Anelio Rodríguez durante una intervención. / JUANCHO GARCÍA

Anelio Rodríguez: «Cada vez somos más rehenes de las redes sociales»

El escritor palmero ofrece la charla 'La mirada de Galdós', hoy a las 19:00 horas, en la Casa-Museo Pérez Galdós

ANGELA DI CARLO Las Palmas de Gran Canaria.

El escritor palmero Anelio Rodríguez se acerca a la Casa-Museo Pérez Galdós de Las Palmas de Gran Canaria para participar en el ciclo denominado 'Escritores que leen a Galdós' a las 19:00 horas, con una conferencia que ha titulado 'La mirada de Galdós'. En la actualidad el autor está escribiendo una novela que empezó durante el confinamiento y que ya va por la mitad, y ha culminado un bestiario ilustrado con dibujos de su hijo cuando era pequeño, al igual que el que publicó en 1998. Una espita creativa en plena ebullición que no se detiene bajo ningún concepto y menos en estos tiempos.

Como profesor de Lengua y Literatura en un instituto desde 1987 el escritor lamenta que no haya un consenso definitivo por parte de las fuerzas políticas en la búsqueda de un sistema educativo sólido. «He vivido muchos cambios en el sistema educativo y todos han sido para peor. Es un proceso lamentable» asegura en declaraciones a este periódico en la previa de la jornada que compartirá con los lectores en el centro cultural de la calle de Cano en el entorno de Triana.

A esto Rodríguez añade otro problema, como es el abuso de los soportes electrónicos y de las redes sociales. «Veo a mis alumnos, y a la gente en general, que cada vez son más rehenes de las redes sociales. El móvil es como una especie de prolongación de su ser», lamenta.

El autor se sumergió en la lectura de los 'Episodios Nacionales' como refugio en los meses del confinamiento

Y todo esto deriva en que ha visto lentamente crecer el buenísimo y que mucha gente joven viva engañada y convencida de que el mundo debe ser como ellos desean. «Le cuesta aceptar un no, encontrarse con un revés en la vida, porque estamos muy mimados por el sistema», añade a su reflexión.

Galdós, un faro en su camino.

Anelio Rodríguez asegura que el célebre novelista grancanario fue un faro muy potente que le ayudó a iluminar su camino como escritor. Recuerda que lo empezó a leer desde muy joven porque su padre era un gran lector y admiraba sus obras. Esa influencia le sigue persiguiendo hoy en día y trata de plasmarla en sus propias creaciones. «Soy consciente desde adolescente de que Galdós está en la cima de la narrativa universal de cualquier lengua. Considero que es uno de los grandes colosos de la narrativa y cuanto más pasa el tiempo, más me reafirmo. El haber leído las novelas desde joven produjo en mi una sensación de pequeñez, porque yo aspiraba a ser escritor, y descubrirlo me hacía ver mi insignificancia. Sin embargo, eso me ha ayudado para ir superando mis limitaciones, con todas las reservas y con enorme cautela», subraya el escritor palmero con convicción.

Durante el confinamiento estricto que el coronavirus impuso el pasado año, explica que ha llevado una vida disciplinada y ha cumplido con una serie de rutinas porque le parecían fundamentales para no despeñarse en el desánimo. Y también ha leído mucho. «Me zampé en tiempo récord las dos primeras series de los Episodios Nacionales. Era una lectura que la había ido posponiendo, no porque considerara que era una obra de menor importancia en la producción de Galdós, sino porque siempre quise leerlos todos. Yo aspiraba a eso. Vi una oportunidad única en aquel tiempo de confinamiento y más aun estando en el centenario del fallecimiento de Galdós, fue una especie de homenaje humilde hacia Don Benito», asegura citando un referente que está presente en si visión de la literatura.

Pese a admirar a Galdós, no se considera un escritor galdosiano ni discípulo de él. «El hecho de haber conocido tempranamente esta obra tan potente, a mí me abrió las puertas a un mundo muy complejo, al de la gran literatura. Fue el primer gran escritor que descubrí y después he seguido por otros grandes de la narrativa como Cervantes, Chejov, Maupassant y Valle Inclán, además de los grandes escritores hispanoamericanos del siglo XX», relata.

Esta cita con el escritor se enmarca dentro del calendario de actividades del centro que ha ido recuperando en el último año y medio su nivel de producción.