«Trabajar con Farhadi ha sido un lujo»

12/09/2018

Todos lo saben va a sorprender. No se trata de una película costumbrista sobre España. Tiene muchos recovecos, con un guion minucioso en la composición de cada uno de los personajes», explica la actriz grancanaria nacida en Cádiz Mari Carmen Sánchez, que integra el reparto de esta película dirigida por el iraní Asghar Farhadi, que se estrena comercialmente este viernes en las salas nacionales.

La intérprete isleña califica como «un lujo» haber tenido la posibilidad de rodar a las órdenes de este cineasta, ganador de dos Óscar, entre otros reconocimientos, dentro de esta producción que fue la encargada de inaugurar la pasada edición del festival de cine de Cannes.

«Asghar Farhadi tenía muy claro lo que quería, en todo momento y desde el principio. Es un gran perfeccionista, para bien. Cuidaba al máximo todos los detalles y no paraba hasta que no conseguía filmar lo que tenía en la cabeza», rememora la actriz sobre un filme que arranca con el regreso de Laura a España para asistir a la boda de su hermana. En plena celebración se va la luz y desaparece su hija.

Mari Carmen Sánchez señala que Todos lo saben es una película «muy coral», aunque el protagonismo recae en Penélope Cruz, Javier Bardem y el argentino Ricardo Darín.

«Soy una pieza más del engranaje. En la película doy vida a la hermana del rol de Javier Bardem. Soy una costurera que hace el traje de la novia», apunta sin entrar en mayores detalles para no desvelar aspectos esenciales de la historia.

«Rodé durante bastantes días. Fue muy exigente, tanto por lo detallista que es el director como porque buena parte de los días rodamos de noche. Empezábamos sobre las ocho de la tarde y a veces acabábamos casi al amanecer, en un pueblo de las afueras de Madrid. La experiencia fue fantástica. El equipo era estupendo y el casting era muy potente», rememora orgullosa.

Con este proyecto, Mari Carmen Sánchez se reencontró con compañeros con los que ya había coincidido hace años, como es el caso de Inma Cuesta –en La voz dormida (2011), de Benito Zambrano– y Elvira Mínguez –en La caja (2006), de Juan Carlos Falcón y en otros proyectos, apunta–, entre otros.

Se estrenó junto a la tinerfeña Sara Sálamo, con la que compartió camerino y de la que destaca sus enormes dotes artísticas. «También rodé escenas con Barbara Lennie, que es estupenda y que tiene bastante protagonismo en la historia que se cuenta, y con Eduard Fernández, que es una auténtica pasada como actor y persona», añade.

Los elogios de Mari Carmen Sánchez alcanzan también para Penélope Cruz y Javier Bardem, que también asumieron funciones de producción para que este proyecto saliese adelante.

«Son gente súper profesional y muy cercanos. Quizás más Javier Bardem, pero porque Penélope Cruz es más callada, aunque muy, muy agradable. Fue un gusto rodar varias escenas corales con ellos», explica.

El iraní Asghar Farhadi apenas habla inglés y solo un par de palabras en español, por lo que durante todo el rodaje estuvo acompañado por un traductor. «Es una persona muy expresiva, por lo que muchas veces se le entendía solo por los gestos», recuerda Mari Carmen Sánchez, que cuenta una anécdota sobre la prueba previa al rodaje que hizo ante este laureado cineasta.

«Le dije que venía de Gran Canaria y le recordé que él había ganado el festival de cine de Las Palmas de Gran Canaria hacía años [lo hizo en 2007, con su película Fireworks Wednesday]. Le saqué una sonrisa mientras me decía que había pasado mucho tiempo y que tenía un grato recuerdo de aquello», explica la actriz, que estos días encarna a una policía durante el rodaje, íntegro en Gran Canaria, de la serie de televisión La Sala.