que tenía temas recurrentes en lo que escribía y que tenían que ver con la percepción del cuerpo de la mujer. Quería hablar del problema que tenemos durante toda la vida, de esa imposición estética social de que tenemos que ser siempre bellas, delgadas y jóvenes. Tres atributos que debemos sostener durante toda la vida, algo que es imposible, porque la vejez y las enfermedades son circunstancias que nos acechan todo el tiempo. Vi que era un tema que siempre me había preocupado y afloraba en mi literatura. Pero no quería hacer un panfleto feminista. Que fuera una novela divertida en la que trasladaba mi preocupación sobre la presión social sobre la mujer y su cuerpo. El personaje me llevó por un largo proceso y una vez que lo tuve, empecé a imaginar cuál sería la trama», desvela la ganadora del premio LiBeraturpreis 2019, que otorga Litprom de Frankfurt.

La gordofobia sobrevuela por las páginas de la novela, aunque Mercedes Rosende no la menciona en ningún momento. «La gordofobia no se nombra en la novela porque Úrsula es una mujer que se autopercibe muy gorda. Está pasada de kilos, pero no es tan gorda como ella se ve. Ahí está la distancia que nos pasa a las mujeres y ahora también a los hombres y que consiste en que nos percibimos peores de lo que somos, porque tenemos esa constante exigencia de entrar en ropa pequeña, de tener siempre el físico que sale en las revistas y la televisión», aclara. «Quería que fuera contada en primera persona por Úrsula y que su voz fuera con mucho humor. Ella está realmente agobiada, presionada y frustrada, pero no se toma en serio a sí misma y se ríe de ella misma. Me parecía un buen vehículo para abordar la gordofobia», añade.

El personaje de Germán

Germán, uno de los dos secuestradores tiene también mucho peso en 'Mujer equivocada'. Rosende lo explica: «Por necesidad, por circunstancias de su vida y concretamente por frustraciones, se involucra en algo que no quiere hacer. Ni es un criminal ni es un secuestrador, pero por 'h' o por 'b' se ve involucrado en un secuestro que lleva adelante de una forma estrepitosamente fracasada. Se convierte en una parodia, porque no sabe cómo sacarlo adelante. Me encantaba el desafío de mostrar la psicología de alguien que se mete en un secuestro en el que sale todo mal. Lo suyo es un disparate y es la forma que tengo de reírme del género: mostrando a delincuentes totales improvisados», reitera esta participante en una cuarta edición de Aridane Criminal que hoy concluye.

Mercedes Rosende, en Aridane Criminal.
Mercedes Rosende, en Aridane Criminal. Jonatan Rodríguez

Este festival tuvo como director en las tres primeras ediciones al escritor grancanario Alexis Ravelo, fallecido el 30 de enero de 2023. «Conocí a Alexis y me cayó estupendamente bien, porque compartimos varios días en el festival Córdoba Mata, que se hace en la provincia argentina de Córdoba. Tiene una filosofía muy particular que creo que le ayudó a definir Aridane Criminal. Son bastantes días en los que compartimos comidas y actividades y una vez que acaba, los escritores nos fuimos a la Sierra, a un lugar muy bonito, para compartir dos días juntos, sin trabajar. Después me lo crucé en otros festivales y siempre fue encantador. Me regaló 'La estrategia del pequinés', que me gustó muchísimo», rememora con admiración.

Estreno tardío

Mercedes Rosende llegó bastante tarde a la escritura de forma profesional y reconoce que el éxito cosechado desde su primera novela fue una sorpresa. «La primera novela la publico casi con 51 años. Honestamente, empecé a escribir porque me gustaba. Pero antes no había tenido tiempo y a medida que se acercaba mi jubilación, iba teniendo más disponible. Mis hijos estaban grandes y mi trabajo ya no requería tanto tiempo. Empecé a escribir para mí y para mis amigos y fue una sorpresa ganar un premio con mi primera novela y que fuera publicada por una editorial importante», explica.

Pero el punto de inflexión vino con 'Mujer equivocada'. «Un día me llamaron para decirme que sus derechos se habían vendido en Alemania. Tanto esa novela como las demás de la saga tuvieron bastante éxito. Ni siquiera había soñado que lo que escribía trascendiera de las fronteras de Uruguay», explica.

Acaba de editarse en España 'Lágrimas de cocodrilo', la segunda entrega de esta saga de cuatro que arranca con Germán, que ya aparecía en la primera, saliendo de la cárcel con el encargo de asaltar un cambión blindado. «Es muy diferente. La saga son cuatro libros y busco que cada uno sea diferente al anterior y que el lector encuentre una literatura distinta y se sorprenda además de entretenerse», avanza desde el festival palmero que dirige Eduardo García Rojas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios