La danza gana visibilidad en el Pérez Galdós

04/09/2018

La danza, habitual hermana pobre dentro de la programación de los espacios escénicos públicos, cuenta con un ciclo propio hermanado con la música dentro de la nueva temporada que se desarrolla desde este mes y hasta principios de enero de 2019 en la Fundación Auditorio Teatro de Las Palmas de Gran Canaria, que gestiona el Alfredo Kraus y el Pérez Galdós.

El ciclo Música y Danza, compuesto por cinco espectáculos –Ángaro de la compañía canaria Pieles; la danza urbana de Iron Skulls con la pieza No sin mis huesos; la compañía La Phármaco, con la bailarina Luz Arcas y el montaje Miserere. Cuando la noche llegue se cubrirán con ella; la compañía de Eduardo Guerrero y la creación flamenca Guerrero; y Primera Creación, con coreografías de La intrusa y Fernando Magadán– es una de las grandes novedades de las 125 funciones previstas en los dos recintos para este último cuatrimestre del año y para el arranque del 2019.

Sobre el escenario del Pérez Galdós se reunió en la mañana de ayer a una amplia selección de artistas, productores y promotores locales para conocer la nueva apuesta de programación, dentro de la que éstos ocupan un papel destacado.

Sin ir más lejos, en cada uno de los ciclos previstos se incluye «en igualdad de condiciones» con los foráneos, un montaje de un artista o compañía isleña, destacó ayer Manuel Benítez, subdirector de programación de la Fundación Auditorio, durante un acto presentado por el alcalde y presidente de esta institución, Augusto Hidalgo, el presidente del Cabildo y vicepresidente de la misma, Antonio Morales, y Tilman Kuttenkeuler, director general de la Fundación.

Augusto Hidalgo defendió ayer que estos espacios «deben ser accesibles para los creadores locales», mediante una programación marcada por «la calidad».

Este año, una vez «se ajusten los concursos a la nueva ley de contratos», dijo Kuttenkeuler, se llevará a cabo una nueva compra de dotación técnica para los dos espacios, gracias a la aportación extra realizada por el Cabildo, lo que reduce los costes para los artistas y promotores.

Para la nueva programación se ha dispuesto de una partida presupuestaria de 150.000 euros para pagar cachés –asciende a 300.000 euros con los gastos operativos–.

Se mantienen el Rincón del Jazz y la segunda entrega del rockero Eat to the Beat (ambos en Auditorio Alfredo Kraus), junto al ciclo Música y Literatura y los festivales de Música Antiqva y el regreso de Maestro en Guitarra (los tres en el Pérez Galdós), en colaboración con el Encuentro Internacional de Guitarra Clásica Ciudad de Guía.

Para acercar la programación al público se ponen en marcha una serie de bonos. El de rock incluye los tres conciertos de Eat to the Beat, al precio de 38 euros; el de jazz vale para tres conciertos, al precio de 48 euros; el de Literatura y Música incluye todo el ciclo al precio de 45 euros; el de Música y Danza oscila entre los 25 y los 46 euros; y el de los montajes familiares El bosque de Grimm, Hansel y Gretel y El regreso de Peter Pan asciende a 34 euros.

El 16 de noviembre se estrenará La huella de Lothar Siemens, donde se rinde tributo a este compositor y musicólogo con un espectáculo en el que una selección de solistas vocales e instrumentales dan vida a una selección de obras.

Con el estreno los días 11, 12 y 13 de octubre de la obra Ana, también a nosotros nos llevará el olvido, de la grancanaria Irma Correa, se inaugura el Laboratorio Galdós, que organizan la Fundación y Unahoramenos Producciones.

La Inegale Joven Orquesta abre mañana, con Mundos fantásticos, la programación del Auditorio Alfredo Kraus, mientras que Pedro Manuel Afonso, con el concierto Boleros sinfónicos, hace lo propio en el teatro Pérez Galdós el próximo 15 de septiembre y con casi todas las localidades vendidas.

Entre los artistas locales programados figuran La Trova, el Quinteto Resonancia con Domingo Rodríguez El Colorao, Sixto Armas, Olga Cerpa y Mestisay con el proyecto Vereda Tropical junto a la Banda Sinfónica Municipal, y los conciertos de Said Muti y Nayaband, entre otros.

Kike Perdomo y la Big Band de Canarias abren la actividad jazzística, en la que figuran los conciertos de Kyle Eastwood –hijo del legendario cineasta– y su banda y el concierto de Tricia Evy.

También llegan de la península los conciertos de Pitingo, Antonio Orozco y del tinerfeño Pedro Guerra, así como el Recital de poesía de Fray Luis de León, con Emilio Gutiérrez Caba al frente.