Ciencia | Astronomía

La Tierra bate el récord del día más corto

Desde 2020 se han registrado los 28 días más breves de todos los medidos desde los años 60

Elena Martín López
ELENA MARTÍN LÓPEZ Madrid

La Tierra tiene prisa. O eso parece. Un día solar, el que los humanos contamos en el calendario, tiene 24 horas, es decir, 86.400 segundos. Sin embargo, el movimiento de rotación de la Tierra no es exacto, por lo que la mayoría de los días no duran exactamente lo mismo. Lo que tiene a los científicos sorprendidos es que la Tierra lleva encadenando muchos días más cortos de lo normal en los últimos años.

En 2020, se registraron los 28 días más breves desde que se comenzaron a usar relojes atómicos para medir la velocidad de rotación de la Tierra en 1960. En 2022, ya ha batido dos veces su mejor marca. El 26 de julio la jornada duró 1,50 milisegundos menos (1 milisegundo equivale a 0,001 segundos); mientras que el día más corto jamás registrado ocurrió solo un mes antes, el 29 de junio, cuando la Tierra tardó 1,59 milisegundos menos en completar su movimiento de rotación.

Las causas de esta misteriosa aceleración terrestre aún no están claras. Los científicos barajan hipótesis que apuntan desde a procesos geológicos en las capas internas o externas de la Tierra, como a la acción de los océanos, las mareas o incluso el clima, pero nada es seguro y las investigaciones continúan, tal como recoge el portal especializado en tiempo timeanddate.com.

Por su parte, los investigadores rusos Leonid Zotov, Christian Bizouard y Nikolay Sidorenkov, de la Universidad Lomonosov, han sugerido en la reunión anual de la Sociedad de Geociencias de Asia-Oceanía que la disminución actual en la duración del día podría tener alguna relación con el 'bamboleo de Chandler', una pequeña desviación del eje de la Tierra. Mientras, otros expertos sostienen que podría deberse a que la Tierra es ligeramente elíptica, a la actividad sísmica o al desajuste del peso de los polos por el deshielo.

Un segundo bisiesto negativo

Si tomamos como referencia períodos prolongados, el giro de la Tierra se está se está ralentizando. El efecto de la luna sobre nuestro planeta es la principal causa de ello. Por lo tanto, cada siglo, nuestro planeta tarda un par de milisegundos más en completar una rotación. Para compensar esa alteración y mantener los relojes alineados con el giro del planeta, el Servicio Internacional de Sistemas de Referencia y Rotación de la Tierra (IERS) agrega segundos bisiestos de vez en cuando. Es decir, detienen los relojes por un segundo para que la Tierra pueda alcanzar su ritmo. El primer segundo intercalar se agregó en 1972 y el último el 31 de diciembre de 2016.

Si la rotación rápida de la Tierra continúa, podría llegar el día en que debamos introducir el primer salto de segundo negativo. Esto significa que tendríamos que 'robarle' un segundo a nuestros relojes para que se alineen con el ritmo del giro acelerado del planeta. Parece sencillo, pero esto podría crear problemas para una variedad de tecnologías, como el GPS, los teléfonos inteligentes, los ordenadores y el sistema de comunicaciones. Aun así, Zotov cree que hay un 70% de posibilidades de que eso no sea necesario.