Dua Lipa vestida de Versace. /Reuters

Dua Lipa vestida de Versace. / Reuters

Dua Lipa, la ama de la alfombra roja de los Grammy

La cantante británica destaca con un Versace noventero de estética 'bondage'

Gloria Salgado
GLORIA SALGADO Madrid

La alfombra roja de la 64 edición de los Grammy tiene nombre: Dua Lipa. La cantante británica destacó con un Versace de estética 'bondage' de 1992 perteneciente al archivo de la firma de la medusa. El vestido en negro, el color predominante de la noche de la música, tiene todos los ingredientes que gustan a Donatella: cuero, correas, cadenas, hebillas, transparencias y dorado, mucho dorado. Un juego de excesos que le quedaba de lujo a la artista que, por cierto, ha lucido una larga melena rubia que recuerda a la de la diseñadora italiana, raíces negras incluidas. Un 'lookazo' muy adecuado para el evento.

Para elegante ya estaba la modelo Haley Bieber con un Saint Laurent con escote palabra de honor en blanco firmado por Anthony Vaccarello. Tan sencillo como efectivo. Un atuendo angelical de caída perfecta que le quedaba como un guante. También Lady Gaga mostró la faceta refinada de la que le gusta presumir en las alfombras rojas. Siguiendo con la estela del glamour del Hollywood de los años 50 que tanto defiende, la artista eligió un vestido negro de escote asimétrico y silueta columna de Armani Privé decorado con una espectacular cola en negro. Menos espectacular era la cola de Billie Eilish, con un 'look' totalmente negro y extragrande de Rick Owens.

Justin y Haley Bieber.

Galería. Justin y Haley Bieber. / Agencias

En la misma línea estética que Eilish estuvo Justin Bieber, que optó por un traje 'oversize' gris oscuro de Balenciaga. Como de Balenciaga era su calzado, también enorme y con detalles metálicos, en colaboración con Crocs. De negro también vistió una de las estrellas de la noche, Olivia Rodrigo, que se llevó tres premios. Se enfundó en un entallado diseño columna en negro de Vivienne Westwood con un estampado en rosa brillante que dibujaba una silueta. Lo acompañó de unos guantes largos a juego, una gargantilla y dos choker, el detalle más noventero.

En una gala en la que el maximalismo parecía ser la seña de identidad, además de Haley Bieber y Lady Gaga, la actriz Rachel Zegler apostó por un 'look' de bailarina romántico y delicado a base de capas de tul en tono topo de Dior.

Dando color a la velada estuvo el siempre destacable Billy Porter con un traje de Valentino fucsia de la última colección de ensueño de la firma.