José Luis Garci, este jueves, en la capital grancanaria. / JUAN CARLOS ALONSO

José Luis Garci: «Hay que reivindicar el formato, ver las películas en pantalla grande»

El oscarizado cineasta madrileño protagonizó este jueves una charla sobre Galdós en la Casa-Museo del escritor, en la capital grancanaria

VICTORIANO S. ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

José Luis Garci no se muestra melancólico cuando se le cuestiona sobre los caminos por los que transita en la actualidad el cine. Pero eso no impide que reivindique el disfrute que genera ver las producciones en su «formato original» y la experiencia comunitaria que se genera en una sala de proyección.

«La gente no habla del formato. Eso es lo que hay que reivindicar. La gente no ha visto de verdad 'Casablanca' o 'Lawrence de Arabia'. Las han visto por televisión, pero no en una pantalla gigantesca que hace que parezca que estás en ese mismo desierto. Por eso reivindico el formato original de las películas, que se proyectaban en aquellas sábanas santas enormes», subraya el cineasta antes de impartir este jueves una charla sobre Benito Pérez Galdós en la Casa-Museo del escritor, en la calle Cano de la capital grancanaria.

Destaca también que no es lo mismo ver una película solo en casa que rodeado de extraños. «No es lo mismo reírse solo en casa o llevarse un susto por la acción de la película que acompañado por cien personas o más en la misma sala. Esa comunión y esa actividad social se están perdiendo, porque la gente cada vez va menos al cine», lamenta.

Aclara que no quiere caer en el tópico de hablar de los viejos tiempos porque los actuales también son los suyos. «Los superhéroes que ahora se ven en las películas, como el Caballero Oscuro y todos esos, serán añorados en el mañana por los que hoy son unos chavales. Tendrán sus propias melancolías. El cine ha cambiado, porque prácticamente se ve todo en las casas. Estamos todos de arresto domiciliario viendo películas. Siendo un niño, recuerdo ver a la gente desde por la mañana haciendo cola para conseguir entradas para las sesiones de cine de las siete y las ocho de la tarde. Eso se ha perdido. El cine que se hace ahora es más perfecto, la fotografía es más real, los decorados son mucho mejores... siempre necesitaremos que nos cuenten historias», argumenta el responsable de la oscarizada 'Volver a empezar'.

Desde su punto de vista, el cine clásico acabará en los museos. «Al fin y al cabo, es el séptimo arte. Las películas de John Ford o Hitchcock acabarán en los museos junto a los cuadros de Vang Gogh o Velázquez. Los libros que los estudian a todos ellos estarán en esos mismos museos», vaticina.

Cuestionado sobre si volverá a ponerse detrás de una cámara, José Luis Garci se muestra cauto, aunque lo ve complejo. «Hace años que dije que no volvería a hacer cine. Por distintas cuestiones, incluidas las sentimentales, acabé dirigiendo 'El crack cero'. Me gustó mucho hacerla. Por eso no me atrevo a decir que no rodaré más. Pero es difícil que lo haga. No me veo acudiendo a Netflix u otra plataforma con un guion bajo el brazo para convencerlos», dice.

Lo que sí adelanta este creador de 77 años de edad es que en breve saldrán a la venta dos nuevos libros con su firma. Se trata de un volumen titulado 'El toque Lubitsch y otros roces' y de otro denominado 'Lo que el viento se llevó. Un recuerdo y un comentario'.

Este apasionado de Benito Pérez Galdós, que llevó a la pantalla 'El abuelo' (1998) y 'Sangre de mayo' (2008), una adaptación del Episodio Nacional titulado '19 de marzo y el 2 de mayo', se aventura a imaginar lo que habría sido para el escritor grancanario haber disfrutado del cine. «Si hubiera vivido más años y no hubiera perdido la vista, estoy seguro de que Galdós sería un enamorado del cine y que habría escrito guiones para cine. Algunas de sus novelas, como por ejemplo 'Marianela', son puro cine. Habría sido un gigante también en el cine», comenta el director de 'Asignatura pendiente' (1977).

En su casa no solo ve cine, escribe y lee, también da rienda suelta a otra de sus grandes pasiones frente a la pequeña pantalla. «Veo todo el fútbol que puedo, hasta la Segunda División. Veo hasta los partidos de Las Palmas. Echo de menos aquel equipo de Germán, Tonono y Guedes, que estuvo a punto de ganar una liga. Recuerdo el Estadio Insular, en el Paseo de Chil. Soy colchonero y también me alegro cuando gana el Madrid. Pero soy aficionado al fútbol. Cuando voy al campo no soy de los que gritan e insultan a los árbitros. Veo el fútbol porque me gusta, no lo veo para que gane un equipo concreto, porque entonces sufriría», confiesa.

José Luis Garci. / Juan Carlos alonso

«Benito Pérez Galdós es inabarcable, un universo en expansión»

José Luis Garci es pura admiración cuando comienza a hablar sobre el escritor grancanario Benito Pérez Galdós, hasta el punto de catalogarlo como una de las personas más brillantes de la historia de España y colocarlo a la altura de «Cervantes y Calderón de la Barca».

«Galdós es inabarcable, es un universo en expansión. Fue novelista, historiador, dramaturgo, pintor... uno de los grandes», apunta el cineasta y escritor. Lo compara también con el mítico futbolista Alfredo Di Stéfano, «porque podía hacer de todo, jugaba bien en el centro del campo, en ataque, era rápido, habilidoso y un gran rematador».

Considera que Pérez Galdós y el cine son «vasos comunicantes». «Son idóneos, porque es un escritor que crea una atmósfera muy clara. No solo crea personajes, sino que los rodea muy bien, describiendo sus casas, las tiendas donde compran, las calles, las plazas... crea un gran mosaico de gente, de actitudes y diálogos», apunta sobre un autor que comenzó a leer de joven.

«Para 'El abuelo' y 'Sangre de mayo' lo que intenté fue pensar cómo lo habría hecho el propio Galdós en la actualidad. Cómo habría adaptado al cine él mismo sus libros. Entonces, lo que hice fue sumergirme en el mundo galdosiano y a partir de ahí, el 30% de los diálogos y las situaciones no están en sus obras, aunque suenan perfectamente dentro», explica. Tiene claro que si el autor de 'Fortunata y Jacinta' estuviera vivo, escribiría un 'Episodio Nacional' a raíz de la pandemia de la covid-19, protagonizado por una familia.