Errol Morris entrevista a Bannon en Venecia: «Ignorarle sería un gran error»

05/09/2018

Entender la «peligrosa» filosofía de líderes de la ultraderecha mundial como Steve Bannon es esencial para poder hacerles frente, o así lo cree el cineasta Errol Morris, que este miércoles presentó en Venecia su entrevista con ese «Lucifer» moderno.

El documental American Dharma, presentado en la Mostra fuera de concurso, recoge una entrevista de Morris a Bannon, representante de las tesis más conservadoras de Estados Unidos y que contribuyó a la victoria de Donald Trump gracias a su papel durante la campaña.

La proyección de esta cinta ha suscitado espectación en el certamen y, en la rueda de prensa, los periodistas se preguntaban si conviene dar espacio en los medios a una figura como Bannon.

Para Morris no es que sea importante, sino esencial, ya que de lo contrario se caería en lo que denominó la mentalidad de la avestruz: "Cuando metes la cabeza en un agujero para no ver un riesgo, puedes concluir que no existe, pero hay un peligro terrible".

"Un gran número de cosas inquietantes del mundo ocurren en mi país. Creo que es importante para nosotros, seguramente para la gente en América y probablemente del resto del mundo, comprender qué está ocurriendo. Ignorarlo sería un muy gran error", zanja.

Así, su objetivo fue "entender de dónde viene y la naturaleza de su ideología" para llegar a una conclusión sobre lo que ocurrió en las elecciones de 2016 y hacer "que no vuelva a ocurrir", refiere el director, que no esconde que votó por la demócrata Hillary Clinton.

Morris, Óscar en 2004 por Rumores de guerra, se dirigió a la prensa para decir que está de acuerdo en que el ideario de Bannon "es pernicioso y destructivo" pero "no tendría sentido" ignorarlo o esconderlo.

Pues detrás de su mentalidad se esconde un verdadero peligro para el mundo: "Lo que más me asusta es que está teniendo éxito. También en Europa", vaticinó.

"¿Qué hará? Probablemente destruir la Unión Europea, la moneda europea, probablemente reconvertir el continente en un mundo de belicosas naciones o destruir las Naciones Unidas. Es una locura", advirtió el realizador insistentemente.

Se refiere a la atención que Bannon concede al Viejo Continente y a sus movimientos soberanistas más relevantes como el Frente Nacional francés de Marine Le Pen, la Liga italiana de Matteo Salvini o el propio brexit, del que habla en la película.

En su obra, Morris sienta al estratega en un hangar militar para repasar los hitos más recordados de la campaña de Trump, como la gestión del escándalo tras las fotos sexuales del demócrata Anthony Weiner o el de los correos de la candidata rival, Clinton.

El consultor repasa su gestión del portal ultraconservador Breitbart y hace hincapié en el papel que las redes sociales jugaron en la belicosa campaña: "Las voces enfadadas correctamente dirigidas tienen un poder político", sostiene en un momento de la cinta.

Fue, en palabras del director, "una tormenta perfecta" como una pesadilla: "¿Cómo pudo ocurrir? ¿Cómo pudo hacer que ocurriera?", cuestionó en la rueda de prensa sobre la elección de Trump.

Bannon se vale de sus obras de cine de referencia para repasar su ideario, criticando el fenómeno de la inmigración, el libre mercado o el Islám, así como abogando por un nuevo sistema de poder basado en la gente y no en la elite política y económica mundial.

En el documental, Morris le muestra como el ariete de una sociedad casi apocalíptica y le compara con Lucifer, uno de los personajes de Lost Paradise (1667) de John Milton, algo que Bannon aprecia.

Pero, como Lucifer, el estratega acabó siendo un ángel caído con su marcha de Washington, entre otras cosas, por la violencia de una concentración supremacista blanca en Charlottesville (Virginia), la de un grupo de "insignificantes", según apunta en la grabación.

Morris invita a Bannon a ver otra de sus películas fetiche, Campanadas a medianoche (1965), la interpretación que Orson Welles hizo de la obra de Shakespeare y en la que el rey Enrique V destierra a su amigo Falstaff una vez es coronado a pesar de su lealtad.

Mientras que Morris observa en el comportamiento del rey toda una traición hacia el amigo que le ayudó en su ascenso al trono, Bannon solo lo considera "el orden natural de las cosas".

Toda una alegoría de su salida de la Casa Blanca que él mismo zanja recurriendo nuevamente a Milton: "Más vale reinar en el infierno que servir en el cielo.