El presupuesto se volcará contra la crisis

24/03/2020

El viceconsejero de Cultura del Gobierno de Canarias, Juan Márquez, anuncia que se «reordenará» toda la partida prevista para este año para «luchar» contra la parálisis total generada en Cultura por la pandemia del coronavirus

Los planes previstos para este año han saltado por los aires. Todo se ha paralizado y la prioridad en estos momentos críticos es una y muy evidente. De ahí que la Viceconsejería de Cultura del Gobierno de Canarias vaya a reordenar por completo el presupuesto previsto para este año para focalizar todos los esfuerzos y buena parte de las partidas en la lucha contra la paralización total temporal del sector, una vez decretado en España el estado de alarma.

«Va a haber un cambio total, adaptado a la nueva realidad que vivimos. Se reordenará todo el presupuesto y vamos a intentar que mientras se lleve a cabo no se produzca un frenazo total de la actividad cuando acabe el actual estado de confinamiento», explicó Juan Márquez, viceconsjero regional de cultural, una vez finalizada la primera reunión telemática mantenida con los representantes de los siete cabildos para analizar la crítica por la pandemia del Covid-19.

En la misma participaron también el director general de Cultura del Gobierno de Canarias, Rubén Pérez, y los directores insulares de Tenerife, Leopoldo Santos, y Gran Canaria, Francisco Bravo, así como los consejeros Tatiana Brito (El Hierro), Jovita Monterrey (La Palma), Rosa Elena García (La Gomera), Andrés Briansó (Fuerteventura) y Alberto Aguiar (Lanzarote).

Lo que ahora marcará el paso, asegura Márquez, es la defensa del «tejido cultural local». «Consideramos muy importante la movilidad de nuestros artistas entre las islas, a la península y al extranjero, pero ahora la prioridad debe ser otra. Eso no implica que dejemos a un lado programas como Canarias Crea Canarias o Canarias Crea. Ni mucho menos», advierte Márquez, sabedor de que la movilidad tardará bastante tiempo en volver a recuperar la normalidad existente en todo el mundo hace unas semanas. Esa «incertidumbre» lógica que genera la realidad actual, nunca experimentada, impide que se fijen unos planes a largo plazo. Por eso, apunta el viceconsejero, habrá que ir «paso a paso», según avance la realidad en toda España y en el propio archipiélago canario.

El que sea una utopía planificar con varios meses vista no implica que de la reunión de ayer solo saliesen buenas intenciones. Se tomarán medidas, aclara Márquez, para ayudar al sector en el menor tiempo posible.

«Se van a agilizar los pagos pendientes antes de que estallara esta crisis dentro del circuito de artes escénicas y la música Se va a intentar ser lo más diligente posible para que las facturas estén en orden y se paguen con rapidez. Eso les dará aire a esas empresas», explica el viceconsejero.

La otra línea de actuación que se pondrá en marcha con brevedad consistirá «en sacar adelante unas ayudas para las actividades canceladas y los pagos realizados por las empresas canarias para esos espectáculos. Estudiaremos la posibilidad de adelantar una parte de esos cachés ya pagados para esos espectáculos que finalmente se han tenido que cancelar», subraya.

A la reunión de este lunes con los cabildos le seguirán otras con los distintos sectores culturales de las islas, para calibrar con cada uno el verdadero estado de la situación, que no está marcada por un denominador común. Mañana, avanza Juan Márquez, en la Viceconsejería se reunirán, de forma telemática de nuevo, con los principales representantes del sector audiovisual isleño, paralizado al 100%.

Desde el pasado viernes, la Viceconsejería le remitió a las principales asociaciones y empresas del sector cultural canario un cuestionario para tener una primera impresión sobre la anómala situación actual, con todos los recintos escénicos, musicales y artísticos cerrados.

«Hasta el momento hemos recibido 24 respuestas. El primer dato que ya podemos avanzar de la encuesta es que la crisis se traduce en una media de pérdidas de entre 15.000 y 16.000 euros, pero esas cifras variarán a tenor del periodo que dure el confinamiento y el estado de alarma para luchar contra el coronavirus», avanza Márquez, que reconoce que el nuevo panorama requiere de medidas rápidas y concretas.