El actor Martin Landau fallece a los 89 años

17/07/2017

El legendario actor estadounidense falleció este sábado a los 89 años, según informó su representante, debido a «complicaciones inesperadas» tras una hospitalización breve en un centro médico de la Universidad de California. Landau nació en Brooklyn (Nueva York) el 20 de junio de 1928 en el seno de una familia de inmigrantes judíos, y comenzó a trabajar desde muy joven como dibujante en el diario New York Daily News antes de comenzar su carrera como actor en la década de 1950. Repasemos algunos de los papeles más representativos de su carrera.

/ Las Palmas de Gran Canaria
Sus inicios en Broadway (1957)

Tras abandonar el periódico e influido por la obra de Charlie Chaplin, Landau comenzó su carrera como actor en pequeños teatros del off de Broadway hasta que, finalmente, consiguió entrar en el emblemático Actors Studio nada menos que junto a Steve McQueen. Sus primeros pasos en el mundillo le servirían para dar el salto a la televisión con series como Rawhide con Eric Fleming y Clint Eastwood como actores principales.

Con la muerte en los talones (1959)

Su debut en el cine llegó poco después con La cima de los héroes y la película de Hitchcock, en la que encarnaba a la mano derecha de James Mason, el asesino que perseguía a Cary Grant y pisa cruelmente los dedos del protagonista mientras se aferra como puede al Monte Rushmore. A pesar del éxito obtenido, siguió compaginando su trabajo con pequeños papeles en televisión, como el de Caifás en La historia más grande jamás contada o Rufio en Cleopatra.

Con la muerte en los talones (Alfred Hitchcock)
Con la muerte en los talones (Alfred Hitchcock)
Misión imposible (1966-1969)

Fue esta serie con la que consiguió verdadera fama al interpretar al maestro del disfraz Rollind Hand junto a su entonces esposa, Barbara Brain. No fue la primera opción de los productores y, tras alguna que otra discrepancia respecto a la categoría y el salario, fue él quien abandonó la serie en 1969 tras hacerse con un Globo de Oro y ser candidato dos veces a los Emmy.

Tucker: Un hombre y un sueño (1988)

Ya en los ochenta Landau era reconocido como un actor de talento, aunque aún debía pelear por papeles de calidad. Francis Ford Coppola supo rescatar al gran olvidado del público de su lento ascenso llevándolo a su primera candidatura al Oscar y su segundo Globo de Oro.

Delitos y faltas (1989)

Encarnó al marido adúltero en la cinta de Woody Allen y fue su interpretación como un personaje apasionado y atormentado lo que le llevó a la segunda candidatura a la estatuilla dorada. Uno de los mejores trabajos del director que propone una reflexión moral profunda basada en el sentimiento de culpa.

<a rel=follow href=/tag/-/meta/woody-allen>Woody Allen</a> y Martin Landau en la imagen promocional de la película
Woody Allen y Martin Landau en la imagen promocional de la película
Ed Wood (1994)

Fue su caracterización como Bela Lugosi la que le valió finalmente el Óscar al gran Martin Landau. El biopic que rinde tributo a Edward Wood Jr. es hoy considerada como uno de los títulos más destacadas de la filmografía de Tim Burton y una película de culto en general. A pesar del presupuesto relativamente modesto (18 millones de dólares) con el que contó, fue un fracaso en taquilla y no consiguió recuperar ni siquiera un tercio de la inversión. ¡Y eso que Burton dirigió gratis!

Por su parte, Landau tuvo que endosarse enormes cantidades de maquillaje blanco cada día para que la cámara pudiera captar perfectamente su cara en ese look monocromático.

Space 1999 (2004)

Ante todo, Landau nunca abandonó la televisión y continuó en series como The Outer Limits, Bonanza o Espacio: 1999, el show británico que le permitió volver a lucirse con un personaje que tenía cierta continuidad. Aquí se puso en la piel del comandante John Koenig en lo que fue una especie de Star Trek a la inglesa, con un enfoque genuinamente adulto y sin la presencia constante de villanos en la base. Sin embargo, tras dos temporadas la serie no consiguió enganchar al público y fracasó en su estreno en Estados Unidos, cosechando críticas pésimas y bajos niveles de audiencia, lo que provocó que se cancelara definitivamente.