Una isla y dos rodajes

Gran Canaria se ha convertido desde ayer en un doble pató de cine, gracias al rodaje de los largometrajes Paradise Hills, una producción norteamericana que dirige la española Alice Waddington, y La estrategia del pequinés, que supone el regreso a la ficción del cineasta grancanario Elio Quiroga.

Victoriano Suárez Álamo
VICTORIANO SUÁREZ ÁLAMO

Unas cuevas del municipio norteño de Gáldar se transforman hoy en un escenario de la imaginaria isla en la que transcurre la historia de Paradise Hills, una distopía que transcurre en torno a un extraño internado.

El equipo de esta producción de Lionsgate y Nostromo Pictures, empresa del grancanario Adrián Guerra, comenzó a trabajar ayer en este enclave para filmar una escena de esta película, cuyo reparto encabeza la joven intérprete y cantante norteamericana Emma Roberts.

Paradise Hills, que supone el estreno en el largometraje de la joven cineasta bilbaína Alice Waddington –se dio a conocer con el exitoso cortometraje Disco inferno (2015)–, cuenta la historia de Uma, que se encuentra dentro de una institución que tiene la sorprendente capacidad de transformar a las alumnas en las personas que su entorno familiar siempre ha querido que fueran de adultas.

Se trata de una idea de la propia directora vasca, cuyo guion han desarrollado Nacho Vigalondo y Brian Dee Leeuw.

Junto a Emma Roberts, sobrina de la actriz Julia Roberts, participan, durante los once días de rodaje previsto en la isla, los intérpretes Eiza González, Awkwafina, Jeremy Irvine y Danielle Macdonald.

Quien no pisa Gran Canaria es la actriz ucraniana nacionalizada estadounidense Milla Jovovich, ya que, como adelantó este periódico, no participa en las escenas que se filman en el archipiélago.

También arrancó ayer, esta vez en el antiguo hospital psiquiátrico de la capital grancanaria, el rodaje de La estrategia del pequinés, la adaptación a la gran pantalla de la exitosa novela del grancanario Alexis Ravelo.

Con este proyecto, el también grancanario Elio Quiroga vuelve a dirigir un largometraje de ficción, tras el ya lejano No-Do (2009), que protagonizaron Ana Torrent y Francisco Boira.

La isleña Kira Miró y el vasco Unax Ugalde encabezan el reparto de esta violenta historia que se desarrolla en la misma isla en la que se filma.

Completan el reparto: Jorge Bosch, Enrique Alcides, Luis Zahera, Pep Jové, Ismael Fritschi y Luifer Rodríguez, según la productora Zanzíbar.