Deyana Petrova, en una clase con el tenor Aquiles Machado. / c7

Un hotel como escuela temporal de formación lírica

Zarzuela. Hasta el sábado, una quincena de alumnos de México, Cuba y seis comunidades españolas reciben clases en 'Zarzuela Estudio'.

FRANCESC ZANETTI Las Palmas de Gran Canaria

El Hotel Santa Catalina de la capital grancanaria se convierte hasta este sábado en una selectiva escuela lírica con el 'stage' de alto rendimiento orientado a una quincena de jóvenes cantantes mexicanos, cubanos y españoles, en la iniciativa Zarzuela Estudio que impulsa por tercer año la Orquesta Sinfónica del Atlántico (ODA) y Artifex Proart. Clientes del popular alojamiento hotelero se mezclan estos días con profesores y alumnos en los tres salones en los que desarrollan las clases, divididas en tres grupos.

El sonido de conocidas piezas de zarzuelas invade el hall y la recepción del hotel en donde los jóvenes reciben estos días clases individualizadas de veinte minutos aproximadamente de parte de unos profesores de lujo: la soprano mexicana María Katzarava, el tenor hispano-venezolano Aquiles Machado, el barítono tinerfeño Augusto Brito y la actriz y directora de escena canaria Guacimara Correa.

Isabel Costes, directora musical y artística de la ODA, indica que Zarzuela Estudio «es un espacio de alto rendimiento en el que se trabajan de forma intensiva todas aquellas disciplinas inherentes al género lírico y más. Desde la música pasando por el teatro, la danza, los textos, el análisis, la puesta en escena, la historia... abordamos tanto las obras escritas en tiempos pasados como las creadas recientemente».

Augusto Brito acude a impartir sus clases en bermudas. Arrancan las primeras notas al piano y el canario de Moya Aridane Betancor (el único cantante de las islas seleccionado) empieza a cantar hasta que breves segundos después es interrumpido por Brito que le indica la importancia capital que tiene el diafragma en el canto para que el flujo de aire pase a través de las cuerdas vocales para que éstas vibren y produzcan las ondas de sonido.

Betancor, de 40 años, asegura que este tipo de 'stages' son importantes para la formación de los cantantes « a la hora de desarrollar la carrera profesional y poder administrar sus cualidades delante de una orquesta, un director y el público. Recibes indicaciones continuamente de los profesores que mejoran tu técnica vocal», explica el tenor que estudia actualmente el último curso en la Escuela Superior de Canto de Madrid y que durante 18 años formó parte del coro de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria.

Cinco de las participantes en el proyecto, en el Hotel Santa Catalina de la capital grancanaria. / c7

«Tanto en Gran Canaria como en Barcelona y Madrid he realizado una incesante labor de perfeccionamiento a través de la realización de infinidad de cursillos y clases magistrales junto a figuras como el maestro Pelucchi, Nauzet Mederos, Carlos Mena, Aquiles Machado, Christopher Robertson o las cantantes canarias más internacionales, Yolanda Auyanet y Nancy Fabiola Herrera», señala Betancor, que añade que «mantenerse en la profesión es complicado porque la carrera es difícil y cara. Gracias a las becas, el apoyo de mi familia y algún trabajo que realizo puntualmente puedo mantenerme en Madrid».

Desde México

Paola Romero llegó desde México para participar en la experiencia Zarzuela Estudio, al igual que otras tres paisanas. La cantante de Puebla se animó después de que su profesora de canto, María Katzarava, le recomendara inscribirse en este 'stage'. « El género de la zarzuela me apasiona y poder acercarme a la cultura española con cualificados profesores era una excelente oportunidad para mi formación», explica la joven cantante de 26 años que se licenció en canto y espera poder dedicarse profesionalmente a la ópera y la zarzuela.

«Aspiro en el futuro convertirme en una de las voces de México, en donde existen cantantes maravillosos», añade Romero, que confiesa estar aprendiendo «muchas cosas en este curso intensivo, desde interpretación a conocer las partituras».

Otra de las alumnas de Zarzuela Estudio es la búlgara afincada en Tenerife desde hace dos años Deyana Petrova, de 31 años. Petrova cree que esta iniciativa «es importante para la formación de cualquier intérprete que aspire a dedicarse profesionalmente a la lírica. Nos encontramos fuera de nuestro ambiente habitual compartiendo con alumnos de otras nacionalidades y sensibilidades culturales, lo que nos enriquece como personas también. Nos exponemos a un trabajo muy intenso con profesores de altísimo nivel, lo que nos hace crecer en muy poco tiempo».

María Katzarava (a la derecha) con una alumna de Zarzuela Estudio. / c7

Desde hace un año tiene conocimiento de la experiencia Zarzuela Estudio y empezó a estudiar zarzuela, « un género absolutamente nuevo para mí. Ya tocaba aprender más», añade la búlgara, que la próxima temporada afrontará varios compromisos en el Auditorio Adán Martín de Tenerife como miembro de su coro.

Isabel Costes considera que Zarzuela Estudio está planteado como antesala de estas incipientes carreras líricas. «Los ponentes y profesores siempre son artistas de diferentes disciplinas con una importantísima trayectoria en el escenario y en sus respectivas áreas. Este año contamos con los repertoristas Miguel Huertas, Nauzet Mederos y Ricardo Francia, el bailarín y coreógrafo Rubén Tenesor, Polo Falcón, director de escena y actor-cantante del género, además de la Katzarava, Aquiles Machado, Augusto Brito y Guacimara Correa» .