El director tinerfeño Juan José Afonso lleva las riendas de la versión escénica de 'Comedia sexual de una noche de verano'. / C7

Juan José Afonso: «El teatro enfrenta al hombre a su propia imagen, pasado, presente y futuro»

El tinerfeño dirige 'Comedia sexual de una noche de verano', la versión teatral del primer Woody Allen que se lleva a la escena en Canarias

FRANCESC ZANETTI Las Palmas de Gran Canaria

El director de escena y productor tinerfeño Juan José Afonso se pone al frente de la versión teatral del filme que Woody Allen dirigiera en 1982, 'Comedia sexual de una noche de verano', que llega los días 14 y 15 de enero al teatro Pérez Galdós de la capital grancanaria.

Con texto de la dramaturga cordobesa Triana Lorite, el montaje que produce Acelera y la distribuidora nacional Seda, será el primer Allen de la historia que registre la escena en Canarias. El también responsable del Festival Internacional Canarias Artes Escénicas (CAE), que ha dirigido a actores de la talla de Luisa Martín, José Sancho, Pepe Viyuela, Joaquín Kremel o José Sacristán, entre otros, asegura que la mencionada pieza de una hora y media de duración posee «todos los ingredientes que maneja la dramaturgia shakesperiana, esos valores universales alrededor del amor, la existencia, la decadencia, el poder, etcétera, que otorgan a su propuesta un valor y una dimensión imperecederas».

«El público va a disfrutar mucho en esta obra que cuenta con un elenco y un trabajo actoral sorprendentes. La pieza tiene mucha credibilidad en el escenario y se trata de un texto muy bien escrito, tanto que Woody Allen llamó personalmente a la versionista -Triana Lorite- para felicitarla, algo que no suele ser muy habitual», destaca Afonso, que en sus más de treinta años de profesión en el ámbito de la escena ha ejercido también de productor de espectáculos como 'Copenhague' 'La Hipoteca', 'El invitado' o el musical 'Quisiera ser', sobre el Dúo Dinámico. Esa indiscutible trayectoria lo ha posicionado en el contexto de la escena española y le sigue proporcionando el alimento que sigue nutriendo su trabajo como director: «He comprobado que cuanto más disfruto con mi trabajo, más disfrutan también los espectadores viéndolo», dice.

'Comedia sexual de una noche de verano' es un montaje que «habla de amor formulando un retrato incisivo sobre las relaciones de pareja en las que, a partir de los conflictos matrimoniales, subyace también la inercia vital y las inseguridades, sentimientos íntimos a través de los que todos podemos sentirnos vergonzosamente, o no, reflejados. La obra es un canto también a la tolerancia y al desenmascaramiento de las verdaderas personalidades reprimidas». Por eso, según el director, «el teatro sigue manteniendo su crédito social, en tanto en cuanto enfrenta al hombre a su propia imagen, su pasado, presente y futuro».

«La versión teatral de Lorite es muy buena y redonda. Inspirado en 'Sueño de una noche de verano' de Shakespeare, que realizó más tarde Bergman, del que era un confeso admirador Woody Allen, posee mucha ternura y atrevimiento para la época en la que fue rodada la versión cinematográfica. Lejos de la ligereza presenta situaciones y personajes cuajados de ingenio sin renunciar a los arquetipos habituales del cineasta americano: las relaciones de amor y amistad, la infidelidad y ese humor único tan característico, tan cáustico y arrogante en ocasiones, deudor tanto del cine mudo clásico y sus sencillos y siempre efectivos gags, como de la ironía de altos vuelos intelectuales. Es un premio para mí», confiesa el director, que considera que «muchos de los filmes de Allen mantienen una estructura muy musculada en lo teatral». «Fue monologuista y algunas de sus obras se estrenaron en Broadway y posteriormente se llevaron a la gran pantalla. El teatro se encuentra en la base de muchas de sus producciones y por eso se han llevado con rotundo éxito a las tablas títulos como 'Sueños de un seductor', 'Si la cosa funciona', 'Misterioso asesinato en Manhattan', 'Adulterios', 'Maridos y mujeres' o 'Tócala otra vez, Sam', entre otras», añade.

«Sin embargo su desarrollo es muy cinematográfico por la agilidad que se produce entre sus escenas en lugares y ambientes muy diferentes, aunque aprovechando todo aquello que el teatro nos garantiza: la posibilidad de convencer al espectador de que un arroyo existe en el escenario cuando sólo existe en su imaginación. Para eso el teatro es mágico», advierte Afonso, que ha dividido el montaje en dos cuadros, uno que transcurre de noche y otro durante el día.

«La desaparición de Jordi Rebellón fue un impacto, la función se la debemos»

Juan José Afonso destaca el trabajo entregado e intenso que ha desarrollado desde hace meses con el elenco actoral, que sufrió un inoportuno revés el pasado mes de septiembre cuando falleció repentinamente el actor Jordi Rebellón que figuraba en el reparto para interpretar a Leopold. «La desaparición de Jordi supuso un impacto para la compañía, pero nos dotó también de una energía vital que nos sigue manteniendo, porque esta función se la debemos a él. Esta dirección es una de las mejores experiencias de mi vida», añade.

Así mismo quiere poner en valor que una productora canaria como Acelera haya impulsado este montaje: «Tiene un valor incuestionable cuando además están empeñados en exportar nuestro teatro a los escenarios de la península con sus exitosas propuestas como 'La gran depresión', que dirige Félix Sabroso o 'Cuento de Navidad' que dirige otro canario, Mingo Ruano».

«El de 'Comedia sexual de una noche de verano' se trata de un reparto coral y muy equilibrado», prosigue Afonso, que hace poco dirigió 'La sombra de Don Alonso', con texto de Antonio Tabares, 'Antimateria', de Carlos Atanes y 'Yo amo a Shirley Valentine', de Willy Russell.

«Soy un admirador de Woody Allen desde que vi 'Sueños de un seductor', 'Interiores' y 'Balas sobre Broadway', aunque no me declaro un gran cinéfilo», concluye.