«El espectador es mi amante más fiel»

10/03/2019

Concha Velasco reconoce que El funeral congrega a dos tipos de público. Por un lado están «los jóvenes», que acuden porque han leído la sinopsis de esta disparatada comedia «sobrenatural», y por otro figuran las personas mayores, que acuden al teatro «porque quieren verme y piensan que la protagonista, Lucrecia Conti, soy yo», confiesa.

La intérprete vallisoletana, que este año cumple 80 primaveras, atribuye entre risas este poder de convocatoria al hecho de que «el espectador es mi amante más fiel, porque nunca me ha traicionado».

Concha Velasco vuelve al teatro Cuyás, con tres funciones, entre el 15 y el 17 de marzo –las dos primeras a las 20.30 horas y el domingo, a las 19.00 horas–, con una comedia de la que no puede contar mucho, dice, para no privar al público de las sorpresas que el espectáculo guarda.

«La actriz Lucrecia Conti tiene mucho que contar, pero lo único que puedo decirte de ella es que no es Concha Velasco. No se trata de un Hamlet de Shakespeare ni nada parecido. El funeral es una comedia divertida, sobrenatural como dice mi hijo, escrita por jóvenes para jóvenes y donde las personas mayores se sorprenden y se lo pasan muy bien», apunta por teléfono.

Al día siguiente de la última función en el Cuyás, el espectáculo cumple su primer año de vida, ya que se estrenó el 18 de marzo del pasado año en su Valladolid natal. Su gira nacional se extenderá hasta 2021.

La popular actriz castellano-leonesa subraya que necesitaba hacer comedia, tras papeles tan dramáticos como el de la Reina Juana, con el que también recaló hace un par de temporadas en el recinto de la calle Viera y Clavijo de la capital grancanaria.

«Fue importante que yo me riera haciéndola. Me hacía falta, porque los últimos personajes que he hecho son dramáticos. Tenía ganas de divertirme y hacer algo desenfadado», añade.

Este mito de la interpretación escénica, televisiva y cinematográfica en España no comparte la idea muy extendida de que la comedia es más complicada que el drama. «Todo es difícil, sea drama o comedia. Lo que importante es hacerlo bien y conectar con el espectador. No está mal de vez en cuando fracasar. Recuerdo un musical, dirigido por José María Pou, en el que yo contaba mi vida con números musicales, titulado Yo lo que quiero bailar. La gente no conectó bien, aunque después muchos lo imitaron. Llenar un teatro no es fácil, ni con una comedia ni con un drama», puntualiza esta profesional que durante años ha ejercido también como productora.

Que Manuel M. Velasco, su hijo, sea quien dirija El funeral no ha sido para ella un problema. «Para él soy madre y para mi hijo Paco, que es el pequeño, soy mamá. Manuel es un gran director. Si no, no hubiera permitido que me dirigiera, porque he tenido la suerte de trabajar con los más grandes directores de este país. He trabajado con él desde que, con ocho años, le regalaron una cámara. He sido actriz, ayudante de dirección y script en todas sus películas. Lo que me gustaría es que al fin pueda hacer su primer largometraje, que por ahora se lo rechazan. Ya le llegará el momento», lanza esperanzada.

Este año cumple 80 años y por primera vez en su carrera, dice que no quiere celebrarlo sobre un escenario. «Le he pedido a Jesús Cimarro [productor de El funeral] no trabajar el 29 de noviembre, para celebrarlo en la intimidad y con mi familia».

Tras una exhaustiva revisión médica, Concha Velasco dice que llega a Gran Canaria muy bien físicamente, aunque con los dolores propios de los años y las secuelas de algunas dolencias graves ya superadas.

«A mis hijos les he pedido que no me dejen hacer lo mismo que con Chicho Ibáñez Serrador en los Goya. Se hizo un vídeo maravilloso sobre él, que fue el más grande, y después lo sacaron sin poder hablar. El día que yo no sea físicametne agradable para el espectador, quiero que me retiren de la escena pública», dice sin ambages la artista.