Karel Mark Chichon, Guacimara Medina y Antonio Morales, en el verano de 2019, durante la presentación de la pimera edición del programa 'OFGC 21'. / C7

Antonio Morales: «Todas las decisiones las tomaremos según la legalidad vigente»

El primer paso tras asumir la presidencia de la Fundación será recomponer el Patronato y designar una nueva comisión ejecutiva

VICTORIANO S. ÁLAMO Las Palmas de Gran Canaria

Tras recibir las renuncias de Guacimara Medina y Miguel Ángel Pérez del Pino, el presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, ha vuelto a asumir la presidencia de la Fundación Orquesta Filarmónica de Gran Canaria (OFGC), cargo en el que ya ejerció en la pasada legislatura.

El primer paso que dará en los próximos días será la configuración del nuevo Patronato de la Fundación, en el que no tendrá presencia el PSOE tras la renuncia hecha pública ayer. Esta formación política, junto con Nueva Canarias y Podemos, conforma el tripartito que rige la Corporación insular.

Este nuevo Patronato será el que a continuación designe la composición de la nueva comisión ejecutiva, desde la que ya sí que podrá empezar a tomar las medidas que tiene en mente.

«Se revisarán todos los expedientes que están en marcha. Si hay que modificar un contrato, se modificará. Todas con las decisiones se tomarán acorde a la legalidad vigente», apuntó en la tarde de ayer cuando fue cuestionado por este periódico sobre alguna de las polémicas existentes en torno a la OFGC.

En concreto, conviene recordar que Ciudadanos ha denunciado que el contrato de Karel Mark Chichon no se ajusta a la ley, tal y como aseguran los informes jurídicos que maneja el propio Cabildo. La formación naranja y también el PSOE, según las fuentes consultadas, se decantaban por el cese del director británico, mientras que el presidente del Cabildo defiende, tal y como indica uno de los informes jurídicos, que se modifique el contrato de Chichon para que siga en el cargo hasta al menos 2023, tal y como se estableció en su ampliación contractual al final de la anterior legislatura.

También tendrán que decidir el Patronato y la comisión ejecutiva sobre la continuidad o no del gerente Christian Roig Puig, cuyo periodo de prueba expira el próximo domingo.

En este caso, conviene recordar que a preguntas de Ciudadanos, Antonio Morales avanzó durante un pleno del Cabildo que desde Presidencia había puesto en marcha una «investigación» sobre el desarrollo del concurso público que se adjudicó a Roig el pasado verano. Dos de los finalistas presentaron sendos recursos de alzadas al considerar que se habían vulnerado las bases de la convocatoria para favorecer al ganador, exviolinista valenciano que ejercía como gerente en la Orquesta Sinfónica Verum.

Un informe jurídico encargado a un abogado externo por parte de la Fundación tumba los argumentos de los dos recursos. Pero esto no acabó con las dudas de Morales, hasta el punto que en enero de este año revocó durante 24 horas las competencias de Guacimara Medina como presidenta de la Fundación OFGC para acceder a una documentación que definió como «clave» para esta investigación, ante las trabas que le ponía esta institución musical para facilitársela.

En los próximos meses se celebrarán las vistas judiciales por las denuncias presentadas por Christian Roig y la jefa de producción Isabel Turienzo, respectivamente, contra Karel Mark Chichon y la Fundación OFGC «por acoso laboral». Un informe, encargado por la Fundación a la empresa Igualia, concluye que en el caso de Turienzo existen «indicios» de que se haya producido el «acoso laboral» que esta trabajadora asegura.

«No vamos a dejar que se queden en un cajón las conclusiones del informe elaborado por la empresa Igualia, que reflejan indicios claros de acoso en dos casos y que ya se han remitido al Cabildo, y ante las que Morales ha mostrado su total menosprecio, manifestando en varias ocasiones su intención de encargar nuevos informes, tanto internos como externos», aseguró ayer en un comunicado Ruymán Santana, portavoz de Ciudadanos en el Cabildo.

Santana denunció ayer de nuevo que «Chichon ejerce funciones que no son de su competencia, disfruta de privilegios que no figuran en su relación laboral con la OFGC, además de facturas cobradas por labores que no tenían relación con la Fundación. También está el gasto excesivo en la reforma de su despacho y su participación fundamental en un concurso más que sospechoso para la elección del director asistente».

Antonio Morales no quiso ayer desvelar el contenido de las decisiones que se avecinan en el seno de la OFGC en las próximas semanas, pero sí dejó claro una cuestión. «Vamos a actuar al margen de las presiones externas. No permitiremos injerencias», aseguró en la tarde de ayer.

En el mismo pleno en el que desveló que ponía en marcha una investigación sobre el concurso del gerente, Morales apuntó que «la campaña mediática contra Karel Mark Chichon» tenía dentrás a un «lobby» de las islas y a un «agente musical al que antes de que llegara» el director británico «se le contrataba todo».

«La prioridad ahora, además de resolver los problemas internos, será garantizar el buen funcionamiento y seguir peleando para que se mantenga el gran nivel musical de la orquesta, que no tiene nada que ver con el que tenía antes de 2015», subrayó ayer Antonio Morales.

«Uno de los principales objetivos es que cada integrante de la orquesta lleve a cabo las funciones que le corresponden. También queremos potenciar la sintonización de la orquesta con los abonados y los espectadores, que son los más importantes», dijo quien desde ayer vuelve a presidir la Fundación de la orquesta filarmónica grancanaria.

Guacimara Medina y Miguel Ángel Pérez del Pino. / c7

Las renuncias socialistas «no afectan al pacto del grupo de gobierno»

Guacimara Medina, consejera de Cultura del Cabildo y presidenta de la Fundación Orquesta Filarmónica de Gran Canaria (OFGC), y Miguel Ángel Pérez del Pino, vicepresidente de la corporación insular y de la Fundación de la OFGC, firmaron en la noche del miércoles sus respectivas renuncias a sus cargos en el Patronato de la formación musical por las «desavenencias» en cuanto a la «política y la gestión directa» de esta entidad por parte del presidente Antonio Morales.

«Se trata de una decisión tomada por altura de miras, sensatez, transparencia y responsabilidad política», aseguró ayer Guacimara Medina durante la rueda de prensa celebrada en la sede de la OFGC.

La consejera socialista dejó claro que uno de los objetivos de estas renuncias ha sido «no provocar desajustes en las instituciones». «Por eso creemos que es el momento de dar un paso a un lado y que no afecte al pacto de gobierno. No hemos pedido nada a cambio», quiso dejar claro.

Pérez del Pino subrayó una y otra vez que estas renuncias no provocan una «escisión dentro del pacto de gobierno del Cabildo». «No compartimos las formas del presidente en la gestión de la Orquesta y por coherencia anteponemos la gobernanza. Esto no condiciona ni afecta al pacto. El pacto está garantizado», puntualizó constantemente.

Los dos políticos socialistas dejaron claro que las discrepancias que han provocado sus respectivas salidas de la toma de decisiones de la Fundación OFGC se deben a discrepancias directas con Antonio Morales, no con el resto del grupo de gobierno, y en concreto por la «visión y la forma de gestión de la Orquesta». «No hay problemas con nuestro socio de gobierno, es solo con el presidente», reiteró Pérez del Pino

El vicepresidente del Cabildo de Gran Canaria rechazó que esta salida anunciada ayer pueda ser analizada como un fracaso, ya que, defendió, solo se trata de una diferencia de pareceres sobre la OFGC.

A pesar de las distintas preguntas de los periodistas, ni Guacimara Medina ni Miguel Ángel Pérez del Pino quisieron explicar el origen y desarrollo de esas «discrepancias» sin solución con Antonio Morales.

Cuestionados sobre si el anuncio de sus renuncias se debe a que a final de mes expira el periodo de pruebas del gerente Christian Roig Puig, Pérez del Pino solo dijo que «el gerente ha realizado su trabajo como lo tenía que hacer» y que ahora es «otra persona», en alusión a Antonio Morales, «la persona que tiene que tomar las decisiones».

Reconoció, eso sí, «que los incidentes» en el seno de la OFGC han sido «evidentes» en los últimos meses y que los medios de comunicación se han hecho eco de esa situaciones. Pérez del Pino respondió así cuando se le cuestionó sobre las denuncias por acoso laboral existentes contra Karel Mark Chichon, director titular y artístico de esta orquesta.

Guacimara Medina recordó que asumió la presidencia de la Fundación OFGC «hace año y medio» y que desde ese momento se ha regido en este cargo guiada por «la legalidad, la transparencia y el servicio público».

La consejera de Cultura deseó «la mayor de las fortunas a la Fundación» OFGC, mientras que su compañero de partido le reconoció «la dedicación y el esfuerzo» que ha desarrollado para gestionar esta entidad musical dependiente del Cabildo.

El portavoz de Ciudadanos (Cs) en el Cabildo de Gran Canaria, Ruymán Santana, ha lamentado en un comunicado de prensa la «dejación de funciones» y la «cobardía» mostrada «por el grupo socialista tras renunciar a sus competencias en la gestión de la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria (OFGC), que ahora recaen por completo en el presidente Antonio Morales».

Santana ha criticado esta «huida» en un momento «crucial» para la OFGC, que «sigue siendo un auténtico polvorín, con denuncias de trabajadores a su director titular por acoso laboral, refrendadas por informes de una empresa externa» y no entiende, dice el comunicado, «que se deje en situación de desamparo a los trabajadores que han dado ese paso siempre difícil de denunciar este tipo de situaciones».

El portavoz de Cs cree que «ahora Morales tiene en su mano todo el poder para hacer y deshacer a su antojo, pero le advertimos que nosotros estaremos vigilantes».

Cs apunta en el texto que «ha sido firme en su posición de defensa a los cuatro trabajadores de la Fundación OFGC que denunciaron por acoso laboral a su director titular, Karel Mark Chichon». Santana avanza «que ahí seguiremos, nosotros no vamos a salir corriendo como ha hecho el PSOE». Y ha advertido que seguiremos «insistiendo en que se resuelvan otras denuncias que tienen que ver con la relación contractual del propio director gibraltareño y el de su asistente, Rafael Sánchez Araña».

Además, «no vamos a dejar que se queden en un cajón las conclusiones del informe elaborado por la empresa Igualia, que reflejan indicios claros de acoso en dos de las que ya se ha remitido al Cabildo, y ante las que Morales ha mostrado su total menosprecio, manifestando en varias ocasiones su intención de encargar nuevos informes, tanto internos como externos».