De izquierda a derecha, Nona Perera, Yanely Hernández, Antonio Morales, Diarra Diouf, Armando Ravelo y Kike Pérez, ayer, en la terraza del Hotel Cordial Malteses. / C7

Armando Ravelo rodará en 2022 una «epopeya» cinematográfica sobre la migración en Canarias

'Érase una vez en Canarias' narra «el viaje épico», según el director, de una joven africana llamada Nola, que llega en patera al archipiélago

VICTORIANO S. ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

A finales del próximo año está previsto que aterrice en las salas de proyección el primer largometraje canario que aborda desde una perspectiva contemporánea el fenómeno de la migración en el archipiélago. A finales de marzo de 2022 y por espacio de unas siete semanas, con localizaciones en Gran Canaria y Tenerife, el cineasta grancanario Armando Ravelo rodará 'Érase una vez en Canarias', que el responsable de 'La piel del volcán' califica como «una epopeya y un viaje épico por la vida de Nola», una joven africana que protagoniza esta ficción.

Ravelo da un paso más en su empeño de contar la historia de Canarias en la gran pantalla, que inició con los cortos del Proyecto Bentejuí, para narrar una realidad clave en las islas. Tanto ahora como en el pasado. «Estamos hechos de migrantes, no nacimos de los dragos, sino de la acogida de gente que venía de otros sitios para huir del hambre, de la guerra o de la Inquisición, como sucedió con los judíos conversos», apuntó este martes el cineasta teldense en torno a un proyecto que, confía, presente «una reflexión sobre la migración para seguir sumando, ya que la canariedad no es algo estático».

Eso sí, aclaró que 'Érase una vez en Canarias' también «entretendrá y divertirá» al espectador además de hacerle pensar, ya que durante el proceso de preparación del proyecto se entrevistó con muchos migrantes que han arribado a las islas y que contaban con un «gran sentido del humor» a pesar de la cruda realidad que dejaron en sus respectivos lugares de partida y la que les ha deparado su nuevo destino.

El punto de partida es el gran sueño de Nola, la protagonista, que aspira a conocer a su padre, que dejó embarazada a su madre en su Senegal natal. Se embarca en una patera hasta Canarias, donde primero vive en la calle y después recala en un enclave rural.

Para Armando Ravelo, este largometraje servirá como antídoto a actitudes y formas xenófobas y racistas que están calando entre algunos sectores políticos y sociales isleños, y que desde su punto de vista son «antinatura». «Es una cuestión de amor. El conocimiento es amor. Si conoces la verdadera realidad de estas personas, se verá que es una postura antinatura tener prejuicios hacia los de fuera. Tenemos que verlos como hermanos, como sucedió con los canarios cuando migraron a Cuba o Venezuela», subrayó el cineasta.

Antonio Morales, presidente del Cabildo de Gran Canaria, ahondó en la importancia que tiene que el cine aborde un «tema tan importante» como el de la migración en Canarias, para así luchar contra situaciones como «el hacinamiento en el muelle de la vergüenza de Arguineguín» y la posibilidad de crear una «isla-cárcel».

Nona Perera, directora general de Patrimonio Cultural del Gobierno de Canarias, apuntó que esta futura película es «un relato desde la conciencia», que pondrá de manifiesto que a las «costas de las islas llegan seres humanos y no contratiempos, que mutan en problemas por la realidad que se encuentran aquí».

La actriz Yanely Hernández, además de asumir uno de los papeles en esta historia, es coproductora de este largometraje que se rodará en Las Palmas de Gran Canaria, Gáldar, El Rosario y La Laguna. «La película no tiene un discurso 'buenista', ya que hemos hablado con las dos partes. Creo que servirá para suavizar y despertar algunas conciencias».

El Cabildo de Gran Canaria aporta 150.000 euros a esta producción de 750.000 euros. La Dirección General de Patrimonio del Gobierno de Canarias invierte 100.000 y desde Presidencia se aportará «entre 200.000 y 250.000 euros», dijo Nona Perera.

La actriz Diarra Diouf, junto al cartel de la película. / efe

Diarra Diouf: «Es un paso enorme para los actores 'afro' de España»

La actriz Diarra Diouf será la encargada de dar vida a Nola, la protagonista de 'Érase una vez en Canarias'. «Este proyecto es un paso enorme para los actores 'afro' que estamos en España», ya que subrayó la importancia de que sean ellos los que protagonicen una realidad que han vivido en carne propia o de forma muy cercana.

La actriz, que reside en Burgos y que Armando Ravelo seleccionó tras una sugerencia del también actor Thimbo Samb, confesó durante la presentación desarrollada en la terraza del Hotel Cordial Malteses de la capital grancanaria, que desde la primera lectura fue «conquistada» por esta historia de «dignidad y sin complejos» que fulmina tópicos falsos como la falta de formación y cultura de los migrantes africanos.

Kike Pérez, que encarnará a Manuel, «un hombre de campo que vive con su madre y que tiene un corazón enorme», se mostró entusiasmado por participar en «un proyecto tan grande y en una historia tan grande» que tiene el valor añadido de que se «cuenta desde Canarias y hacia fuera».

Yanely Hernández definió a Pino, su personaje, como «un gran reto». «Es una mujer que lleva mucho tiempo en la calle, donde ha vivido muchas cosas malas, algunas hechas por ella misma, seguramente. Tiene una salud delicada, pero un corazón enorme. Es ese tipo de personas a los que evitamos muchas veces pero que tienen un fondo muy digno», dijo la intérprete isleña sobre su rol en esta producción de Proyecto Bentejuí, Alegando! y Fireworks.