El noneto de Chano Gil (a la izquierda), durante un ensayo para el concierto del viernes. / C7

Chano Gil lidera un noneto para recuperar el «vanguardismo» del disco 'Birth of The Cool'

La formación liderada por el trompetista grancanario toca el viernes, en el ciclo de El Rincón del Jazz, con las entradas agotadas

VICTORIANO S. ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

Han transcurrido 67 años desde su puesta de largo, pero 'Birth of The Cool', de Miles Davis sigue siendo un disco «vanguardista» para los músicos profesionales. Así de contundente se muestra Chano Gil, trompetista y director de la Gran Canaria Big Band, que el próximo viernes, día 18 de junio, a las 20.00 horas, se pone al frente de un noneto (nueve músicos) para recuperar el espíritu transgresor de aquel disco que, en gran medida, cambió el rumbo del jazz.

«Durante el confinamiento me dio por indagar en este disco», recuerda Gil. A parte de por la fascinación que le generaban sus composiciones, el músico grancanario se propuso intentar comprender las causas por las que el trompetista Miles Davis decidió nadar a contracorriente con este proyecto discográfico. «Ellos eran bastante jóvenes en aquel momento y lo que estaba en boga era el 'bepop'. Pues se sacaron de la manga un disco que disco que no venía a cuento con la época. Se trataba de un disco muy denso y vanguardista, en la que introdujeron la trompa y la tuba. Todo se originó, por lo que investigué, porque Gil Evans arreglaba y dirigía la Claude Thornhill Orchestra, que contaba con una trompa y tuba. Evans se basó en esa orquesta de baile para la formación de noneto que finalmente grabó 'Birth of The Cool' y así hacer algo diferente», explica Chano Gil.

DETALLES

  • Origen «Durante el confinamiento me dio por indagar sobre el origen de este disco que no iba con la moda de su época»

  • Recepción «En un primer momento pasó desapercibido pero a los músicos los volvió locos por su vanguardismo»

  • Sorpresa «Tocamos también dos obras de Terry Voisbin, que desciende de los canarios que fueron a Louisiana»

  • Mezcla «La parte clásica tenía que estar, si no, no lograríamos la frescura que queremos sobre el escenario»

El resultado de aquel proyecto resulta aún hoy muy innovador. «En un primer momento, el disco pasó desapercibido, pero a los músicos los volvió locos. Sorprendió a todo el mundo. Cuando estos días nos hemos puesto a tocarlo hemos visto que es algo totalmente vanguardista», explica con entusiasmo.

Sobre el escenario de la Sala Jerónimo Saavedra del Auditorio Alfredo Kraus, el noneto liderado por Gil tocará «el álbum al completo» de Miles Davis. El trompetista isleño estará acompañado por: Claudio Marrero, saxofón alto; Diego Frugoni, saxofón barítono; José Zarzo, trompa; Cristo Delgado, trombón; Germán Hernández, tuba; Augusto Báez, piano; Carlos Meneses, contrabajo; y Javier Montero, batería.

También interpretarán un tema del saxo barítono Gerry Mulligan, que no llegó a grabarse, y dos más de un compositor norteamericano vivo con el que Chano Gil contactó porque ha creado piezas para noneto y cuyo origen ha sido toda una sorpresa, reconoce el músico grancanario.

«Me puse a indagar sobre qué compositores tienen obras para nonetos y di con Terry Voisbin, que vive en Virgina. Le pido su música y me la manda y me dice que él es isleño de quinta generación, descendiente de los canarios que fueron a Louisiana. Su origen es de un señor de San Juan de las Ramblas y su madre aún conserva el apellido González», señala.

Para este legendario disco de jazz, Miles Davis contó con la participación de músicos de formación clásica para tocar la tuba y la trompa. Chano Gil hace lo propio para este concierto, con dos integrantes de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria, José Zarzo y Germán Hernández. «La parte clásica tenía que estar, si no, no tendría sentido el proyecto y no lograríamos la frescura que queremos conseguir sobre el escenario», aclara sobre un proyecto que ha tenido una importante faceta «intelectual» para los integrantes de esta formación de nueve. «Los ensayos han sido muy enriquecedores, tanto para los músicos de clásica como para los que transitamos por el jazz. Hemos aprendido muchísimo», puntuliza antes de un concierto que se grabará, tanto en audio como en vídeo, y que está abierto a presentar en futuras fechas en más enclaves de las islas.