Miguel Ángel Maciel, Guacimara Medina, Rafael Rodríguez y Nuhr Jojo junto al resto del elenco en la presentación de la obra. / alejandro quevedo/cuyás

'El jardín quemado' de Mayorga ve la luz en el escenario del Cuyás

El texto del afamado dramaturgo se estrena por primera vez en España, los próximos 13 y 14 de mayo, de la mano de la compañía 2RC

Carolina Alemán
CAROLINA ALEMÁN Las Palmas de Gran Canaria

'El jardín quemado', escrita en 1999 por uno de los dramaturgos más reconocidos de nuestro panorama teatral nacional, Juan Mayorga, se estrenará por primera vez en España, en mayo, en el Teatro Cuyás, bajo la dirección de Rafael Rodríguez, responsable de 2RC Teatro Compañía.

El estreno, que está previsto en el recinto del Cabildo los días13 y 14, a las 19.30 horas, cuyas entradas se encuentran ya a la venta, fue presentado esta mañana por la consejera insular de Cultura, Guacimara Medina, el director de la producción y montaje, Rafael Rodríguez y sus protagonistas Miguel Ángel Maciel y Nuhr Jojo.

Después del éxito cosechado por la compañía canaria la temporada pasada en varios escenarios de Madrid con una obra «de lo más realista» del mismo autor, ' Siete hombres buenos', esta compañía vuelve a elegir a Mayorga, de nuevo representando un montaje nunca antes visto por el público español sobre un gran escenario. «Este texto solo ha sido interpretado en lecturas dramatizadas y breves puestas escénicas, nunca como obra. Como obra solo se ha estrenado en Italia» añade el director grancanario Rafael Rodríguez, en el propio recinto insular.

'El jardín quemado', es una puesta teatral «entre el thriller y la poética», según Rodríguez, que transcurre a finales de los años 70, en plena transición a la democracia. «Esta obra fue escrita por Mayorga en un escenario complicado en España, después de una guerra, en dónde la mirada estaba puesta en los desaparecidos y el encuentro de fosas», añade Rodríguez. «Es la poética del pensamiento de Mayorga, que juega con la visión del pasado y la memoria», explica el director.

El punto de partida de la obra, según señala el director de la compañía, es la búsqueda incesante por parte de la protagonista de algunos militantes y combatientes de la guerra en un sanatorio durante los primeros años de la democracia.

Benet, una joven psiquiatra recién salida de la facultad, desembarca en una isla indeterminada para aplicar nuevos métodos terapéuticos y, sobre todo, para descubrir la verdad que esconde en su interior el centro de San Miguel (había sido una cárcel durante la dictadura). Invadida por las sospechas y las dudas sobre los internos, descubre mucho más de lo que esperaba, motivo que le hace reflexionar y reinterpretar sus propios juicios morales.

«Nuhr Jojo representa la visión moderna de la democracia a través de la mirada femenina, en contraposición de la mirada conservadora y machista de Garay, el doctor y director del manicomio desde antes de la guerra y que interpreta Miguel Ángel Maciel», avanza Rodríguez.

Dos maneras de entender la historia y el pasado, a través de varios personajes que dan vida a una sociedad sufrida. «Esta apuesta obedece también a la voluntad de seguir rebuscando en nuestra memoria histórica, seguir escarbando en ese episodio que fue la Guerra Civil y en una sociedad que se construye entre vencedores y vencidos», añade. Una población que aún no ha terminado de cerrar las heridas del pasado y que con dolor sigue luchando por encontrar a todos aquellos que desaparecieron. Una mirada pasado-presente.

«Estoy encantada de mezclar esta simbiosis entre islas», explicó Jojo, que aunque está ahora mismo completando este proyecto en la capital grancanaria, viene desde la isla vecina de Tenerife. Por su parte, Miguel Ángel Maciel, se muestra muy feliz de poder afrontar por tercera vez un texto de Mayorga.

Un proyecto 'Made in Canarias'

El resto del elenco y equipo, conformado al completo por canarios, lo forman: Ángel Cabrera, Sergio Placeres, José Trujillo, Pepe Bautista, Rafa Sánchez y Borja Texeira. La música y el sonido corre a cargo de Jonay Armas y Luis O'Malley. Ana Perera firma el atrezzo y Raquel Artiles y Cristina Hernández la producción. Rosa Marañón se encarga del maquillaje, Beatriz Rodríguez es la ayudante de dirección y la iluminación es de Iban Negrín. Por último, la escenografía y el vestuario son de Carlos Santos y Juan Carlos Martín.

«Walter Benjamin está en la trastienda de este texto reflexivo y poético de Mayorga»

Mayorga, además de un afamado dramaturgo español, es profesor de Matemáticas y doctor en Filosofía. Hizo su tesis doctoral sobre Walter Benjamin, algo que ilumina muchos de sus intereses dramáticos. «Pepe Batista, en la obra, conforma la metáfora del hombre-estatua, que simboliza el tiempo, el pasado y la historia, y que siempre está presente en las obras del autor», dice Rodríguez, director de la compañía. La historia, tan presente en la obra del filósofo alemán, es un material apreciado por Mayorga. «Walter Benjamin está en la trastienda de este texto metafórico y reflexivo de Mayorga», explicó.