El historiador Antón Pombo, una de las personas retratadas en 'Las estrellas del Camino'.

140 kilómetros de arte urbano

Una exposición de Mon Devane recorre las últimas siete etapas del Camino de Santiago en homenaje a quienes mantienen vivo el espíritu de la ruta jacobea

Iker Cortés
IKER CORTÉS Madrid

¿Qué tienen en común una repostera, un lutier, una escritora, un historiador, un artesano, una canadiense enamorada del Camino de Santiago o un apicultor? A todos ellos los ha inmortalizado el artista urbano Mon Devane (Orense, 1985) en 'Las estrellas del Camino', la exposición artística más extensa del mundo. Y es que los siete murales de enorme tamaño que acoge la muestra toman forma en otras tantas fachadas, a lo largo de los 140 kilómetros que discurren entre las siete últimas etapas del Camino de Santiago en su vertiente francesa.

La iniciativa partió de Estrella Galicia debido a que 2021 es Año Xacobeo. La marca cervecera quería rendir un homenaje al paisanaje de la ruta, a aquellas personas que desde hace años han mantenido vivo su espíritu, acompañando en su recorrido a los peregrinos. «Hemos intentado que cada mural coincida con un final de etapa, que son los sitios más importantes del Camino. En cada uno de ellos retratamos a un personaje relacionado con esa misma etapa. Buscamos a alguien con un perfil atractivo y que contara una historia que tuviera un especial vínculo con la ruta», explica el artista gallego.

De momento, ya ha completado seis de los siete murales que jalonan el recorrido en una muestra que comienza en la etapa que va de O Cebreiro a Triacastela y que continúa ininterrumpidamente hasta llegar a Santiago, pasando por Sarria, Portomarín, Melide, Arzúa y O Pino.

No ha sido fácil. «Hemos estado prácticamente un año con ello», cuenta. No es para menos. A la selección de las personas y de los simbólicos espacios en los que el creador plasmaría las obras en ese azul verdoso tan llamativo, hubo que sumar los necesarios permisos de Patrimonio y la aprobación de la Xunta. «Hubo muchísima fase previa de trabajo y también había que elaborar la producción audiovisual de la historia de cada personaje, que se ha subido a la web de Estrella Galicia», describe quien tarda de 4 a 6 días en tener listo cada mural. La pandemia, claro, lo retrasó todo. «Yo estuve trabajando con confinamiento perimetral. Luego el invierno que tuvimos este año fue especialmente lluvioso y hubo heladas... De locos», dice entre risas.

Mon Devane se encuentra trabajando ahora en el último de los murales, en Santiago de Compostela, pero ya está notando la repercusión de la muestra. «Es un tirón impresionante, tanto en redes sociales como a nivel personal. La gente está supercontenta y yo también. Es como alcanzar una etapa, consolidar tu carrera», afirma. Hace además hincapié en que se trata de una exposición personal: «No deja de ser una muestra en la que tu aportas tu visión y tu interpretación de las imágenes. Hay un hilo conductor en cuanto a color, forma e historia».

Considera Devane que el arte urbano es la corriente artística «más presente en la actualidad». «Ya se ha convertido casi en un reclamo turístico y es algo que ha venido para quedarse».