La cineasta Carol Rodríguez. / C7

Carol Rodríguez: «El techo de cristal sigue siendo real para las chicas de barrio»

La directora catalana ensalza el valor de la identidad femenina en su ópera prima, 'Chavalas', que este miércoles se proyecta en la Casa de Colón

GABRIELA VICENT Las Palmas de Gran Canaria

Carol Rodríguez Colás es una chica de barrio. «Es lo que ha marcado mi identidad y me siento orgullosa de ello», afirma sin complejos la directora de cine, que creció en San Ildefonso, antes conocido como 'Ciudad Satélite', un enclave de más de 20.000 habitantes en el municipio barcelonés de Cornellá del Llobregat impulsado para albergar a las oleadas de migrantes procedentes de Andalucía y Extremadura. El famoso barrio donde crecieron los Estopa y casi se dan un piñazo por la raja de una falda mientras trabajaban en la Seat ha cambiado su paisanaje por el de caras y rostros de otras latitudes, pero su esencia sigue siendo la de crisol de culturas que va creando y modificando día a día su propia identidad.

Esa identidad propia, forjada al margen de la sociedad tradicional catalana, define 'Chavalas', el primer largometraje que dirige Carol Rodríguez, sobre la historia que perfila hábilmente el guion de su hermana Marina, quien rescata las anécdotas vividas con sus amigas del barrio para crear una historia fresca de nostalgia por la adolescencia perdida y búsqueda de un camino propio al margen de convencionalismos. La película se presenta por primera vez en la ciudad, dentro del ciclo 'Merienda de cine' en la Casa de Colón, esta tarde, a partir de las 18.00 horas, seguida de coloquio. El acto está promovido por la colaboración entre la Fundación SGAE y el Clúster Audiovisual de Canarias.

« No tengo la sensación de haberme ido nunca del barrio. Allí están mis amigos, mi familia, nos vemos constantemente», explica Carol cuando se le pregunta por la elección del tema para su primer largometraje. Pero el concepto de 'vuelta al hogar' sí le sirvió para narrar el proceso vital de Marta, la protagonista, que «vuelve al hogar al que en un principio no desea volver». No es el caso de Carol, quien siempre ha permanecido vinculada al barrio desde que empezó su carrera artística. « He hecho allí exposiciones, audiovisuales, cortos, video-clips... Lo que me movía a hacerlo era la sensación de que siempre ha habido una visión muy estereotipada de los barrios y yo quería enseñar la perspectiva de una persona que ha crecido allí y toda la belleza o no que puedan albergar esos lugares», trata de justificar la directora.

Desde su barrio

Esta «obsesión» por trabajar siempre desde el barrio de Carol Rodríguez, unida al deseo de su hermana Marina de desarrollar una historia de amistad femenina inspirándose en sus amigas, tuvo como fruto el proyecto de 'Chavalas'. «No es exactamente nuestra historia», aclara Carol, «pero sí está inspirada en muchas vivencias personales y precisamente las amigas sí están inspiradas en personas reales e incluso en nosotras mismas, sobre todo en la protagonista».

Las propias localizaciones de la película «son las calles y plazas que nosotras hemos transitado miles de veces, nos las conocemos como la palma de nuestra mano», asegura.

La historia de 'Chavalas' es la de cuatro amigas, pero el proyecto en sí es básicamente femenino, capitaneado siempre por las hermanas Rodríguez Colás. «Se ha dado de manera natural. Queríamos explicar una historia que para nosotras es muy habitual, ya que es la de nuestras amigas y el apoyo que nos han dado durante toda la vida», detalla Carol. «Son estos los temas que nos interesan habitualmente y por eso estamos más a gusto trabajando con mujeres».

Reivindicativa

El carácter reivindicativo también es un elemento que no esconde. «En la cinematografía española tampoco encontrábamos muchas referencias de películas que profundizaran sobre este tema, la amistad femenina, nosotras queríamos contar una historia de amor entre amigas».

Marta, la protagonista de 'Chavalas', tiene una relación contradictoria, tanto con el barrio como consigo misma. Marta está en un momento vital de crisis. Ella se marchó del barrio a la gran ciudad para estudiar hace años y ahora se quiere dedicar al ámbito artístico, en concreto a la fotografía. «Le han hecho creer o ella ha ido absorbiendo la creencia de que no es posible triunfar en este ámbito artístico tan elitista si eres de barrio. Ha sobrevivido a base de llevar una máscara y ocultarlo», explica la directora de 'Chavalas'. Cuando vuelve al barrio, esa máscara cae por fin, pero ya no se siente identificada con ninguno de los dos mundos.

Pero, ¿perviven hoy día esas barreras entre el barrio y la gran ciudad? «El techo de cristal sigue siendo real para las chicas de barrio», asegura Rodríguez Colás, quien cree también que el hecho de ser mujer añade un escalón más en el camino. «Por muchas circunstancias, no es lo habitual que personas de barrio se dediquen, por ejemplo, a actividades artísticas. Se nos ha hecho pensar que sería más práctico dedicarnos a otras salidas profesionales, que vamos a tener más dificultades por el hecho de no contar con un círculo de contactos».

Sin embargo, cree que los barrios siempre han estado muy activos en muchos ámbitos, no sólo en el aspecto cultural. «Lo que ocurre es que los medios o el cine no han visibilizado lo suficiente este movimiento», denuncia. « Mi barrio está muy vivo, las otras protagonistas de la película no perciben la sensación de estar atrapadas en el barrio, se sienten parte de él», concluye.