Planisferio de Diego Ribero, publicado en 1529 y conservado en el Museo Naval de Madrid. / R.C.

Elcano surca los océanos digitales

La mayor exposición sobre la primera circunnavegación terráquea reúne los documentos de doce instituciones y ofrece un diario de la travesía, que duró casi tres años

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCI Madrid

Quinientos años después de circunnavegar el mundo por primera vez, Juan Sebastián Elcano y Fernando de Magallanes vuelven a recorrerlo surcando los océanos digitales. Y nos permiten acompañarles en su hazaña gracias a la mayor exposición organizada en torno a su épica gesta. Es virtual y está ya en la web. Google Arts & Culture ha prestado sus potentes herramientas digitales a una docena de instituciones españolas -del Archivo de Indias al Museo Naval- para que ofrezcan sus contenidos en 'La primera vuelta al mundo', una extensa muestra que conecta la segunda globalización -la digital- con la primera, la gran epopeya de los navegantes ibéricos que cambió el mundo.

Podemos navegar ya a través del vasto océano digital que es internet con los marinos que partieron hace 501 años de Sevilla. Sufrir y gozar con ellos en su incierta travesía de 1.084 días y 46.270 millas marinas, unos 85.700 kilómetros. Saber dónde estuvieron en cada instante a lo largo de aquellos tres duros años de singladura. Una hazaña «con la que el mundo se descubrió a sí mismo», según Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno y al frente de la Comisión Nacional para la Conmemoración del V Centenario de la gesta. Calvo amadrinó la presentación junto al ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, para quien la exposición es «un ejemplo de la colaboración público-privada».

Dividida en tres apartados -expedición, exploración y transformación- la muestra ofrece 73 reportaje digitales en inglés y español y más de un millar de imágenes en alta definición en artsandculture.google.com/project/first-world-tour. El primero incluye los detalles del viaje, su contexto histórico y sus protagonistas. En el segundo están los mapas históricos, los instrumentos de navegación y la flora y la fauna descubierta entonces. El tercero aborda las consecuencias del viaje: la demostración empírica de que la Tierra es redonda y los océanos una única masa de agua interconectada, lo que abrió nuevas rutas de navegación y promovió un intercambio comercial y cultural sin parangón.

Día a día

A golpe de clic, desde una tableta o un teléfono, podemos acompañar a los 245 hombres que partieron de Sevilla el 10 de agosto de 1519 en cinco naos y de los que solo volvieron 35 en la Victoria, capitaneada por Juan Sebastián Elcano. Es posible bucear entre documentos y mapas históricos, recorrer la pionera ruta día a día, dar un paseo virtual por la réplica de la única nave que volvió a Sanlúcar de Barrameda el 6 de septiembre de 1522. También releer las crónicas de Antonio Pigafetta, ver cómo la hazaña ibérica cambió la manera de entender el mundo o calibrar el valor excepcional de las especias en la época, cuando una libra de clavo costaba lo que siete gramos del oro más puro. Solo con las que cargaba la Victoria a su regreso -524 quintales, unos 25.000 kilos- fue suficiente para financiar toda la expedición.