El artista grancanario Franciso Naranjo, el pasado miércoles, en pleno montaje de 'Black', muestra con la que se inaugura la nueva sede. / COBER

Francis Naranjo: «El arte tiene que inquietar»

La Fundación del artista grancanario abre este sábado las puertas de su nueva sede, a partir de las 19.00 horas, en la Avenida Primero de Mayo

Victoriano Suárez Álamo
VICTORIANO SUÁREZ ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

Si no supera la indiferencia, si no moviliza las neuronas para que pensemos sobre la realidad que nos rodea y si salimos de la propuesta que acabamos de contemplar o escuchar igual que como entramos, ese proyecto artístico difícilmente tendrá espacio en la Fundación Francis Naranjo, que desde esta noche estrena sede en número 63 de la Avenida Primero de Mayo de la capital grancanaria.

«Desde hace años existen muchas propuestas artísticas, sobre todo en Europa, que se realizan pensando en el mercado del arte. Muchos artistas trabajan pensando en el marketing de sus obras. Es una forma válida y respetable. Pero a mí no me inquieta. Creo que lo importante del arte es que te inquiete. Que te guste o no te guste ya es otra cosa, porque eso es muy relativo. Pero en nuestra Fundación apostamos por propuestas que hacen pensar de otra manera al visitante, para que vea las cosas de una forma diferente y sin dogmas», explica Francis Naranjo mientras se ultiman los detalles de la sede que abre sus puertas al público esta tarde, a partir de las 19.00 horas, con la muestra colectiva 'Black'.

Suramérica, Europa y África

En la primera planta y en el sótano de este nuevo enclave, la Fundación Francis Naranjo tiene previsto desarrollar una apuesta decidida por la «experimentación» y las conexiones creativas con Suramérica, Europa y África, con artistas que en la mayor parte de las ocasiones transitan por los márgenes del mercado y las instituciones más convencionales.

«Lo que nos interesa es la experimentación, la investigación y la producción, siempre a partir de formatos no tan reglados ni convencionales. Queremos transitar siempre por la experimentación, que la Fundación sea una especie de laboratorio dinámico, nada plano y siempre cambiante», explica Naranjo.

«Plantearemos experiencias expositivas para los visitantes de la Fundación, con formatos muy distintos según las propuestas de los artistas programados», subraya.

Punto de encuentro

Bajo este modelo, esta Fundación buscará ser un punto de encuentro, físico y creativo, entre artistas canarios, nacionales e internacionales. « Nuestro proyecto es dinamizador, no solo del contexto local sino también a nivel internacional. Contamos con convenios de colaboración con instituciones de fuera que hasta ahora no habíamos podido materializar. Eso hará que los artistas canarios que estén vinculados a nuestro proyecto y nuestra filosofía viajen a otros contextos y participen de nuevas realidades. También vendrán a la isla a exponer y a crear algunos de fuera», asegura Naranjo.

Pone como ejemplo un proyecto en el que ya trabajan para que la fotógrafa grancanaria Teresa Correa acuda a la Bienal Saco, en pleno desierto de Atacama en Chile, así como una posible colaboración entre esta misma creadora y la artista polaca Izabella Jagiello, que forma parte de la nómina de la exposición 'Black'.

También se encuentran, dice Francis Naranjo, en conversaciones con la galería Kiosco de Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia, para futuros intercambios de artistas mediante su proyecto de creadores en residencia.

Convenio de dos años con el Ayuntamiento

Todas estas ideas, que están desde el comienzo en los principios fundacionales del proyecto, se pueden desarrollar n, defiende Francis Naranjo.

Este espacio físico en la Avenida Primero de Mayo es posible gracias a un « convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria», reconoce el artista, que tiene una duración de dos años.

«Llegamos aquí fruto del convenio de colaboración con el Ayuntamiento. Primero nos ilusionamos en Guía. Ellos se acercaron a nosotros y fracasó por las actitudes del alcalde. Después nos acercamos al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y la concejala de Cultura, Encarna Galván, se interesó por el proyecto, sobre todo tras ver que agentes culturales a nivel internacional estaban muy interesados para que se materializara. Lo primero que hicimos fue ir programando de forma puntual en el Castillo de Mata, pero la idea de una sede siempre estuvo ahí. Al final el Ayuntamiento ha dado el paso para que sea posible, tras ver que la experiencia en Mata fue óptima, con apuestas de nivel que tuvieron una repercusión internacional», asegura desde una sala de este inmueble que primero acogió un estudio de arquitectura y después una tienda de interiorismo, que está a un paso del Castillo de Mata.

Abre con 'Black'

Las inauguraciones tienen habitualmente un aire festivo. 'Black', muestra con la que esta tarde abre sus puertas la nueva sede de la Fundación Francis Naranjo, también lo tendrá, según sus responsables, pero desde una óptica diferente y sin colores, como su propio título ya avanza.

«Podríamos haber apostado por una muestra festiva y colorida. Pero la nuestra está cargada de pensamiento, sentimiento y reflexión. Vivimos un contexto concreto, en el que ocurren muchas cosas que han cambiado radicalmente nuestra relación con las formas de vida que teníamos en nuestra infancia y adolescencia. 'Black' cuenta con tres espacios concretos que se complementan y crean un todo. Se parte desde la conexión ritual y pragmática del formato pictórico y escultórico hasta conectar con revisiones de la memoria histórica, la identidad, la educación entre los jóvenes y el ecosistema, entre otras cuestiones. Tocamos muchos temas y lo que se genera es una propuesta contundente en la que todas las piezas van hacia el negro, hacia esa oscuridad que parece que se está apoderando de nosotros», explica Naranjo.

«Es una exposición post-pandémica, en la que reflexionamos sobre un momento concreto a través de circunstancias cercanas a la oscuridad, pero creo que mostrar las heridas nos puede ayudar a sanar y a entender la realidad», apunta sobre un proyecto en el que intervienen los creadores: Lecuona y Hernández, Mamadou Gomis, Teresa Correa, Liliana Zapata, Dado Nadi Jessica, Mauricio Toro-Goya, Andrea Jösch, Sara Roitman, Nicolás Cox, Víctor Hugo Bravo, Abrahán Riverón, Izabella Jagiello, Ricardo Zamora, Juan Ramón Barbancho, Acaymo S. Cuesta, Antonio Guzmán y el propio Francis Naranjo.

Se puede visitar entre semana hasta el 31 de agosto, entre las 10.00 y las 13.30 horas y las 17.00 y las 20.30. Los sábados, entre las 11.00 y las 14.00 horas.